Ollanta Humala en Chile: ¿Construyéndose como estadista?

27 de Jun, 2011 | Por | Sin Comentarios

Por Javiera Arce Riffo*

La corta visita de Ollanta Humala a Chile destacó, en primer lugar, por la marcada diferencia con Alan García en tratar de retomar de manera cordial las relaciones bilaterales con Chile por varias razones.

Primero, el problema de límites que se está solucionando en la Corte Internacional de La Haya. Segundo, asuntos de interés económico y social que involucran a ambos países, como que la mayor cantidad de migrantes en Chile pertenecen a esa nación, -130.000 aproximadamente, de acuerdo al Informe de Permisos Otorgados y Estimación de población de extranjeros en Chile a diciembre de 2009-; además tenemos un intercambio de inversiones muy fuertes, tanto de empresarios chilenos que invierten en el Perú – equivalente al lugar Nº 13 en relevancia de acuerdo al informe de exportaciones de Pro Chile 2011-, como de empresarios peruanos que invierten en Chile. Todos estos aspectos constituyen elementos relevantes para conversar y tratar de comenzar un nuevo gobierno con espacios de diálogo y confianzas.

La cita estuvo marcada por la cordialidad y jovialidad de las declaraciones de buenas intenciones de ambos mandatarios. Se logra establecer un acuerdo para realizar una agenda post La Haya, a la espera de los resultados que diriman el límite marítimo. También destacó la broma del “estamos en guerra….en guerra contra la pobreza, contra la ignorancia, contra el subdesarrollo y contra la droga. Y esa guerra la vamos a dar mejor si nos unimos y colaboramos, sin perjuicio de que tenemos diferencias, algunas de ellas que están siendo conocidas por la Corte de La Haya”. Esta declaración es, sin duda, la más relevante de la cita, junto con la intención del Presidente electo de vender gas a Chile, lo que ayudaría a aplacar en parte el “déficit energético” de Chile.

¿Qué conclusiones podemos sacar de esta visita? ¿Será esta cordialidad la que marque nuestras relaciones en adelante con nuestros vecinos peruanos? ¿Cómo será la impronta del Gobierno de Humala en materia de política exterior y su relación con el continente?

Hay que tener claro que la expectativa sobre Humala es en perspectiva negativa por los sectores más conservadores no sólo del Perú, sino también de la región. De hecho, fue apodado como chavista durante la campaña del año 2006 por Alan García y en la reciente contienda también por Keiko Fujimori.

Humala, durante su campaña, esfuerzos sobrehumanos por tratar de posicionarse en el eje direccional de la izquierda moderada de América Latina, con acercamientos al círculo de hierro del ex Presidente Lula Da Silva de Brasil, y generar guiños a los vecinos como Chile, lo que explica el primer motivo de su visita. Así, esta vez, el nacionalismo y el ataque contra Chile – recurrente en varios episodios- estuvo prácticamente ausente en la última contienda electoral. En esto juega un relevante su esposa Nadine Heredia, actriz fundamental en la estrategia política del Presidente electo, que tiene una gran cantidad de redes a nivel latinoamericano y una gran claridad política en términos de relaciones continentales. No es menor que haya decidido acompañar a su marido en esta primera gira pre presidencial.

Asimismo, es relevante observar cómo Humala trató una variedad de temas, desde los políticos y de seguridad (demanda en el Tribunal Internacional de La Haya, y el caso de supuesto espionaje chileno en Lima), hasta las relaciones con el entorno Latinoamericano. El electo mandatario fue claro y le reiteró a Piñera que prefiere las alianzas políticas de Unasur – en que Brasil posee un lugar relevante- y las alianzas comerciales del Mercosur, frente al eje ideologizado de México, Colombia y Chile. ]En este último, claramente existe una intencionalidad de separar las relaciones con el “eje del mal”: Bolivia, Venezuela y Ecuador. Sin embargo; Humala comprende que Unasur es un instrumento político que debe fortalecer, y en ese sentido está bastante más avanzado que Piñera.

Finalmente se trató el tema de la exportación de Gas a Chile, muy relevante, para ambos países. Que Humala se mostrara proclive a mostrar interés de exportar gas a nuestro país, es un avance significativo en las relaciones bilaterales. Pero, gran parte de la continuidad de la relación con el Perú y la agenda declarada pasa por cuán dañados dejará la resolución de La Haya a ambos países. Si se logra recomponer la relación luego del seguro impacto en ganadores y perdedores, se debiese afirmar la tendencia de la globalización hacia la conformación de grandes bloques de cooperación económica, relevantes por para ganar la “guerra” que caracterizó Piñera.

Los bloques son importantes para abordar aspectos que no se han podido solucionar desde un solo estado en América Latina: la seguridad causa del tráfico de Drogas donde Perú es primero del mundo en producción de Cocaína; la segregación social, pobreza y desigualdad, donde Perú y Chile son los más afectados en la región. Junto con ello, la solución a la mediterraneidad de Bolivia que más allá de la declaración de la OEA de transformarlo en un tema bilateral, su solución es un asunto trilateral.

Todas esas conversaciones y aristas son las grandes interrogantes y pendientes. Lo que queda claro es que Humala, se está tratando de parecer a un hombre de estado. Esperemos que logre su objetivo, por el bien del sistema político peruano, y por la credibilidad en sus políticos e instituciones. Es importante que logre estabilizar la institucionalidad republicana de nuestros vecinos, para que no volvamos a subvencionar bajas de popularidad y desaciertos internos, ya que el nacionalismo en el caso de Perú, es un elemento de integración.

 

*Administradora Pública de Universidad de Chile

Sin Comentarios

Deja un Comentario