Las Garantías de Navia

02 de ago, 2010 | Por | 3 Comentarios

Esta semana, Patricio Navia nos recuerda en su columna el intercambio epistolar que tuvo con el Presidente Piñera:

Dos semanas antes de la segunda vuelta, desde el comando de Sebastián Piñera se difundió un intercambio de correos electrónicos entre el entonces candidato y el que suscribe. Allí, Piñera me ofreció garantías sobre tres aspectos que, durante la campaña, eran considerados debilidades de su candidatura.

Este tema ya está un poco agotado, pero vale la pena apuntar lo absurdo de esta mini-campaña de elevación personal en la que está Navia. Aquí, por ejemplo, tenemos esta joya sobre una de las promesas (rota, según Navia) del Presidente:

La segunda garantía de Piñera era sobre el elitismo. Por desgracia, el Presidente no ha cumplido. Es verdad que la clase política chilena siempre ha sido elitista y que la gran familia concertacionista terminó capturando importantes espacios de poder y convirtió al Estado en una agencia de empleos. Pero un candidato que denunció el amiguismo y nepotismo de la Concertación no puede justificarse con un empate moral. Además de incumplir un compromiso con la meritocracia, ese elitismo le hace daño al propio gobierno.

A Navia parece escapársele la obvia ironía que significa que él, utilizando ese preciado espacio de difusión que es una columna dominical en La Tercera, este discutiendo las garantías personales que recibió del ahora presidente de la República mientras al mismo tiempo denuncia el elitismo de la clase política.

Porque a Navia no le bastó todo el material – programa de gobierno, debates, cientos de entrevistas y declaraciones – para tomar una decisión sobre su voto. No, este campeón contra el elitismo tenía que recibir lo que equivale a un programa de gobierno individual, con promesas extraídas del candidato presidencial a cambio de una promesa de voto. Sin duda, cualquier hijo de vecino hubiera recibido una respuesta personal del candidato Piñera ante sus preocupaciones.

Y hoy, entonces, Navia revisita esas promesas (si tiene curiosidad, el Presidente perdió 2-1) como si nos dijeran algo de la política que nos rodea, o del progreso de este gobierno, cuando en realidad no son más que el desesperado intento de un analista político de acercarse lo más posible al poder.

Y por supuesto, de lo elitista que son los medios.

3 Comentarios

  • No se si estoy equivocado, pero lo lógico es que los analistas debieran trabajar para la ciudadanía y tender puentes entre el conocimiento de “la política” y la opinión pública. Para esto se necesitaría objetividad e independencia de los analistas, como se espera de todo estudioso de una ciencia.

    Navia es ejemplo de lo contrario. Se ha convertido en “partidario” de este gobierno. No es independiente ni objetivo. Trabajó para la campaña de Piñera y ahora sigue trabajando para los políticos más que para la opinión pública. Abandonar la búsqueda de la verdad por un servilismo hacia el poder ¿no es ese un ejemplo de decadencia y corrupción?

    Piñera ganó con él un aliado. Navia ganó con Piñera el descrédito.

  • Creo que Navia espera el AUGEN ciudadano, un Programa de Acceso Universal con Garantías Explícitas para Navia.

  • Las garantías personales en política son una contradicción, si existe algo son, en ultima instancia. Los riesgos personales. Quizás esto nos abre la posibilidad de pensar que Mr. Navia NO hace algo (cualquier cosa) en política.

  • Deja un Comentario