Carlos Larraín: el troglodita

19 de ene, 2011 | Por | Sin Comentarios

Troglodita. (Del lat. Troglodyta, y este del gr. τρωγλοδύτης). 1. adj. Que habita en cavernas. U. t. c. s. 2. adj. Dicho de una persona: Bárbara y cruel. U. t. c. s.

No lo digo yo. Lo dice la RAE y si bien no podremos aplicar el primer significado literalmente (lo más probable es que no vive realmente en una caverna) todos sabemos a lo que nos referimos con “cavernario”.

Carlos Larraín Peña, llegó a la vitrina política por casualidad (la misma que hoy lo va a convertir en senador)  -siendo concejal por Las Condes- al asumir la alcaldía tras la renuncia de Joaquín Lavín al cargo. De ahí en adelante -quizás conciente de su falta de carisma y apoyo popular- no insistió en cargos de representación de primera línea y siguió postulándose como concejal (donde nunca superó el 33% de los votos en la comuna de Las Condes). Paralelamente, comenzó su escalamiento al interior de su partido, Renovación Nacional, hasta transformarse en su presidente en 2006.

Larraín es un personaje, un patrón de fundo, desfachatado y obtuso, que se ha hecho más conocido por sus cuñas dignas del Almirante Merino, más que por sus aportes a la política chilena. Pues, el mismo que últimamente calificó a las mujeres de “débiles” y comparó a los homosexuales con los pedófilos y zoofílicos, ahora será Senador de la República.

Dice que no le gustaba la idea, pero tampoco se resistió demasiado a la nominación. Reemplazará a Andrés Allamand, y al parecer ya tiene novedades respecto al polémico proyecto de ley sobre Acuerdo de Vida en Común, presentado por el ahora Ministro de Defensa.

Suponemos que antes de asumir, renunciará a su cargo de Director en Consorcio Nacional de Seguros S.A. Y, como diría él mismo, Dios nos ampare.

“La Presidenta Bachelet tenía un papel diferente, ella era mujer, las mujeres son muy débiles como lo sabemos los hombres (…) las mujeres necesitan apoyo y ella tenía un papel que yo creo fue central en su Gobierno.” (elmostrador)
“pueden conducir su vida personal con completa autonomía, pero ¿por qué tenemos que apoyar a la comunidad homosexual? Tendríamos luego que apoyar a los grupos que proponen relaciones anómalas con niños o a los grupos que proponen la eutanasia. Porque en esto de las relaciones sexuales, por lo que he oído, hay una tremenda variedad. Entiendo que también hay personas que les gusta tener relaciones con animales, hay literatura sobre eso, la zoofilia. Yo no creo que las políticas públicas de un país tengan que ser en función de opciones sexuales diversas” (theclinic)

Sin Comentarios

Deja un Comentario