Otro tono de Patriotismo

20 de Abr, 2010 | Por | 3 Comentarios

Elijo permanecer como pagadora de impuestos por un par de razones. La principal es que quería que mis hijos crecieran donde yo crecí, y tener raíces como corresponden en una cultura tan antigua y magnífica como la de Gran Bretaña; ser ciudadanos, con todo lo que eso implica, de un país de verdad, no ex-patriados flotando libremente, viviendo en el limbo de algún paraíso fiscal y asociándose solo con los niños de otros exiliados igualmente avaros. Una segunda razón, sin embargo, es que estoy en deuda con el estado de bienestar británico; el mismo que a Mr. Cameron  le gustaría reemplazar con regalos de caridad. Cuando mi vida tocó fondo, esa red asistencial, frágil como se había convertido bajo el gobierno de John Major, estaba ahí para evitar mi caída. No puedo evitar sentir, por lo tanto, que hubiera sido despreciable el escapar a las Indias Occidentales al primer indicio de un cheque de 7 ceros. Este es, si usted quiere, mi noción de patriotismo.

J.K. Rowling, creadora de Harry Potter y una de las personas más ricas de Gran Bretaña, explicando por qué, a pesar del ejemplo de muchos de sus camaradas entre la gente más rica de su país, sigue pagando impuestos relativamente altos en Gran Bretaña.

Aunque la actitud de Rowling es sin duda atípica para alguien de su éxito, sirve como recordatorio de que mientras algunos en este país nos dicen que los impuestos matan el crecimiento en tiempos de vacas gordas y la recuperación en tiempos de vacas flojas, los impuestos… pagan por cosas. Como por ejemplo los consultorios que están repartiendo leche a los damnificados, la reparación de caminos para restaurar conectividad, y un largo et cétera.

Hay un mundo real y necesitado más allá de las páginas editoriales de La Tercera.

Palabras Clave :

3 Comentarios

  • Creo que un buen ejemplo son los países nórdicos. Feliz pagaría la mitad de mi sueldo en impuestos si me garantizaran salud, seguridad y educación, pero acá ni aunque dejes toda tu plata en tributos, resulta.

  • Me gusta que ella tenga este tipo de gestos, pues precisamente se puede decir que Inglaterra la mantuvo mientras escribió su primer libro famoso, justo tras divorciarse y abandonar Portugal, país en que residía con su esposo y su hija.

    No puedo menos que sentir que es lo justo y lo que todos debieran hacer.

  • me parece muy positivo que ella piense así sobre su rol y responsabilidad con el Estado británico, y no puedo estar más de acuerdo con el transfondo de su pensamiento. Sin embargo, no creo que justificar su interés por aportar al estado como una forma de retribución y/o agradecimiento por lo que este le ha entregado sea lo q yo, por lo menos, considero justo y adecuado. Al final, apoyar y promover un servicio sólo por que tu alguna vez lo necesitaste o lo podrás necesitar me parece más que una postura solidaria, una completamente egoísta. En la medida que queremos que exista esa red de apoyo sólo porque “uno nunca sabe cuando la va a necesitar” podemos justificar discursos discriminatorios y excluyentes en contra de las minorías. Creo, a titulo personal, que nuestro afán de participar y apoyar al Estado a través de nuestros impuestos u otras formas debería estar motivado por el interés de una sociedad más igualitaria y justa, con acceso a todo para todos, más que una sociedad que provea servicios “por si acaso”. No obstante, me parece extremadamente valioso que personas “influyentes” y con gran espacio en los medios hagan declaraciones de este tono.

  • Deja un Comentario