La UDI y la Píldora (redux)

27 de Jun, 2009 | Por | Sin Comentarios

Juan Lobos, Diputado UDI (Wikipedia)

En El Mostrador nos cuentan la profunda hipocresía con que Juan Antonio Coloma y Victor Pérez intentan barrer los temas valóricos bajo la alfombra:

Tampoco se ha medido en criticar derechamente a la mesa encabezada por Coloma, acusándola de “actuar en forma débil y poco consecuente con lo que es la UDI”, entre otras cosas. Pero la directiva se ha negado a trenzarse en una polémica interna, para evitar que el tema “agarre vuelo”. Y aunque prefirió tomar palco, ante un problema que podría seguir creciendo frente a sus ojos, no está ajena a lo que ocurre en la bancada. Fue allí donde Arenas encontró a su contraparte. Juan Lobos, médico de profesión, fue el primero en desistir de haber patrocinado el requerimiento, pasando a convertirse en un férreo defensor de la distribución de la polémica píldora.

Eso, uno supone, hasta Marzo del 2010, donde un triunfo de Piñera les daría la oportunidad de entrar por la puerta grande al Ministerio de Salud y asegurarse que el tema agarre vuelo nuevamente.

El premio a la incoherencia, sin embargo, se lo gana el Diputado UDI Juan Lobos, que declara, con un sentido común que brilla por su ausencia en su partido:

Aclaró que “no existe ningún antecedente científico serio que permita calificar de abortiva a la píldora del día después” y que “no corresponde pretender imponer criterios religiosos o ideológicos de algunos grupos a toda la población“. Además, instó a Arenas a “aceptar la actitud del candidato presidencial de la Alianza, Sebastián Piñera, que fue además respaldada públicamente por los presidentes de la UDI y RN, Juan Antonio Coloma y Carlos Larraín, de dejar en libertad de acción a sus parlamentarios ante la iniciativa legal presentada por el gobierno respecto a la píldora del día después”.

El único problema, claro, es que este Juan Lobos es el mismo que en 2007 firmaba el requerimiento ante el Tribunal Constitucional argumentando lo mismo que hoy denuncia: que la píldora es abortiva y que él y sus colegas diputados podían imponer sus criterios religiosos e ideológicos al resto del país. El mismo requerimiento que terminó con una resolución de inconstitucionalidad que hoy impide que los más pobres tengan acceso a la PDD. Juan Lobos y sus colegas UDI, por supuesto, pueden entrar a cualquier farmacia y comprar el mismo medicamento cuando quieran. Para eso les pagamos bien.

Por acá no somos ingenuos, y ya sabemos que a la derecha de este país le crece en los años de elecciones un espíritu de tolerancia que es tan intenso como de corta vida. Pero hay que preguntarse también como personajes como el Diputado Lobos tiene la cara de salir a auto-nominarse portavoz del sentido común, después de haber sido un capitán de la escuadra puritana de la UDI.

Sin Comentarios

Deja un Comentario