En otras palabras, planificando “correctamente”, Emprendedor pagará en impuestos $162.000, mientras que como empleado debía pagar $850.000 y como “emprendedor” sin “planificar” $1.217.000.

Es un milagro que tengamos semáforos en (algunas) esquinas.

Palabras Clave :

Sin Comentarios

Deja un Comentario