La lógica homófobica de la UDI

10 de Feb, 2014 | Por | Sin Comentarios

El mini-escándalo del día llega gracias a la entrevista de Jaqueline Van Rysselberghe en La Tercera. Como parte de su argumento de que la UDI debe jugársela por sus principios, la Senadora UDI declaró que:

Detrás del matrimonio homosexual lo que está es la adopción de hijos. La totalidad o la gran mayoría de los parlamentarios de la UDI están conscientes de que los derechos de los niños están por sobre los derechos de la minoría. Qué culpa tiene un niño de que lo adopte una pareja homosexual. A pesar de que no pueda sufrir ningún menoscabo en su calidad de vida, sí va a sufrir el peso de la discriminación.

La respuesta de la Senadora representa bastante bien el sentimiento dominante en la UDI y al menos parte de RN. Y ejemplifica hasta que punto el conservadurismo homofóbico ha ido en retirada: cuando surge un movimiento social cuyo principal objetivo es generar acceso a instituciones sociales tradicionales como el matrimonio, la estigmatización de la homosexualidad como una condición degenerada y aberrante se vuelve cada vez más difícil. Y la posición política de la UDI es particularmente insostenible: por un lado, argumentar que la familia es el núcleo fundamental de la sociedad, pero al mismo tiempo querer negar a cierta gente la posibilidad de formar una.

Van Rysselbergue trata de hacer sonar la aspiración al matrimonio como un plan perverso para poder adoptar (porque como todo el mundo sabe, estamos haciendo una pega de película cuidando a esos niños), aunque como ella misma admite, el único efecto negativo para esos niños es el potencial de ser víctimas de discriminación por el hecho de tener padres gay.

Esa, resumida, es la lógica de la UDI: no podemos dejar de discriminar a parejas gay porque resultaría en la discriminación de sus hijos. Sin mencionar queda quién, en la esfera pública, se dedicaría a promover esa noble tarea. Pero nos imaginamos.

Sin Comentarios

Deja un Comentario