Educación para los pocos

11 de Oct, 2010 | Por | Sin Comentarios

Ya lo dijo Joaquín Lavín cuando justificó la creación de estos colegios en una columna en La Tercera: “los liceos de excelencia son la vía rápida a la movilidad social para los jóvenes más motivados, talentosos y esforzados…” (La Tercera, 16 de septiembre de 2010). Es decir, el 99% de los estudiantes chilenos no entrará a estos colegios, porque no tienen talento, son desmotivados y apenas se esfuerzan. Así, el ministro de Educación pone énfasis en las aptitudes individuales y desconoce el peso de la estructura social en la vida de las personas menos privilegiadas de la sociedad.

Cristián Cabalín traduce los planes de Joaquín Lavín y el gobierno de Sebastián Piñera. Cuando uno tiene en mente el objetivo de entregar una educación de calidad como un derecho fundamental que es responsabilidad del Estado, los Liceos de Excelencia no solo no aportan a esa meta, sino que no son más que un transplante del modelo privado – ese cuya aparente superioridad descansa solamente en su habilidad de discriminar estudiantes poco deseables – al sistema público de educación.

Sin duda, la inauguración de los nuevos Liceos dará muchas oportunidades para que nuestro presidente aparezca en portada, pero para la inmensa mayoría de los estudiantes de Chile, esa foto en el diario – como la publicidad de colegio privado – será lo más cerca que podrá llegar a este otro lugar inalcanzable. Aunque esta vez, pagado con la plata de todos los chilenos.

Sin Comentarios

Deja un Comentario