La primera deuda es la interna…

16 de Abr, 2010 | Por | 1 Comentario

…O la caridad empieza por casa que es lo mismo. Así es como debe pensarse en el espectro concertacionista, aún abrumado por haber perdido en manos de un candidato que, en teoría, parecía tan fácil de deslegitimar por su evidente desprecio de lo público. Pues bien, el pueblo chileno consideró -elección limpia en forma y fondo mediante- que la concepción de bien común de Piñera merecía una oportunidad y que todas las cosas que se le han criticado, en especial su adicción al doble rol de regulador y regulado, no son finalmente tan importantes.

El vicio recurrente del Presidente resuena en las elites, en los think tanks, en las palabras de conspicuos parlamentarios, pero poco permean hacia abajo. La encuesta IPSOS demuestra que la “nueva forma de gobernar” ha entrado de lo más bien dentro de la gente y que la delincuencia como prioridad pública importa tanto como la teleserie “Feroz”. Claro, la ex coalición progre ahora ni siquiera sabe cómo reinventarse de otra forma que no sea siendo custodios de las bases de la institucionalidad neoliberal con un mix redistributivo.

La Concerta se junta en el Estadio El Llano, en una mesa tipo Té Club, bien humilde, con poca pompa, con poca plata, porque no tenemos redes de financiamiento, ni medios de comunicación, ni universidades, ni nada. ¿Qué puede pensarse luego del shock? Que hable Aylwin y luego Lagos, y luego Frei; que cierre la Presidenta,  ella posiblemente apunte el camino. Y todo, arrebatos más o menos, fue un alarde descriptivo y muchas incoherencias. Algunas propuestas destempladas de política tributaria y un poquito de lugar común sobre la tragedia del terremoto y la reconstrucción.

Algunos valientes hablan, pero los partidos están capturados. Su malestar se transmite de mantel blanco en el cuerpo de Reportajes de El Mercurio. Allí señalan que “estamos vivos”, algo parecido  a cuando alguien quiere mentir  y dice: “te lo digo con toda franqueza”. Luego, las máquinas internas que taponean la renovación; esa lucha conyugal entre Tohá y Rossi, rencores van y vienen; incluso cosas como Lagos 2014, y qué lúcido está Aylwin. Y sobre Boeninger: “mírenlo…bah, de veras que ya murió”, se lamentan.

El cónclave de los cardenales parece decadente y raído. Afuera esperan Bowen, Landerretche, Orrego, Undurraga, el mismo ME-O que pasa. Y la cantidad de caras nuevas y varios jóvenes con muchas canas que todavía quieren entrar a la fiesta. Aunque, este espectáculo no tiene cara de desencadenar en nada. Son de esos con bajo rating. Probablemente los que nadie quiere asistir, aquellos que terminan con la inevitable cancelación y que dejan un espectro vacío. Por mucho tiempo.

1 Comentario

  • Veamos… si tienes que usar transantiago todos los días para un viaje de 1 hr hasta tu pega, viajando como animal al matadero incluso en nuestro querido metro. Si además tu isapre o tu consultorio te caga, no te atienden o te operan o te rechazan licencias. Si vemos todas las cosas cotidianas en las que un tipo cualquiera se ve metido en Stgo. sin olvidar el patio trasero que han sido las regiones, entonces a quién le importa si el tipo es egocéntrico o no, o si es pillo (como el shileno pue!) y quiere tener más plata porque puede y nadie se lo impide. A quién le importa que hace 20 años hizo algo que no recuerdo bien, pero que ya pasó. A nadie le importa un bledo esas cosas si eso significa que podrá cambiar lo que la concerta promete y promete pero no cumple. A medida que han pasado los años, la moral o consideraciones valóricas dejan de importar porque están lejos en el tiempo, a menos que sean parte de tu ADN, lo cual no es necesariamente así en la mayoría inscrita. Yo creo que esto iba a pasar tarde o temprano y que las luchas de poder en la concertación son también parte de la cultura hermética chilena, donde cada grupo (de cualquier clase) que se forma es uno cerrado, donde acceder es casi imposible y donde siempre serás tratado como un recién llegado o alguien de segunda clase.

  • Deja un Comentario