La conferencia que se perdió Lavín

18 de Nov, 2010 | Por | Sin Comentarios

El Ministro Lavín anunció ayer uno de los más importantes cambios a los planes escolares en las últimas décadas, y probablemente el más importante desde la adopción de la Jornada Escolar Completa. El cambio contempla el aumento de las horas de lenguaje y matemáticas en 800 horas (480 en lenguaje, 320 en matemáticas) entre quinto básico y segundo medio, además de un aumento de 80 horas en el ramo de inglés.  Hasta aquí todo bien.

El problema es que el cambio no contempla el aumento del total de horas de clases, por lo que las horas tenían que salir de alguna parte. En concreto, se disminuirán las horas de historia, ciencias sociales -por ej. Educación cívica-, tecnología y  otras como Consejo de curso (aunque no hemos logrado encontrar documento oficial del Mineduc explicitando los “recortes”). En breve, se reducen o eliminan los escasos espacios en nuestros planes escolares en que se fomenta la participación, el pensamiento crítico y la conciencia de entorno y de la historia. La medida ignora, además, el hecho de que asignaturas de ciencias sociales requieren la puesta en práctica de habilidades complementarias a la formación en lenguaje. Las críticas, por supuesto, no se hicieron esperar, y vienen de todos lados.

No se malentienda: todos coincidimos en que el desarrollo de habilidades básicas en matemáticas y lenguaje son centrales, pero la sospecha es que Lavín y sus boys andan a la “caza” de mayores puntajes PSU y un aumento de desempeño en las pruebas internacionales, que habitualmente se enfocan en lenguaje y matemáticas. Y es probable que lo logren. Dirán entonces que ha aumentado la “calidad de la educación”. Pero si formamos alumnos para obtener puntajes, puntajes es lo que obtendremos. La pregunta es qué entendemos por calidad educativa, y a qué costo la logramos. La excelente charla de Ken Robinson en TED el año 2006, que por coincidencia nos topamos esta semana, nos da algunas pistas.

Sin Comentarios

Deja un Comentario