Piñera’s way.

25 de oct, 2010 | Por | 1 Comentario

El sentido ruego/reto del “no lo muestres” de Cecilia Morel a Sebastián Piñera expresa que, hasta en las esferas más íntimas del Presidente, su actitud hipermediática del “toma todo” está cansando. El tono petulante del “chilean way” sacó de sus casillas hasta a la muy compuesta Angela Merkel. Es que el periplo europeo de Piñera ha sido demasiado para este pobre país. Partió regalando piedras en Inglaterra y terminó escribiendo alegorías nazis en el libro de visitas de la Presidencia alemana.

Sí, todos los Jefes de Estado -democráticamente electos- han viajado buscando mostrar a los “países desarrollados” que cada día estamos menos rascas, pero parece que esta gira se lleva los premios de lo contrario, se lleva el premio de lo rasca y desubicado.

¿Qué es lo que ha cambiado? Durante 20 años la Concertación dirigió sus relaciones públicas desde el formalismo de las instituciones y la “medida de lo posible” en todos los ámbitos imaginables. La retórica del “jaguar” y los despilfarros tipo “iceberg” son puntos más bien aislados que tendencias dentro de  la estrategia de posicionamiento global de Chile de la Concertación, o la que uno quisiera pensar que existió. Donde la Concertación buscaba “foro”, el gobierno de Piñera busca “audiencia”. No ser tomados en cuenta, sino aparecer. Ser alguien en el espectáculo global.

Ambas estrategias buscan lo mismo: mostrar fuera de Chile lo bien que hacemos la pega. La farándula y el show business son globales tanto como el terrorismo, los derechos humanos, los derechos de la mujer, el cuidado del medio ambiente y el narcotráfico. Para ser global hay que ser capaz de abordar alguno de estos temas con propuestas que diferencien al país.

En el caso de Lagos y Bachelet, mucho más que en Aylwin y Frei, había una intencionalidad de pertenecer al concierto internacional desde la especificidad de un país que había superado traumas y horrores, que se “aplicaba” en las materias que el sistema de gobierno mundial demandara y que se esforzaba por estar a la altura. El premio a dicha estrategia para sus líderes fueron sendos nombramientos en organismos internacionales.

El estilo del actual gobierno es ir a dar lecciones de todo, desde sistemas de pensiones hasta gestión de crisis, es mostrar que Chile “la lleva”, que acá ya superamos todos los problemas propios de un país subdesarrollado porque “creemos firmemente en el mercado” y porque a final de cuentas somos la raja.

El problema es que tras esta operación comunicacional hay convicciones que hoy día están muy arraigadas en la mayoría de nosotros, si bien discursivamente todos aborrecen del individualismo y el oportunismo, en la práctica el winner la lleva. En un país sometido a la competencia feroz del mercado desregulado el ganador se lo lleva todo. Y Piñera, el más arriesgado especulador de la plaza, se lo está llevando todo y, hoy por hoy, no hay nadie que le haga un parelé. Bienvenidos a la Piñera’s way.

1 Comentario

  • Claudio Guerrero dice:

    Qué pena mi país cómo poco a poco se ha ido convirtiendo en espectáculo de poca monta, con gente indecente e inepta a su cargo, con tantos vacíos aún por subsanar, cosas que a pocos les importa. Y qué vergüenza me da este presidente. Qué profunda y lamentable vergüenza.

  • Deja un Comentario