Falta litio

26 de Ene, 2010 | Por | 1 Comentario

Si la industria no sabía bien a qué atenerse cuando llegó Michelle Bachelet a la Presidencia, la llegada de Sebastián Piñera a la Presidencia  los pone en un escenario conocido.

El Mercurio de hoy reporta lo siguiente en Economía y Negocios: “Industria prevé que Chile perdería liderazgo en negocio del litio por excesivas reglas”. Se pone el acento en la situación privilegiada de SQM (Soquimich), manejada por el ex yerno de Augusto Pinochet, Julio Ponce Lerou, y la Sociedad Chilena del Litio (SCL), los cuales aparecen al amparo de una norma que les permite extraer una buena cantidad de toneladas por unos veinte años más con el objeto de indemnizarlos por la regulación que declaró al litio como un producto no sujeto a concesión.

Sobre este oligopolio legal y de privilegio han reclamado los actores de la industria minera en cuanto a que el chancho estaría mal pelado. Y en verdad extraña porqué los derechos de propiedad de SQM y SCL se aseguraron en tal cantidad (¿alguna cara conocida?).

La quijotada del senador Núñez de modificar la Constitución para declarar al litio como sustancia estratégica ha sido calificada como “arcaica e irreal” por la misma industria que hoy presiona por desregulaciones. En víspera de lo que puede ser una “fiebre del litio” y el anticipo de la misma revista Qué Pasa en calificar a Ponce Lerou como zar del área, empieza a aceitarse la gran máquina del lobby minero a partir de marzo. Ahí estarán los mismos quienes boicotearon la salida de la norma que los regulaban (las oficinas de comunicación estratégica y estudios de abogados, con honrosas excepciones) presionando para que no se hable lo obvio. Ahí estarán, con la mitad de la pega hecha, porque sus clientes sabrán perfectamente con quién hablar: ya producida la fusión gobierno-industria, el mapa de los lobbistas será más claro que el agua, las agendas telefónicas estarán 24/7 disponibles.

Un básico derecho de las naciones independientes es la propiedad de sus recursos naturales y el derecho de su explotación. A partir de la figura de las concesiones mineras, el derecho se ha transformado en tan ilusorio y ridículo que la imposición de un royalty pareció una terrible expropiación. Ahora, las bajas tasas impositivas y las ganas de flexibilizarlo todo de las cabezas termo-libertarias del Ejecutivo entrante anuncian un paraíso difícil de creer para los mismos de siempre.

Palabras Clave :

1 Comentario

  • Y si Piñera quiere cumplir el millión de empleos, firmo donde sea que no habrá sino chipe libre para llegar y llevar….

  • Deja un Comentario