Carta de Eduardo Castillo a Paulo Slachevsky

Esta es una transcripción de la carta que le envió el Presidente de la Cámara Chilena del Libro al Director de Lom Ediciones el 9 de Agosto del 2006, y a la cuál se hace referencia en el artículo Crónicas Disidentes: Lom, la Cámara Chilena del Libro y la censura nuestra de cada día. El original en versión PDF (1.9 MB!) lo puedes bajar en este enlace.

Señor Paulo Slachevsky Director LOM Ediciones

Estimado Paulo:

He recibido tu carta donde me manifiestas vuestra sorpresa y malestar por no haber sido invitados a participar a la 8va. Feria del Libro de Ñuñoa.

Al respecto debo decirte en primer lugar que en esta versión de la Feria Ñuñoa no se hizo una invitación general a empresas no socias de la Cámara del Libro por problemas de cupo y sólo se invitó a un par de empresas.

El no haber cursado una invitación expresa para ustedes, en esta ocasión, se debe que junto al tema de cupo descrito, el directorio de Prolibro (responsable de las Ferias) fue desagradablemente sorprendido por tus declaraciones en contra de la Cámara Chilena del Libro, vertidas a través de la prensa hace poco tiempo, y ante ellas decidió congelar temporalmente cualquier invitación.

Tal como te representé personalmente, tus declaraciones fueron muy mal recibidas y te expresé que en nada contribuían a un trabajo conjunto y armonioso sino todo lo contrario.

Como has podido comprobar a lo largo de todos estos años, las puertas de la Cámara han estado siempre abiertas para LOM y para tí en todas y cada una de nuestar actividades, incluídas las Ferias y en ello no ha importado en absoluto el tener importantes divergencias en muchas materias. Mi personal comportamiento y relación contigo siempre ha privilegiado esta misma relación.

Y por cierto, es necesario señarlarte que no está en discusión el relevante valor de los libros editados por LOM y su importante aporte a cualquier muestra editorial, valor que todos apreciamos.

No obstante lo anterior, comprederás que se hace insostenible, tal como te manifesté, recibir por la prensa lo que consideramos un ataque gratuito y totalmente inmerecido, toda vez que no se condice con la verdad y tampoco con lo que ha sido nuestra actitud incondicional para contigo y vuestra empresa.

Confío que en el futuro se pueda restaurar el nivel de confianza necesaria y deseable, para lo cual siempre estaré disponible.

Te saluda cordialemente,

Eduardo Castillo G. Presidente Cámara Chilena del Libro