Razones desde la izquierda

15 de Ene, 2010 | Por | 8 Comentarios

por Gabriel Boric y Nicolás Grau;

La elección de este domingo representa desde ya, gane quien gane, un fracaso para el mundo de izquierda. Por una parte, el país elegirá entre continuar con la Concertación y su condescendencia con la forma de vida que heredamos de la dictadura, o bien cambiar a un gobierno de derecha del cual no se puede esperar otra cosa que la profundización de ese modelo.

Por otra parte, la política ocupa cada vez un espacio menos relevante en nuestras vidas. Es así como a muy pocos de las nuevas generaciones les interesa participar en esta elección. En efecto, el nuevo presidente puede ser elegido con menos votos que los que obtuvo Pinochet en el plebiscito del 88.

Ambas situaciones, las opciones que hoy tenemos y quienes han deseado ser los electores, son buenos motivos para sentir frustración y necesidad de cambiar el cuadro político futuro.

Es por esto que nuestro deber como parte del mundo de izquierda es construir una plataforma programática de largo plazo que, sin estar solamente determinada por coyunturas electorales contingentes, sea capaz de reunir a todas las fuerzas que hoy, por diferentes motivos, han decidido enfrentar la realidad de manera dividida. Debemos recuperar la vocación de mayoría y la capacidad de transformar la realidad.

Ahora bien, nos guste o no, el próximo domingo va a ser electo el próximo presidente de Chile. Y ante este escenario no somos indiferentes.

Nos somos indiferentes, pues no sólo conocemos la historia de nuestro país y, en particular, el actuar de la derecha durante la dictadura, sino que ademas hemos vivido la implementación de un conjunto de políticas  de derecha durante los gobiernos de la Concertación.

Es por lo último que no nos parece creíble ni aceptable que el mismo conglomerado que durante 22 años ha hecho del consenso un fin en sí mismo, y que hace sólo un año alzaba sus manos con la UDI y RN, haciendo un festín con su pobre y continuista reforma educacional (LGE), que de paso le daba la espalda al movimiento social más esperanzador que ha tenido el Chile post dictadura -la movilización pinguina de 2006-, ahora nos trate de convencer de una caricatura en que la derecha es inmoral y malvada y que ellos  son los paladines del progresismo.

El oportunismo político y la mala memoria nos hacen dudar. Sin embargo, pensamos que la mejor opción, entre el nulo y votar por Frei, es aportar con nuestro voto y opinión para que los partidos de derecha no lleguen al poder político.  De este modo, este domingo 17 haremos fuerza en la misma dirección con el sector del cual hemos sido oposición, votaremos de igual modo, pero nuestras razones no son sus razones.

Votaremos Frei porque pese a que sus palabras a estas alturas no son garantía suficiente, parte de los compromisos que han asumido frente a la desesperación de una posible derrota abren una brecha de posibilidad a cambios en el sistema político, tributario y educacional que nos parecen profundamente necesarios. También porque en el concierto Latinoamericano nos sentimos más cerca de Mujica, de Lula, de Correa y de Morales, que de Uribe, García y Calderón, y pese a que Frei no representa lo mismo que el primer grupo, sabemos que en un gobierno de derecha, los aliados serían los segundos. Y además, porque vemos en las dos almas que cruzan a la Concertación, una que no ha abrazado al neoliberalismo, una con la que es posible avanzar en la acción del mundo social en su lucha por mayor democratización, equidad y justicia.

En definitiva, este domingo votaremos Frei con una sensacion de vergüenza y responsabilidad. Lo haremos porque creemos que es lo mejor para el País. Esperamos contribuir para que en el futuro tengamos una mejor opcion y un conjunto de ciudadanos que deseen participar de tal elección.

(Gabriel Boric fue Presidente del Centro de Estudiantes de Derecho de la Universidad de Chile en 2008; Nicolas Grau es Economista y  fue Presidente FECH en 2006)

8 Comentarios

  • Pero en fin, ¿cual es la razón esgrimida para votar por Frei?

    Demasiadas vueltas para decir lo mismo de siempre:

    “El actuar de la derecha durante la dictadura, sino que ademas hemos vivido la implementación de un conjunto de políticas de derecha durante los gobiernos de la Concertación.”

    Es un argumento completamente valido para no desear tenerlos en el poder. Pero si y solo si se eternizan como gobierno.

    En cuatro años no van a poder realizar ningún cambio sustancial (del mismo modo que la concertación, ¿o creen que esta vez sera distinto a los últimos 20 años?). Pero se van a ver obligados a hacer una gestión y administración impecables, so pena de NUNCA más alcanzar el poder (o esperar por lo menos 20 años más).

    Por otro lado a la concertación le falta poda, igual que un árbol que se está empezando a enchuecar. Si la derecha llega al poder, este año va a ser de poda. Se van a ensañar con los malos elementos, y nos van a ofrecer como espectáculo morboso el coliseo jurídico (Seamos honestos ¿No les gustaría saber que otro desfalco han realizado?).

    Después de esta carnicería solo quedaran los genéticamente puros. Selección natural. Vote nulo tranquilo, que nada tan malo puede pasar en 4 años.

  • el que en el voto aparezca un nombre es motivo de una serie de errores a la hora de pensar nuestro voto. cuando nos toca marcar una línea que está al lado del nombre de una persona, nos vemos inclinados a pensar que lo que estamos haciendo es votando por esa persona, cuando nada podría estar más lejos de la realidad.

    en las elecciones, sin importar cuál sea, nunca se vota por individuos, porque no son los individuos quienes hacen la política. son colectividades. agrupaciones, partidos políticos, esos son los agentes de la política. y más allá de si eso es bueno o malo, es importante tenerlo en cuenta.

    las razones por las que uno podría votar o no votar por un candidato van a ser siempre menos importantes y menos relevantes que las razones que uno tenga para votar o no votar por las colectividades que ese candidato va a representar y con las que ese candidato va a gobernar.

    desde ese punto de vista, preguntar si uno debiera votar por frei o por piñera es no preguntar la pregunta correcta, porque no votamos por individuos. votamos por grupos. y en ese sentido, la razón para no marcar la línea de piñera en el voto el próximo domingo es la misma que ha habido durante los últimos veinte años (con distintos nombres asociados): que no queremos un gobierno de derecha en chile. y no lo hemos querido por 50 y tantos años.

    más allá de eso, me molesta lo común que se ha hecho escuchar comentarios como el de budinich. si realmente crees que lo mejor para el país es que haya un “año de poda”, y si crees que eso se logra votando por piñera… entonces vota por eso. decir eso y después darte el lujo de llamar a votar nulo es de cobardes.

    votar nulo nunca tiene mucho sentido, pero menos sentido tiene hacerlo en una segunda vuelta. como bien se dice en el posteo de esta ocasión, “nos guste o no, el próximo domingo va a ser electo el próximo presidente de Chile”, y sin importar cuántos picos dibujes en tu voto, eso no va a cambiar.

    en ese escenario, no marcar una preferencia (o marcar más de una, si es que en verdad quieres votar nulo) no es nada más que facilitarle la victoria a uno de los dos y dejar que la decisión se tome sin ti.

    por eso no voto nulo blanco. por eso voto por frei. esas son mis razones.

  • “votar nulo nunca tiene mucho sentido, pero menos sentido tiene hacerlo en una segunda vuelta.”

    Siempre sera MUY distinto, leyéndolo a nivel estadístico y semántico(que es lo que se hará cuando analicen los resultados después de las elecciones), que un candidato gane o pierda, sin ser una mayoría o minoría real.

    ¿No sería acaso un espaldarazo y un gesto de buena fe para nuevos (o renovados) grupos políticos que no están en escena?

    ¿No sería una señal clara para el que entre a gobernar de que tiene que desempeñarse PERFECTAMENTE so pena de ser incapaz de retener el poder?

    La realidad no es binaría, blanca o negra, los eventos tienen lecturas múltiples a veces incluso oximoronicas (¿O nunca has llorado de felicidad?)

    La realidad binaría es una cosmovisión del neolítico, donde uno era bueno o malo dependiendo del cumplimiento de un código moral escrito en tablillas de arcilla.

    No votaras nulo dice la tablilla

  • Felipe, creo que esta breve nota pantea “la verdad de la milanesa” (como diria mi madre) y es que en 4 años si puede quedar la grande, si puede concretarce un retroceso en las humildes pero concretas conquistas sociales que ha realizado la Concertacion, y por sobre todo que, como lo plantean los autores, en las dos almas que cruzan a la Concertación, una no ha abrazado al neoliberalismo, una corriente subterranea pero de enorme fuerza con la que es posible avanzar en la acción del mundo social en su lucha por mayor democratización, equidad y justicia.

    esa es la verdad de la milanesa.

    un saludo

  • Al fin caí en la cuenta de un capitulo de Futurama –segunda temporada- en que se elige al presidente del mundo. En una alegoría, tal vez, a las similitudes de los programas de los principales partidos hegemónicos de USA, se enfrentan los dos contendores Jack Johnson y John Jackson. El debate que aparece en el episodio tiene tanto de nuestra local realidad. Ver y escuchar a Piñera y Frei y después de leer la reflexión que desarrollan en esta nota simplemente me llevó a esa escena. Hablando de diferencias cuando los dos son clones de una misma ramera, una madre que las sustenta desde el sistema. El problema, dirán, es que estamos enfrentados al dilema de algo malo y algo menos malo, decir que la derecha dura gobernará es una redundancia sin sentido pues HA gobernado desde que instauraron su revolución neoliberal a sangre y fuego (Constitución, itinerario institucional, FF.AA., medios de comunicación parciales sin independencia del poder económico). Dirán que la derecha dura va a desmontar el aparato de asistencia es un chiste cruel, pues es esta la administración que ha comenzado el trabajo de borrar con el codo lo que a escrito con la mano. Piñera glorifica los bonos en dinero efectivo que transforma a cada chileno en consumidor que el mercado recibe feliz. El problema es de qué forma se asegura que la quinta administración concertacionista va a cumplir. De qué manera quienes se han enquistado en el poder deformando la esperanza al punto de hacer sentir vergüenza de los liderazgos, cuoteos y falta de ética. La derecha dura ya demostró que no tiene nada de lo que pregona su candidato, que lo liberal en el mejor de los casos termina en la oficina de una gran compañía especulando con los precios de los satisfactores de los chilenos, pero la Concertación ha sido un alumno aventajado en las tareas de cumplir con itinerarios institucionales. Me quedo con que en la urna va la única manifestación posible y digna, la que no se deja doblegar por el miedo, pues compañero le digo que desde mi trabajo en Defensoría Popular he sentido como el Estado interviene telefotos, hace seguimientos, reprime de manera masiva y selectiva la disidencia social y política, crea “agenda cortas antidelincuencia” amparada con la derecha dura, en definitiva Jack Johnson y John Jackson… la derecha.
    VOTO NULO

  • y ahora se hace el ultra el niñito de papa hijo de la concerta… su pasado lo condena

  • las volteretas de la vida y por este votaron en la fech esta claro que la derecha lo financio para quebrar el verdadero movimiento de la izquierda. Ultra al pedo…

  • Deja un Comentario