Capturados por su transparencia

29 de Sep, 2009 | Por | Sin Comentarios

pt_intro

Se dice muy bien que mientras más alto e importante el cargo, mayor es el estándar de responsabilidad. No se le puede pedir lo mismo a un director de una empresa cualquiera que a un candidato a la presidencia. La consignación de la falta de Piñera en un informe de Transparency International fue un certero golpe de Frei y una mala reacción de los asesores comunicacionales del candidato de la Alianza: haberle redactado un par de puntos de defensa del informe dado a conocer horas antes lo hubiera dejado más indemne y preparado.

Con todo, la inocente postura detrás de la organización y diseño del capítulo chileno de Chile Transparente vuelve como un boomerang a su cabeza. Sabemos que las instituciones son netamente un fracaso si es que no superan el test mínimo de gobernabilidad: su diseño, como los puentes, debe soportar el mayor de los temblores. Y este puente se cayó sólo a raíz de un pequeño remezón.

El capítulo chileno de Transparencia Internacional cuenta con un Directorio, un Consejo Asesor empresarial, mucha gente importante preocupada del tema – ¿qué persona no podría decir que no le interesa la honestidad? – y ahora un galopante conflicto de intereses. Parte de su directorio apoya en postura personal la candidatura de uno de los implicados en un informe visado por la sede general de Berlín y los desmentidos sobre los hechos que ellos mismos hicieron tienen más olor a tinterillada jurídica que la protección de la buena fe de los hechos que allí se consignaron.

¿Se imaginan entonces como sería la postura de Transparencia Internacional Líbano, Lituania, Venezuela o Argentina, si dicha conducta de sus directores – negar el informe – fuera universalmente aceptada como un estándar válido?.

Pasado el asunto, el día siguiente, el Directorio de Chile Transparente lanza una conferencia ad hoc más cercana a la asepsia que a la defensa de la publicidad y de la probidad. Se instala en Chile la segunda derivada de la corrupción, el conflicto de intereses. ¿Con qué cara podría ahora defenderse por ellos la eterna tramitación de la ley del lobby?.

La foto la sacamos de acá

Sin Comentarios

Deja un Comentario