Termidor*: El verano de la reacción.

21 de Feb, 2011 | Por | 5 Comentarios

Chile, verano de 2011. El gobierno de Sebastián Piñera tropieza, resbala y cae en la trampa UDI al mantener a JVR como Intendenta del Bío-Bío tras el escándalo de los subsidios falsos para la población Aurora de Chile en Concepción.

La guerra de declaraciones continuará. Piñera y Hinzpeter han cedido a la derecha populachera y reaccionaria, quitándole piso a la Ministra de Vivienda, a la Directiva veraniega de RN, al festival de los subrogantes y a varios de sus parlamentarios. La UDI se desquita por un año de ninguneos del gobierno Piñerista y lo hace con la fuerza del integrista convencido, irracionalmente. Los costos políticos se le endosan al Gobierno. Están empate, esto es sin llorar.

La Alianza es un caos, el gobierno no resuelve y a 10 días de cumplirse un año del terremoto con la reconstrucción no pasa mucho, aunque hagan estudios que digan que sí. ¿No me cree? Vea lo que ocurrió ayer en Dichato y lo que quieren los afectados.

La gente se está dando cuenta de que le pasaron gato por liebre, que por mucho charango que haya habido en la campaña, las promesas al por mayor y los titulares sin contenido revelan que la Nueva Forma de Gobernar es una mascarada, un disfraz, una farsa. (léase: nueva derecha, revolución educativa, siete reformas estructurales y un largo etcétera)

Chile, al final del día, a la hora de los quiubos, está gobernado por la derecha más reaccionaria: la que apoyó a Pinochet, la que celebró el totalitarismo y que aborreció la democracia, los primos oportunistas de Caín. Aquellos que gracias a la Constitución dictatorial, tienen más poder del que le dan las urnas. Una real vergüenza-país. (¿sabían que entre los posibles sucesores  de JVR había puros funcionarios de la Dictadura?)

Estamos ante una restauración del ideario elitista típicamente reaccionario, esas ansias de superioridad moral que reflejan el desprecio por el debate público y la confrontación de ideas;  y el ninguneo profundo al ciudadano y sus derechos, en especial si es pobre o está damnificado. Para ellos los asuntos de Estado son cosa de gente decente no son cosa de rotos. Harta Libertad, poco de Fraternidad y nada de Igualdad.

El caso JVR ejemplifica además el desprecio por la ética pública tan propio del neoliberalismo y su adoración al mercado, ese afán privatizador que gana adeptos sembrando dudas sobre el accionar estatal, su imparcialidad respecto a quiénes beneficia y a quiénes no, haciendo el negocio de poner en cuestión la utilidad misma de la existencia del Estado.

No creo exagerar al creer que es la hora más oscura para el país durante el gobierno de Piñera, (por lo menos hasta la fecha, ya que esta gente ha demostrado su infinita capacidad de superarse día a día); y, dialécticamente, es también la hora más fecunda para volver a pensar el país desde la calle, el barrio, la comuna, para diferenciar y fortalecer las credenciales democráticas de una política de izquierdas y centros ante el patronazgo avasallador de la derecha. Basta de personalismos en quienes se dicen de oposición: dirigentes, parlamentarios, militantes e independientes, sin distingo de filiaciones, todos estamos siendo llamados a construir una alternativa que saque a esta gente del poder. La derecha le hace mal a Chile.

Es la hora del debate fraterno, entre iguales, del encuentro democrático del Chile opositor, ese que se nos aparece en la micro, el paradero, el metro, el almacén, en el trabajo y en la sobremesa. No podemos dejar pasar esta oportunidad de volver a conversar, concertar, debatir entre los que no nos sentimos representados por la élite que gobierna Chile. Basta de peleas y pequeñeces, ahora es cuando.


*En pleno proceso de la Revolución Francesa, el verano de 1794, un movimiento contrarrevolucionario impulsó la Reacción de Termidor que terminó con el período del Terror e instaló al Directorio y una nueva constitución dando paso para el ascenso totalitario de Bonaparte al poder en 1799. Desde ahí que la palabra reaccionario se adoptó como opuesto a revolucionario y que se aplica el concepto Termidoriano a la política que ante conflictos internos entre posiciones de izquierda y derecha opta por esta última.  Ver la aplicación que hace al Stalinismo León Trostsky en Termidor y Bonapartismo, 1931.

5 Comentarios

  • […] This post was mentioned on Twitter by De la República, René Jofré. René Jofré said: RT @delarepublica: Lea hoy en DLR: Termidor, el verano de la reacción por @EseDepolo http://bit.ly/i8J3Rn […]

  • Meridianamente claro. Lo que llama la atención es la actitud de la oposición, que pareciera estar en estado de sopor, con algunos dirigentes que balbucean algunas críticas mientras otros están definitivamente ausentes. Y por favor, no culpen a la prensa amarilla de su silencio, pues hay medios como éste que están abiertos a la oposición, y en los cuales hay cabida para todos. Hace falta que la juventud despierte, sin duda, y ese debiera ser el objetivo primordial de una verdadera oposición.

  • HOY LEI POR PRIMERA VEZ ESTA PAGINA, ME PARECE GENIAL, ESPERO QUE PODAMOS UNIRNOS EN UNA OPOSICION CREATIVA Y PODEROSA PARA FRENAR A ESTA DERECHA FACHA.

  • Jorge Moreira Rodriguez says:

    Discrepo contigo en un punto. El “Patronazgo Avasallador” no es exclusivo de la Derecha, a mi juicio, es un mal de toda la clase política, incluidos los concerta. Yo agregaría que no sólo la derecha le hace mal a Chile, la concerta también. Es sólo cosa de recordar y tienes un montón de ejemplos tan patéticos como los que estás citando. Y coincido en que es la hora de sacarlos a todos, conversar y finalmente hacer algo. Saludos

  • Es complicado, Bernays hizo bien su trabajo y esta generación es una generación que no tiene mas motivación que la satisfacción de sus deseos personales. Añorar una revolución en este sistema dedicado fomentar el servilismo sin que a nadie le importe mucho, es muy similar a tener fe. Es bonito realizar arengas para que nos levantemos juntos a luchar, pero la experiencia dice que las luchas se ganan en las bases. Los universitarios como los intelectualoides de este país que se consideran cercanos a ideas de izquierda, debería ser los líderes en este supuesto nuevo escenario, pero están tan ocupados ganando dinero o lamiendo su pelaje que no tienen tiempo para realizar cambios. Son meros consumidores pusilánimes. Los dirigentes sociales están abandonados en la parte más baja de la pirámide y luchan en solitario contra la burocracia, la escases de recursos y conocimientos que ayuden a diseminar las redes de apoyo y difusión.

    Se creía que la internet y las redes electrónicas sociales serían el puente de la neorevolución, pero lamentablemente en Chile no tenemos grandes luchas reivindicatorias ni sociales, porque se encargaron de eliminar nuestros ideales. Por tanto, lo que mas faltan son las ganas de querer cambiar las cosas.

  • Deja un Comentario