Piñera, LAN, y una apuesta

25 de sep, 2009 | Por | 1 Comentario

Sebatián Piñera

Sebastián Piñera

Lejos están los días en que Sebastián Piñera y Chile Transparente se reunían como buenos amigos a incentivar a los profesores de Chile a evitar la corrupción. Y mientras los dos ex-socios ahora se apuntan mutuamente con el dedo, vale la pena detenerese a considerar un par de aristas de esta historia.

Primero, hay que reconocer que la sincronía que llevó a Transparencia Internacional a revelar el informe justo antes del debate presidencial no puede haber sido peor para Piñera. En una reacción que solo se puede calificar como paranoica, el comando del candidato esta furioso por el simple hecho de que algunos diarios publicitaron el hecho. Pero políticamente, lo insólito no es que Frei haya mencionado el informe, sino que Piñera y su equipo comunicacional no haya tenido más respuesta que la rabieta con la que el candidato contesto la acusación. Después de varios años de campaña desde que sucedieron los hechos, uno pensaría que Piñera tendría una respuesta más sólida que negar los hechos y refugiarse en tecnicismos.

Y es que Piñera está en problemas, porque para la mayoría de los Chilenos, una multa de 363 Millones de pesos no es una cosa que se pueda descartar como una mentira. Es simplemente un número muy sólido, aunque técnicamente la falta por la que se le multó no es, como afirma el informe, el uso de información privilegiada – un pecado de acción – sino de no haberse abstenido de una compra en marcha una vez obtenida esta – un pecado de omisión. La distinción podrá importar para acusar un foul de Frei y desviar la atención, pero como esta no fue la primera aventura de Piñera en las fronteras de la legalidad bursátil, habrá que ver si los electores se compran al empresario como un ejemplo de honestidad.

Segundo, y aparte del craso error de no tener una respuesta a lo que debería ser una obvia línea de ataque, el otro tropiezo de Sebastián Piñera fue la apuesta política que hizo el 2006, cuando se descubrieron sus malabares con las acciones de LAN: el pagaría la multa lo más rápidamente posible y, sabiendo que la campaña política estaba todavía a varios años de comenzar, esperaría que el episodio se convirtiera en noticias añejas que nadie se molestaría en desenterrar.

Y el 2006 quizás esa parecía una apuesta razonable, pero la Campaña 2009 ha sido diferente en que los medios (bueno, algunos), todavía en forma un poco tímida, están dispuestos a contarle al público más sobre los antecedentes políticos y personales de los candidatos a la Presidencia de la República. Es natural que Piñera no quiera más que mostrar una historia empresarial honesta y exitosa, pero sería absurdo que los medios, los ciudadanos y, más aun, sus oponentes se adhieran a esas reglas.

(las fotos las sacamos del sitio flickr del candidato, bajo licencia Creative Commons)

1 Comentario

  • [...] no disponible al público, está publicada hoy, en El Mostrador. Un capítulo más en la crónica de una apuesta fallida. Comparte este [...]

  • Deja un Comentario