Un mercado desigual, un Estado que no redistribuye

05 de dic, 2011 | Por | Sin Comentarios

En la misma semana en que el BID nos manda a decir que la baja carga impositiva sobre los ingresos de los ricos es causa de nuestro sistema electoral, que sobre-representa a la derecha en el Congreso, la OECD nos pone en la palestra mundial como el más desigual de los 29 países incluidos en el estudio. Como incluso La Segunda se ha encargado de informar, el 10% más rico en Chile gana 27 veces lo que gana el decil más pobre, lo que nos pone por lejos a la cabeza del ranking de desigualdad entre los países estudiados. Y ya sabemos lo que la desigualdad le hace a las sociedades.

El reporte muestra que la desigualdad en Chile –medida según el índice de Gini- ha caído levemente, al igual que en México, mientras que en la OECD en promedio ha aumentado. Sin embargo, el punto de partida es tan alto que seguimos siendo los más desiguales del club.

La alta desigualdad se explica, en parte, por un mercado laboral que entrega remuneraciones desiguales (por una serie de razones que podemos discutir en otro espacio), y por una desigual distribución de la riqueza; pero también por el hecho de que el Estado tiene un rol redistributivo extremadamente débil, tal como muestra el siguiente gráfico (la distancia entre la altura de la barra y el punto amarillo es la caída en desigualdad producto de impuestos y redistribución de ingresos).

Con estos niveles de desigualdad, la tan usada retórica del camino al desarrollo no es más que un mensaje vacío. Más aún, al contrario de lo que promulgan los neoliberales de siempre, el camino al desarrollo social no está en el mercado, sino en un rol más activo del Estado en la mediación entre mercado y sociedad.

 

Palabras Clave : , , ,

Sin Comentarios

Deja un Comentario