Las vueltas son las que dejan Vol.II

17 de Ene, 2010 | Por | 1 Comentario

Es el fin de la Concertación en el Gobierno. Muchos pensaron que este día no llegaría, pero la suma de errores no forzados en la campaña, la despolitización de la sociedad civil y la ausencia de un proyecto y un candidato en realidad innovador (como lo fue Michelle Bachelet) le pasaron la cuenta al conglomerado oficialista. Los ciudadanos han hablado, el poder debe callar y asumir unos, el mandato soberano y otros, la derrota política.

Hay muchas cosas de las que aprender en la derrota de la Concertación, casi todas son muy básicas, pero no por ello menos relevantes. Lo primero, que la política pasa en la calle, en el boca a boca, en la pobla, en la micro y de eso la Concerta ya se olvidó, apoltronados en los edificios públicos, operando por años las acciones políticas desde el micro cálculo del lote partidario. Hay que reconstruir el tejido social en el territorio, ganando concejalías, alcaldías, formando gente, entregando lo que sabemos a los que no lo saben, aprendiendo lo que no sabemos de los que lo saben.

Lo segundo es que las campañas se hacen de cara a los problemas y preocupaciones de la gente y no de los problemas de los partidos políticos. Que las campañas tienen que hacer soñar e imaginar el futuro y no tratar de vender productos, sloganes, ideas vacías de sentido democrático y republicano.

Lo tercero, que los rostros de las campañas tienen que ver con la popularidad real, la cercanía, no con efectos mediáticos (Bowen) ni con balances de poder partidario (Burgos). Yo creo que sin Tohá, LagosW y Orrego esto hubiera sido peor, si hubieran estado antes, capaz que el resultado fuera mejor. Lo anterior, en un contexto mediático adverso es clave, hay que seleccionar a personeros que sean capaces de conectar con la gente a pesar del cerco mediático pro-derecha.

Lo cuarto, MEO y su camino propio lesionó profundamente la unidad del pueblo concertacionista, en un sistema que premia las alianzas políticas, las señales de desgobierno no son un buen antecedente para el electorado, la incapacidad para procesar las críticas internas de los partidos y el personalismo filo-psiquiátrico de Marco son tan responsables de la derrota electoral como los errores de la campaña y la inoperancia de los líderes del comando.

Por último, es necesario aprender que la política tiene de dulce y de agraz y en este momento, ser parte de la alternativa, ser parte de la renovación, ser parte de la oposición, es lo que nos toca.

1 Comentario

  • Me quedo con la primera lección: “la política pasa en la calle”

    Creo que las otras se desprenden de ésta y no se puede seguir culpando a una campaña de lo que fue una deconstrucción sistemática de las bases que llegaron al poder hace 20 años, por parte de los partidos políticos de la concertación.

    Sin duda la campaña reflejó esta soberbia y falta de autocrítica, hermetismo excesivo a nuevas caras y nuevas ideas.

    Creo que el análisis de este artículo le pega el palo al gato: http://www.mariowaissbluth.com/secciones/articulos/pdf/desalojo.pdf

    Saludos

  • Deja un Comentario