No necesitamos héroes

17 de ago, 2011 | Por | 7 Comentarios

El país que quiero no necesita héroes. El país que quiero no necesita de inmolaciones ni de sacrificios ni de muertos que pavimenten el camino al desarrollo.

No necesita escuelas mediocres para que haya liceos de excelencia. O escuelas pobres con directores héroes y profesores héroes que hacen mucho más de lo que deberían hacer para ver si así se acercan un gramo más a la anhelada justicia. Héroes sufrientes.

No necesita que las familias trabajen incansablemente para poder pagar una educación de calidad, para después no ver nunca a sus hijos, y se les termine exigiendo que entreguen una educación “verdadera” que se da gratis, que está llena de valores, que ellos como héroes deberían alcanzar, no importa todo lo que les cueste. Porque héroes de estos hay muchos, los he conocido y los quiero, llegan tarde a sus casas, enseñan con el ejemplo, duermen poco y sufren mucho. Todo el día están batallando.

No necesita a los niños en huelgas de hambre, mientras sus adultos, que deberían protegerlos guardan un silencio cómplice. Héroes pequeños. Mártires.

No necesita de adolescentes y jóvenes que detienen barricadas, mientras la policía golpea a otros adolescentes y jóvenes al interior de sus buses diciéndoles ¿te gustó salir a protestar? ¿Te vas a cansar de andar saliendo a la calle? Porque ellos son héroes del orden y la seguridad, muchos de ellos reciben medallas.

No necesita de hombres y mujeres que como héroes morales levantan sus discursos desde sus escritorios en bancos, en multitiendas, en termoeléctricas, que salen de sus oficinas a las 8 de la noche, porque ellos realmente sí trabajan, y dan trabajo a sus empleados y nanas, mientras toman sus autos y recorren la ciudad para llegar a sus condominios, temerosos de que los ladrones venga a asaltarlos, mientras han estado robándole al país el día entero. Héroes de la calma y la normalidad.

No necesita a niños que como perros abandonados esperan a las orillas de las movilizaciones que observan lejanas, mirándolas como ven los perros, en blanco y negro, esperando el mejor momento para salir a morder porque se les ha dicho que en este país somos libres, libres de tener todo lo que queramos, y ellos no tienen nada más que rabia. Rabia que los convierte en héroes delante de su propia manada.

En el país que quiero nadie es héroe. Los niños aprenden y se equivocan, los padres aprenden y se equivocan, pero son padres y asumen su tarea de padres. El estado permite que los niños aprendan y se equivoquen y los padres pueden todos asumir su tarea de padres, no se roba, no se roba en ninguna parte y no roba ni el estado, ni nadie porque además no hay nada que robar.

En el país que quiero nadie es héroe y las calles no tienen nombre.

7 Comentarios

  • Ale Me gusto tu texto, muy sugerente. De cómo los héroes son también la medida de los mártires, de cómo la excelencia es la medida de la culpa por quienes dejaremos abajo. Saludos ECG

  • ale

    un placer leerte, comparto tu forma de ver las cosas gracias fede

  • Qué taoísta esta columna… Magnífica.

  • Querida Ale: Definitivamente el país esta cansado de los héroes sufrientes, y ya es hora de que las luchas personales se transformen en minimos sociales, para que, como tú muy bien dices, podamos vivir en un Chile sin héroes… Bella manera de describirla… Bella iniciativa la de la carta a los estudiantes secundarios en huelga de hambre. Gracias Ale.

  • Impresionante comentario, has logrado describir en forma exacta lo que he pensado siempre…y por sobretodo, los heroes niños…esa es una pelea que he dado siempre y que muchos no entienden …solo por no mirar mas alla de sus narices….NOTABLE amigo…

  • Muchas gracias por sus comentarios…. les comparto una carta que hemos escrito para llevarla mañana a los estudiantes de Buin que se encuentran en huelga de hambre, espero puedan compartirla y así se la hagamos llegar con todas las firmas. Aquí esta el link http://www.petitiononline.com/ehh2011/petition.html Saludos a todos.

  • Hola,

    Yo también quiero un país donde todo el mundo ea feliz como una lombriz, lástima que eso no es posible en este valle de lágrimas.

    En el mundo real estamos llenos de héroes, villanos, asesinos, ladrones, hipócritas, santos y todo eso. Lamentable realidad: muchos sufrimientos y pocas alegrías. Y eso no lo cambiaremos con una arenga, lamentablemente eso de “querer es poder” es una mentira del porte de un buque.

  • Deja un Comentario