Las verdaderas víctimas de DICOM

30 de ene, 2012 | Por | Sin Comentarios

Esta semana, el Congreso Nacional despachó la Ley “No Más DICOM”, producto del trabajo del Diputado Felipe Harboe y de cientos de miles de Chilenos que prestaron su apoyo para una campaña de reforma.

Además del muy comentado perdonazo bicentenario1 la ley incorpora un número de cambios permanentes, incluyendo la prohibición de pedir antecedentes financieros al momento de pedir postulantes a un trabajo o recibir pacientes en un centro de atención médica, y la muy importante obligación del sistema de eliminar dentro de 72 horas, y en forma gratuita, a las personas que ya han cancelado sus deudas. Todo esto podría parecer – en la superficie – como un gran avance.

Por suerte, César Varela, copiando y pegando reporteando para El Mercurio, quiere que Ud. sepa que no, que no es así, que esto es nefasto:

Otro problema que describe García-Huidobro [, de la Cámara de Comercio de Santiago] se daría con aquellas pymes que operan dando facilidades de pago a sus clientes. Con la ley Dicom “quedan a ciegas, porque carecen de archivos”, lo que finalmente implicará un “claro castigo al emprendimiento”, puntualiza.

Eso. Porque la vía al emprendimiento pasa por poder negarle a los deudores trabajo o atención médica, o a sus hijos educación. ¿Quién dijo La Polar? Ah, es que la Polar no es pyme. ¿De que pymes estamos hablando? Varela continúa:

Otro de los efectos que podría llegar a tener la aplicación de la ley Dicom, según el representante de [la Asociación de Concesionarios de Obras de Infraestructura Pública ] Copsa, podría ser que, ante la falta de control y el posible aumento de cuentas incobrables, las concesionarias de autopistas interurbanas no cuenten con un incentivo real para cambiar el mecanismo de cobro con el que funcionan hoy a otro del tipo TAG, de modo de evitar las aglomeraciones de vehículos en las carreteras.

Ya sabe, la próxima vez que vea un taco en la carretera, es porque la concesionaria, esa pyme modesta y de tan magras ganancias, no pudo mandarle una amenaza de mandarlo a DICOM por una multa tag.

Pero lo peor de la Ley, nos informa El Mercurio, es, en las palabras de García-Huidobro:

“Estas medidas minan la disciplina comercial de los chilenos y debilitan la honra de los compromisos contraídos libremente, que fue un activo que enorgullecía a la sociedad chilena, pero que se ha ido desdibujando”.

Lea y aprenda, querido lector o lectora. Es esta emotiva preocupación por tanto emprendedor y pyme, la que continúa cimentando a El Mercurio como la voz de aquéllos que, como dice el artículo, “constituyen la fibra de la clase media” [sic]. Solo queda preguntarse si a éstos periodistas el Decano los manda a entrenamiento previo, o tienen un sistema instaurado para encontrar a los con talento natural para escuchar el llanterío desde la cota mil.

  1. Este artículo elimina de DICOM a personas que al 31 de Diciembre recién pasado tengan menos de dos millones y medio de pesos de deuda en el sistema []

Palabras Clave :

Sin Comentarios

Deja un Comentario