¿Están los precios para celebraciones?

10 de Dic, 2012 | Por | Sin Comentarios

Por Ximena Bravo Pou

Como las positivas cifras de crecimiento económico (Imacec de octubre de 6,7%) entusiasman  cada vez menos al electorado, porque ya es vox populi que por la pésima distribución de la riqueza y el alto grado de desigualdad que hay en Chile poco de eso llega al bolsillo al final, el gobierno se ha empeñado en destacar las cifras de IPC, índice de la inflación, que refleja cómo han evolucionado los precios de las cosas y de los servicios, porque eso sí que toca nuestro bolsillo cada vez que compramos, afectando directamente nuestra calidad de vida.

Si bien el gobierno destaca que el IPC de noviembre bajó 0,5%, esta cifra es en comparación con el mes anterior, octubre, porque en doce meses es de 2,1%, lo que está dentro del rango estimado por el mercado.

El análisis serio de este tipo de cifras da poca importancia a las variaciones mes a mes, porque están sujetas a la llamada “estacionalidad”, es decir, a que en cada época del año hay factores que inciden, ya sea a la baja o alza, y que se repiten todos los años. Lo mismo ocurre con el desempleo por ejemplo: se espera que en invierno aumente la desocupación porque no hay cosechas y el comercio y turismo están un poco más deprimidos, mientras que en verano la oferta de empleo aumenta. Por lo que no se puede comparar diciembre con agosto, por ejemplo, ni siquiera con noviembre, pues el índice no considera la fuerte influencia de las fiestas de fin de año.

Lo mismo ocurre con el IPC, a medida que comienza a acercarse el verano, el ítem alimentos por ejemplo, comienza a bajar porque tras las cosechas aumenta la oferta de vegetales frescos lo que hace que se cobre menos por ellos. Es por eso que históricamente el IPC de noviembre, comparado con el mes anterior, ha sido muy bajo o negativo. En los últimos diez años, en cinco noviembres el IPC ha bajado y en todos, excepto en 2007, fue menor a 0,5%.

Así, en noviembre de este año Alimentos y Bebidas No Alcohólicas bajó 0,7% y dentro de este ítem, donde se registró disminuciones en ocho de sus once clases, se destacó Hortalizas, Legumbres y Tubérculos  con una caída de 4,6% en sus precios. Entonces, por tratarse de un fenómeno de la naturaleza que, a estas alturas, forma parte del ciclo del comercio anual, mal puede el gobierno atribuir a sus políticas económicas la baja de este indicador.

Si este análisis no convence a los escépticos, pasemos a desmenuzar que hay detrás del ítem que más influyó en la baja de este mes: el Transporte, que cayó 1,6% en relación a octubre. Dentro de este ítem, el INE (que elabora el IPC) destaca Combustible y Lubricante para Equipo de Transporte Personal con una caída de 5,9% en sus precios. La gasolina, con una baja en 6,3% de su valor, fue el producto con la incidencia más importante del mes y su caída se debe a  una mayor oferta -aumento disponibilidad en el Mar del Norte- y una baja en la demanda en Estados Unidos, producto del huracán Sandy, que paralizó oleoductos y centros de distribución generando grandes volúmenes sin vender.

Nuevamente nos encontramos frente a factores externos en los que las políticas económicas del gobierno no tienen incidencia alguna, ni para bien ni para mal.

Otro fenómeno digno de análisis, pero a más largo plazo, es el del precio de Prendas de Vestir y Calzado, que lleva una baja acumulada de 11% en 12 meses (en noviembre cayó 1,7%). Este ítem está principalmente compuesto por importaciones y no es ningún misterio que principalmente de China y Asia, en general.

Esto ocurre porque cada vez es menos costoso importarlas ya que el dólar está más barato (como tendencia), y está más barato porque hay una gran cantidad de dólares entrando a Chile producto de las exportaciones de cobre que se encuentran en un boom de precios, precisamente debido a la alta demanda China por recursos naturales.

Por tanto, cabe preguntarse, ¿qué pasará cuando este boom de precios de los llamados commodities termine?. Bien sabemos que en economía ningún fenómeno es eterno. ¿Qué ocurrirá con el IPC?. Aunque es cierto que el Banco Central tiene sus herramientas para manejar la inflación, como subir o bajar la tasa de interés, es una preocupación que ya están manifestando muchos economistas.

Entonces, cuando usted vea al ministro de Agricultura haciendo contacto con un móvil de un noticiero de TV para informar la buena noticia de que las verduras y hortalizas están bajando de precio, y que continuarán haciéndolo los próximos meses, pregúntese qué tanto hay de búsqueda de logros con meritos ajenos o casualidades ante una gestión con baja aprobación popular y con pocos logros que mostrar, y cuánto hay de influencia real de las políticas aplicadas. Esto, sobre todo considerando que de acuerdo a la ideología de esta administración el mercado se regula sólo porque “the market knows everything”.

 

Palabras Clave :

Sin Comentarios

Deja un Comentario