Los 80, los 90 y nuestra mentalidad televisiva

02 de Nov, 2009 | Por | 1 Comentario

Que la televisión se transformó en “el” agente socializador de Chile es una perogrullada. Que su calidad de contenidos y su valor educativo se ha ido perdiendo es un lugar común de analistas y “personas serias”. Sin embargo, de vez en cuando, los contenidos y la relevancia que podría tener entre nosotros una televisión de calidad se deja ver entre tanda y tanda de ofertas del retail.

Dos programas recientes, “Los 80” de Canal 13 y “40 años” de TVN han mostrado en las ultimas 3 semanas un relato de nuestro pasado reciente con el que aun quedan cuentas por saldar. Ser capaces de vernos y reconocernos en la pobreza material y la tradicionalidad de la clase media de los 80 y enfrentarnos al despliegue de mentiras,  montajes y banalidad transmitida por TVN en época de dictadura, han sido aciertos programáticos que permiten el diálogo, el cuestionamiento y ejercitar la memoria en la conversación cotidiana.

Si bien estoy de acuerdo con Rafa Gumucio en que esta suerte de consenso trágico sobre el pasado es una “salida” para no hacerse cargo de los problemas que siguen presente en nuestro feudo (a propósito de la polémica por el Oscar y “la Nana”):

La verdadera frontera de conservadurismo chileno no está ya en el pasado, por todos -o casi- asumido, sino en el presente. Las pocas obras que hablan de eso, de ese Chile nuevo y complejo que no es fácil de catalogar, donde los buenos no son tan buenos y los malos no son tan perversos, son perpetuamente perseguidos por los guardianes de nuestro paraíso consensual.

Mirar al pasado nos permite hacer luz sobre los problemas del presente, mirando “los 80” podemos ponerle “carne” al miedo a la pobreza y a la esperanza (ingenua) de cambio que marca hasta hoy el pensamiento político de gran parte de la ciudadanía. Mirando “TVN 40 años” nos damos cuenta de cómo los medios construyen la realidad que dicen “reportear objetivamente” y siembra la duda y desconfianza que también mucho seguimos sintiendo con el establishment, independiente de su tendencia política.

En hora de campañas, franjas televisivas, comandos en terreno y la ausencia de discusión programática me pregunto  ¿seremos capaces de asumir los 90 y procesarlos en el presente para construir un futuro, así como estamos procesando los 80?, o ¿esto es “tabula rasa” y es mejor aplicar CTRL+ALT+SUPR porque hemos escondido demasiado bajo la alfombra?.

Palabras Clave : , , , , ,

1 Comentario

  • Es difícil para un veintiañero común mirar hacia el pasado controversial de Chile sin cierto recelo. Básicamente, es la conversación que nunca se tuvo en el living de la casa, porque era “muy doloroso”, ni con los amigos porque podían ser del “otro lado”. Hacerse una opinión clara e informada de lo que pasó requiere bastante esfuerzo, pues los medios de comunicación dejan bastante que desear como “facilitadores” del entendimiento del pasado, sin considerar que conseguir imparcialidad sobre el tema es como encontrar vida inteligente en un canal nacional a las 5 de la tarde. Como televidente de “Los 80” y del programa TVN (gracias al cual conocí a TEVITO), puedo decir que es un gran primer paso para el ejercicio de sacar conclusiones; no tengo la nostalgia del que va a cumplir 35, ni la revalidación del que bordea los 50, el primer efecto en mi es la curiosidad. Estos programas me generan preguntas, ganas de leer, ansias de más historias….¿Será la edad? Soy de las personas que creer que el pasado no hace el futuro, pero si creo que la experiencia es la primera y más importante de las enseñanzas. ¿Por qué ninguno de Los Hermanos de Silvio miró hacia atrás antes de comenzar a caminar?… quizás por eso tropezaron y se perdieron…

  • Deja un Comentario