Jaime Ravinet: No te echaremos de menos.

14 de Ene, 2011 | Por | 2 Comentarios

Al parecer, a Jaime Ravinet no le vienen con chicas. No aceptó como propias y probablemente consideró  como minucias los últimos incidentes que se le achacaron: la renuencia de las Fuerzas Armadas a prestar servicios en caso de terremoto; el puente que “valía callampa”; y ahora, la fastuosa vivienda comprada al Jefe del Estado Mayor del Ejército. Todo en aras de mantener la dignidad de su cargo. Aburrido Piñera de tres días de asedio en el peor momento comunicacional de su corto mandato, habría tomado el teléfono y recriminado al colorín. Ravinet, que había llegado solo, se fue por la misma puerta estrecha por donde entró y presentó su renuncia indeclinable al cargo para “volver al mundo privado”, que sabemos le ha prestado muchos réditos durante su vida.

Ravinet era una estrella para la Administración Piñera, pues significó al principio del gobierno un simbólico trofeo de guerra para comenzar con la cooptación de la DC por la alianza de la derecha. El inicio de una operación mayor que siguió con rimbombantes incorporaciones de uno que otro degradado dirigente local, y algún senador perdedor obsesionado con “la clase media”. La estampida no se produjo y más aún se replegó;  ahora queda sólo Adolfo como llanero solitario, comiendo bife chorizo en algún restaurante de Puerto Madero.

Con la renuncia del colorín, se desploma en gran parte la obsesiva pretensión del gabinete de “unidad nacional” y también se decreta su temprana jubilación política. A no ser que en el 2030 volvieran los senadores designados y el de nuevo se mostrara dispuesto a “servir a Chile”.  Ravinet cruzó el Rubicón en una jugada individual, y ahora se ve en la orfandad  política. Su  ex partido no es el mismo por la salida de los viejos tercios del Consejo Nacional de la Democracia Cristiana, y el predominio de “los príncipes” que -a excepción de Walker- no han mostrado razones para coquetear con el alicaído mandatario. Está claro que no “lo echábamos de menos”.

2 Comentarios

  • Nunca entenderé la razón de este señor para prestarse a ser instrumento de un gobierno de derecha a cambio de convertirse en un paria político. Ahí se ve, como a la primera de problemas y nadie lo apoyó (a lo mejor creyó que después de alejarse de la concerta la derecha lo iba a adoptar)…

  • Andrés,

    Cuando uno se ha pasado años con el poder a la vena, no es fácil pasarse a la oposición. Sospecho que Ravinet hubiera aceptado cualquier cosa con tal de poder darle entrevistas a El Mercurio de vez en cuando.

    Saludos.

  • Deja un Comentario