Marco 2010 o la “política entretenida”

15 de May, 2009 | Por | 8 Comentarios

-“Y, ¿ya tenemos candidato?”-, me preguntó un amigo fiel a la Concertación el otro día. Yo como que no quiere la cosa y para no responderle que la elección de diciembre estaba más fome que la tele un domingo en la tarde,  le dije:  ¿y tú ya tienes?, claro po,’ Marquitos!, me espetó, lo vi en Estado Nacional y me convenció. Y así le está pasando a tantos en la Concertación y fuera de ella.

Marco E-O, quien lo creería, de esposo-de-famosa y diputado díscolo a Candidato Presidencial con posibilidades. Los medios no se cansan de informar lo “preocupado” de los comandos del duopolio político con la arremetida de este acelerado, hiperkinético y locuaz diputado. La novedad de los niños del techo para Chile metidos en política murió en un dos por tres. Ni Bowen ni Irarrázaval pudieron frenar la arremetida del “díscolo”, el “rebelde”, el diferente.

Yo creo que esto pasó porque Chile tiene su corazoncito liberal a la izquierda y cada día nos gustan menos los niños de la pastoral, porque a la gente le gusta la gallá chora y contestadora, porque a los chilenos le gusta la gente valiente, que se atreve, porque está cansada de las componendas en las cúpulas, de las órdenes de partido y de andar tan ordenaditos en la fila del supermercado, las farmacias, la multitienda, el banco.

Además porque en una sociedad donde lo colectivo se desprecia, donde no hay una “esfera pública” fuera de los medios de comunicación masivos y donde todo lo que sabemos (y es verdad) lo dice la tele, Marco resulta un héroe, el Mesías del Cambio, la oxigenación, el recambio, todo, un verdadero Obama Chileno. ¿Será tan así?

El Marco-héroe ha sabido capitalizar el descontento con el atropello y el carerajismo que todos sentimos cotidianamente y su actuar es tan mediático que opacó en pocos segundos de tele las buenas intenciones de Arrate, las malas de Adolfo y las extrañas de Navarro. La Alternantiva soy yo!, puede decir E-O con justicia.

Más que la persona me interesa el fenómeno que puede representar su vertiginoso ascenso, porque, ojo, Marco no es un “outsider”. Creo que debemos tomar en serio la candidatura de Marco porque como dice su slogan: “Chile cambió”, pero debemos despejar mitos en torno a su figura en por lo menos tres falacias que lo hacen ver como “Mesías” o que hacen menospreciar desde el ninguneo de los aparatos partidarios sus posibilidades.

La primera falacia es que Marco no es un político, la segunda es que Marco tiene un discurso de izquierda y la tercera es que Marco representa un cambio generacional. Si no despejamos estos equívocos seguirá creciendo el mesianismo en torno a su figura, -que sabemos en Chile nunca ha terminado bien- pero si no analizamos lo que representa su irrupción en la carrera presidencial, se corre el riesgo del ninguneo partidario y la consecuente victoria de Piñera en segunda vuelta, que para mí sigue siendo el peor de los escenarios.

1. Marco sí es un político.

Cómo hablar de Marco sin hacer un par de referencias simbólicas a su arbol genealógico. Hijo de Miguel, el líder más importante de la izquierda local revolucionaria, lo más cercano al Che que dio esta tierra. A la vez es hijo de uno de los articuladores de la construcción de la Concertación, la fuerza política más importante y exitosa en la historia contemporánea de Chile. Marco es hijo de la izquierda y de su renovación y es hijo de Manuela Gumucio, Doctora en Sociología, experta en comunicación, mirista y miembro de número de la clase alta conciente de los años sesenta.

Sus abuelos tampoco fueron poca cosa en esto de la política: su abuelo materno Rafael Agustín Gumucio fundador de la DC, de la que salió para iniciar junto a otros la Izquierda Cristiana.  Su abuelo paterno, Rector de la Universidad de Concepción, Ministro de Estado de Allende, “don Edgardo”, Radical químicamente puro,  miembro de una familia con gran vocación de servicio público. La tía abuela de Marco,  Inés Leonor, primera intendenta de Chile y primera parlamentaria de Latinoamérica. Con ese árbol genealógico, no digamos que Marco es un aparecido.

En su cabeza de aristócrata progresista debe sentir que tiene derecho legítimo al poder, le pertenece y lo reclama, es capaz de pedirlo para sí. Eso es lo que lo hace “diferente”, no busca la nominación sin buscarla, como Insulza o Lagos, ni sale a negociarla en las primarias más ordinarias del planeta como Frei. Marco Enríquez-Ominami, reclamó la   nominación para sí, con el más fuerte de los argumentos que un político puede enarbolar: el no tener el miedo a perder. Eso hace de él el candidato “más político” de los que están en carrera, le habla a la sociedad, la lee, la interpreta y le devuelve un basta! que se recibe con aplausos. No se vende como Gerente ni como hombre de Estado, Marco se vende como un transformador, un reorganizador, forzando el análisis: un revolucionario y eso sí que es política!.

2. Marco es liberal, no de izquierda.

Si hay algo de verdad en lo que dicen las palabras de Max Marambio: “Marco representa el socialismo posible”, esto es que Marco es  más de lo mismo en cómo está armado el sistema socioeconómico en el que vivimos, el que deja hacer a las fuerzas del mercado y trata de proteger a los que les va mal en el juego de la oferta y la demanda. Como el juego de la oferta tiende al monopolio, los que perdemos somos millones. Las soluciones liberales-invidualizadas a esta realidad no son capaces de superarla, no hay solución técnica posible al tema de la desigualdad si no pasa por un cambio en el pacto social de producción, que es un acto político, que la relación trabajo-capital se equilibre, que la torta se distribuya mejor. En esto Marco no había dicho nada. ¿Por qué será?. Este viernes salieron a la luz las primeras ideas de su programa económico: liberalismo puro y duro.

Marco es un empresario de las comunicaciones más que “cineasta” , sus películas son malas y su serie televisiva lo acerca más a la industria cultural que a la “escena alternativa”. Marco no irá nunca a Cannes y por eso es amigo de Danús, Marco sabe que en el juego de la liberalidad los patrones ganan y los trabajadores pierden. Adivinen donde está puesto él y sus amigos.

3. Marco no representa el cambio generacional.

Marco tiene 35 años, Patricio Aylwin tiene 90, si esa es la comparación, claro que es un recambio!, pero si le damos una vuelta más hay muchos “jóvenes” de 30 y tantos que llevan 10 o más años en política, han sido miembros de las juventudes de partidos, concejales, alcaldes, diputados, subsecretarios, jefes de gabinete. Si uno se acerca a una tienda política o a un ministerio está lleno de jóvenes. La renovación no es un tema de fecha de nacimiento, hay muchos jóvenes políticos muy “viejo-chicos”, sino un tema del tipo de prácticas que pretende instalar una determinada comunidad. (que pude ser intergeneracional) Es un problema de ideas, no de edades.

Las ideas de Marco (que son pocas  hasta la fecha) tienen que ver mucho más con las del eje Concertación-Alianza, que con el eje pasado-futuro. No hay nuevos temas generacionales, hay resoluciones distintas a los problemas de generaciones anteriores, la innovación en política (como en otros ámbitos) no tiene que ver tanto con nuevas respuestas como con nuevas preguntas, preguntas nuevas que hagan aparecer problemas nuevos, visibilizar realidades que se mantienen en el margen, pienso en la situación de la mujer, la violencia, la educación para el siglo XXI, la cultura como patrimonio de todos, el consumismo, las nuevas formas de la pobreza, la integración a la sociedad global, los cambios en el mundo del trabajo y un largo etcétera.

Es cierto que nuestra generación (Marco tiene 3 años más que yo) es cómoda, disciplicente, escéptica. Los que nos criamos en los ochenta, fuera o dentro del país, tenemos mucha más conexión con la cultura masiva mundial que con la cultura política local. Hay que reconocerlo, no hemos hecho la pega, el ímpetu de Marco y sus secuaces puede ser un muy buen aliciente para decir basta y ponerse a andar… Por eso voy a ir a la notaría a darle una oportunidad a Marco, porque sin Marco, la elección de diciembre era menos de lo mismo. Y eso, si que era fome, mas fome que la tele un domingo en la tarde.

8 Comentarios

  • Primero: Yo también voy a la Notaría (mi mujer ya fue)… creo que esta situación reflejará que tan capaces somos los chilenos de buscar los cambios, probar lo nuevo, antes que abrir la boca y hacerle caso al avioncito…

    Segundo: Y los documentales del domingo en la tarde?… yo los encuentro entretenidos… Más fome es la tele de lunes a viernes entre las 9 y las 21 hrs y de las 10 a la 1 am (después no me digan que no veo las noticias y a veces un capítulo de house o un cachondeo en la red)

    Saludos

  • Chuatas! hacía 2 o tal vez 3 años que no pasaba por Los Republicanos. Que gusto saber que continúan… y más lucidos que nunca.

    Bien por lo de las generaciones y el recambio; mejor aún por lo de más que nuevas respuestas son nuevas preguntas. Ese si que es un desafío, porque jóvenes o viejos tecnoburocratas parecieran desestimarlas bajo el aburrido argumento que lo urgente se come a lo necesario.

    ¿Cómo llegué nuevamente a Los republicanos?. Raro, empecé con unos videos que buscaba para acompañar una clase que realiza mi polola en la Adolfo Ibañez de Viña sobre el ya celebre concierto en managua de 1983, canciones de Mejía Godoy, Amparo Ochoa y de ahí a los 80’s, Piinochet, María Maluenda acusándolo de asesino, luego un magro trailer sobre una pelicula biográfica, un posteo suelto y medio novento sobre su nieta para llegar a una opinión sobre la suerte del colegio Latinoamericano que hizo una chica de apellido? nick? Kadima (que era miembro repúblicana), luego un post de Tania y de ahí el tuyo razonándo de modo analógo al mio. Uff.

  • Sebastian, excelente análisis. Totalmente de acuerdo en que este fenómeno sociopolítico le imprime algo de entretenido no sólo a las elecciones, sino que a la política chilena, que no podemos negar, estaba muy aburrida. Basta de echarle la culpa a Marco de la derrota y crisis de la Concertación, la Concertación es la propia responsable. Soy otra que llamo a los chilenos a colocar su firma en las notarias para que MEO sea candidato.

  • Marco ya es una realidad y un bello sueño…de nosotros depende de que nos organizemos, ya no es un fenomeno mediatico y la concertacion lo sabe y está preocupada, quieren sacar a la Karen de la tele y eso no lo debemos permitir ya que sería un atropello a la libertad de accion y a la igualdad entre el hombre y la mujer. Estamos cansado de los viejos politicos…los nuevos dictadores que denostan a Marco y a todos los que lo siguen….ellos tienen el poder y lo ban a perder, eso depende de nosotros, creemos comandos en las poblaciones, hablemos del nuevo cambio que se viene pero sobretodo no le creamos a los noticiarios que han sacado de circulacion a nuestro candidato.

  • Apoyemos a Marco enriquez, este hombre a tenido la valentia de enfrentarse a todos los partidos políticos y los que se ha perpetuado en el Congreso y en los ministerios negándole toda posibilidad de asumir en estos cargos a los jóvenes. Saquemos a Marco presidente es nuestra oportunidad, la juventud que que cumpla con su deber civico y apoyen a Marco, los de la tercera edad tenemos nuestra oportunidad por eso lo estamos apoyando, los trabajadores y la edad media tienen que apoyarlo es el unico que a hablado de nuestros probemas, como una jubilan digna, un trabajo y sueldo digno y mas fuentes de trabajo para que la juventud y nuevos profesionales tengan donde desarrollarse como tal, ha sido el unico Diputado que a apoyado a los Exonerados políticos ante las autoridades para solucionar nuestros problemas de jubilacion. Todo lo que ha dicho en su campaña lo va a cumplir porque también a dicho como financiarlo, y eso lo hace un hombre responsable como Marco, con el tendremos el verdadero cambio en el sistema neo liberal y binominal que tanto necesita Chile.

  • Lo mas extraño de MEO es que, sin decir nada, sin comprometerse con nada, le ha bastado solo un movimiento de su mano para arreglar su lacado cabello para arrancar aplausos y discursos atribuyendole adjetivos como valor, cambio, frescura, verdad, sueño, bello, etc. Demasiadas luces y loas para un simple mortal como nosotros.

  • soy un profesional (arquitecto) SIN PADRINOS politicos ex-militante radical comparto los planteamientos y propuestas de nuestro futuro presidente poniendome a su disposición para lo que se requiera antes y despues de la eleccion

  • […] algunas semanas reflexionábamos sobre lo fome que hubiera sido la elección de diciembre sin MEO, hoy ya es una realidad que MEO lo que hace es condimentar un […]

  • Deja un Comentario