Los muy ricos son muy pocos

15 de jul, 2012 | Por | Sin Comentarios

Solo para agregar al argumento de Jorge Navarrete, la carga financiera que implicaría educar gratuitamente a los hijos de los más ricos sería minúscula dado que su número es muy pequeño. Una carga tributaria apropiada a sus padres y a las empresas de las que son dueños haría de esos costos una cosa menor. Obviamente, y como apunta Navarrete, el estado cumple muchos roles que los más acomodados podrían pagar de su bolsillo – y a veces lo hacen – pero a nadie se le ocurriría pensar que no deberíamos pavimentar las calles de Las Condes con ese razonamiento.

Y por supuesto, cualquier sistema que tenga que comprobar el nivel de ingreso de sus usuarios está lejos de ser libre de costos. Toda la infraestructura y los recursos malgastados hoy para proveer y administrar créditos y becas de educación podrían ser re-orientados a la generación de un sistema educativo enfocado en la calidad. Súmese eso a detener la filtración de recursos desde las universidades privadas a consorcios nacionales y extranjeros que hoy lucran y la reforma tributaria real, y una fórmula de financiamiento para el financiamiento de las universidades públicas empieza a tomar forma.

Si acordamos que la educación superior es un derecho cuya vía de acceso debe ser la capacidad intelectual y no la económica, el resto es un problema de administración de recursos, y de voluntad política.

Palabras Clave :

Sin Comentarios

Deja un Comentario