El ultraje del Club de la Comedia

06 de Oct, 2010 | Por | 6 Comentarios

Ayer nos enteramos que el Consejo Nacional de Televisión, en votación de 5 a favor y 3 en contra, decidió formular cargos en contra de Chilevisión, por la emisión de una serie de sketchs del Club de la Comedia que se difundieron entre abril y junio pasado, donde sus protagonistas hacen una serie de pequeños sketch donde parodian a Jesucristo y sus apóstoles. El tono de los supuestamente escandalosos sketchs va en la siguiente línea:

<

p style=”text-align: justify;”>

La formulación de cargos por parte del CNTV es el paso previo a determinar una sanción, que puede ir desde la amonestación, multa de hasta 200 UTM o la suspensión de las transmisiones. Todo a partir de una denuncia particular que provocó una investigación por parte del CNTV al programa de humor ya que, según el denunciante era:

“…una falta de respeto tomar lo que para la mayoría de los chilenos (sobre el 90%) y hacer mofa sobre aquello. Me refiero al hasta entonces buen programa Club de la Comedia, emitido por Chilevisión, al tomar nombre y personajes bíblicos para hacer humor.”

Para contextualizar, el CNTV tiene entre sus competencias el:

Velar porque los servicios de radiodifusión televisiva de libre recepción y los servicios limitados de televisión se ajusten estrictamente al “correcto funcionamiento”, que se establece en el artículo 1° de  esta ley (Art.12a Ley 18.838).

Y la misma norma define el “correcto funcionamiento” como:

“…el permanente respeto, a través de su programación, a los valores morales y culturales propios de la Nación; a la dignidad de las personas; a la protección de la familia; al pluralismo; a la democracia; a la paz; a la protección del medio ambiente, y a la formación espiritual e intelectual de la niñez y la juventud dentro de dicho marco valórico.” (Art.1inc3 Ley 18.838)

En su acta del 30 de septiembre pasado, el CNTV evalúa los antecedentes y se pronuncia sobre el caso, resolviendo que:

“Que según se pueden apreciar en los pasajes referidos se hace mofa de Jesús de Nazaret, figura central del cristianismo, venerada como “Cristo, el Hijo de Dios vivo”, por su fieles; que esas piezas sean (o pretendan ser) humorísticas, no excluye dicha calificación pues el humor puede ser instrumento eficaz para infligir las más duras ofensas.”

Concluyendo que el “ultraje” constituiría un “acto de intolerancia frente a creencias capitales del pueblo cristiano”, entrañando dicha manifestación de intolerancia “una vulneración del principio democrático, piedra angular del pacto de convivencia social que está plasmado en nuestro ordenamiento constitucional”. De esta manera, y notificado el canal de los cargos, este tiene 5 días para exponer sus descargos, siendo el CNTV quien finalmente decidirá si aplicar o no una sanción por los hechos. Todo parece indicar que, de no mediar un cambio sustancial en la forma de pensar de los consejeros acusadores, CHV debiera recibir una sanción y seguramente el programa sufrirá el rigor de tener que enfrentarse a este tipo e avatares de la institucionalidad conservadora.

El tema no nos puede dejar indiferentes. El CNTV se basa en que los sketchs del Club de la Comedia constituyen tal agravio que violan la libertad de “manifestación de todas las creencias y el ejercicio lire de todos los cultos” (Art.19N6 CPR), más conocida como la Libertad Religiosa o de Culto. Y que esta violación atenta contra los principios democráticos y, por tanto, atenta contra el “correcto funcionamiento” de los canales, por el que ellos como Consejo deben velar.

La propia resolución del CNTV reduce la discusión a las libertades de culto y de expresión enfrentadas. Incluso, el propio texto del Consejo se remite a citar sólo un texto para fundamentar los cargos, nada menos que La Biblia. Sin embargo, la línea argumentativa de la mayoría del Consejo es tan débil que llega a asustar que “personas de relevantes méritos personales y profesionales” (como los define la propia Ley que crea el Consejo) caigan en razonamientos alevosamente ignorantes en materia jurídica y francamente fundamentalistas, ya que la resolución está planteada en términos absolutos, dando por sentado sin aparente razón, que la sola parodia a un personaje bíblico pretende denostar o infringir ofensas, ni siquiera a un personaje (Cristo), sino que a un grupo de seguidores de dicho personaje.

Es particularmente ilustratorio el voto disidente de 3 de los Consejeros que estuvieron por no formular cargos a Chilevisión, quienes declaran que:

“…se debe atender a la intencionalidad y al carácter del programa objeto de control, por lo que la presentación que se hace de la figura de Jesús debe tomarse en tal contexto. (…) en derecho Penal, para que exista injuria es indispensable que exista ánimo de injuriar y que este queda excluido en las expresiones que se emiten con ánimo humorístico; el análisis de los contenidos de autos desde ese punto de vista conduce a concluir que ellos constituyen una parodia, es decir, una caricatura, lo que no implca necesariamente una falta al respeto o a la dignidad, aunque algunos de sus pasajes parezcan irreverentes o de mal gusto; en este sentido, la defensa de la libertad de expresión es más meritoria cuando ella es hecha en beneficio de aquellas personas que no coinciden con nuesra posicion o pensamiento.”

Finalmente, da para pensar que en las manos de 7 personas (entre las que se encuentra un connotado Presidente y Director de empresas, un ex Director de la Fundación Jaime Guzmán, una ex funcionaria del Gobierno Militar y un connotado abogado de la plaza ligado a la Derecha) esté el poder de definir cuáles son “los valores morales y culturales propios de la Nación”.

Así con nuestra institucionalidad. Esperemos que el sentido común triunfe y el Club de la Comedia, aunque sea fome (esa fue para ti, Pedro), tenga tribuna para decir lo que quiera, en el contexto del humor. Al que no le parezca, que cambie de canal, pero no queremos defensores de intereses personales, vestidos de emblemas nacionales. No señor.

6 Comentarios

  • la sanción podría haber sido en relación al tono machista, homofóbico y misógeno del programa.

  • Sólo agregar que esta mañana, en Radio ADN hoy, el Presidente del Consejo, Sr. Herman Chadwick expresó que los cargos se formulaban no porque se quisiera “proteger a una Iglesia”, sino porque los sketchs del CDLC eran “un ultraje a Cristo” y que dicho hecho ameritaba la disciplinaria.

    El punto es absolutamente contradictorio con la fundamentación de la resolución del Consejo, no sólo porque esta justamente descansa sobre el hecho de que se afectó el principio democrático chileno por violar la Libertad Religiosa y de Culto que se asegura en la Constitución (que ahora Chadwick desmiente), sino también porque el Consejo no puede arrogarse la defensa del honor de “una persona” (injurias y calumnias contra Cristo) en particular, cosa que sólo le corresponde a la Justicia conocer y juzgar.

    Es decir, Herman Chadwick evidencia que su persecución al CDLC es más bien un tema personal, que el cumplimiento de su deber como Consejero.

  • Gonzalo Barraza M. says:

    Interesante el artículo. El único problema es que se omite un detalle primordial de la información relativa a este nuevo proceso de censura de CHV. El “detalle” obviado es que un prócer de la concertación, jefe de la campaña del NO y ministro del gobierno de Frei RT, votó a favor y justificó el cuestionamiento del CNTV. Este detalle nos hace pensar que el “supuesto” progresismo concertacionista no es más que la fachada de una condición genéticamente conservadora de la ex coalición gobernante expresada brillantemente en la aplicación de la ley antiterrorista en contra del pueblo Mapuche.

  • Ciertamente hay un límite en los leit motiv para hacer humor, comedia o simple mofa, las tres cosas muy distintas entre sí.Podemos reirnos como sociedad de nuestros vicios y contradicciones ,pero de ahí a mofarse de íconos de las Iglesias, eso no es Humor, no me imagino a los islamitas riéndose de Mahoma o cosas por el estilo, creo que cruzaron la frontera de lo grotesco.En general el tono misógino y homofóbico de sus rutinas es una fotografía de como somos los Chilenos , una fotografía triste pero real.

  • @Eduardo,

    El punto de todo esto es que aunque los islamitas no se reirán de mahoma, el resto de nosotros que no lo somos estamos en perfecto derecho de hacerlo. Por eso es que vivimos en una democracia separada de la iglesia, no una teocracia.

    Si te ofende, cambia el canal, o quéjate. No usemos el estado como máquina de censura.

    Saludos,

  • Deja un Comentario