Cambio de Gabinete: la silla musical en acción.

12 de mar, 2009 | Por | 5 Comentarios

cambio-gabinete2

Ya es oficial. La renuncia de Foxley , a días de la presentación de la demanda peruana en La Haya y también a días de su lapsus acerca de los políticos peruanos anclados en el siglo XIX, gatilló un nuevo gabinete con una serie de movimientos de emergencia: arrastrando a algunos a irse, a otros a volver, a uno a cumplir sueños de infancia y a otra a adelantar sus planes. La silla musical en acción.

Así, tenemos nuevo gabinete. ¿Rostros nuevos? Cero. Experiencia, claro, la de estar siempre disponibles y en las listas cortas del oficialismo.

Un par de cosas para observar.

Primero, la de un diplomático experto en formas, pasillos y silencios, pero desconectado del “feeling pop” que hay en el barrio. Venir desde Washington a toparse con Choquehuanca viene dentro del paquete, Mariano.

Dos, la incombustible ubicuidad -oportunismo y desfachatez también- de Pancho Vidal y de quienes lo proponen para ubicarse dentro de todos los diseños y convertirse en una especie de niño símbolo de la Concertación. Feliz irá a jugar  a los soldaditos con Izurieta. Y felices también algunos extrañarán sus excentricidades, sus  excesos verbales y,  sobre todo, políticos.

Con la llegada de Vidal, Goñi Sale de Defensa. Pero no se va para la casa, claro. Toma la embajada en Estados Unidos, que Mariano Fernandez dejó para venir a suceder a Foxley.

Quizás, lo único rescatable es la llegada de Carolina Tohá, más que nada por lo que representa, por el “aire fresco”, por su capacidad política, por cómo llegó: siendo el primer parlamentario en renunciar a su escaño en democracia, y también la única de su generación con una carrera consistente y que no responsabiliza, por lo menos en público, del fracaso generacional de los g-80 a los viejos de los ’60 y ’70. Concedamos que estaba aburrida, que no iba a la reelección y que quería “aportar desde otro lado”. También que se acogió a la legislación vigente, aprobada durante el Gobierno de Lagos. Pero eso de salir corriendo al llamado de palacio es algo, por decir lo menos, llamativo.

Para completar la silla y poner la guinda de lo impresentable, sólo falta que se adelante la llegada de Harboe al parlamento y le ahorren la campaña como premio por ser “buen” subsecretario.

5 Comentarios

  • Aunque solo fuera por mantener una apariencia de buen manejo y solidez dentro del ejecutivo durante el último año de gobierno, se habría agradecido prescindir de Francisco Vidal en esta pasada y también evitar generar un nuevo reemplazo en el congreso sin consulta popular o algún otro mecanismo menos “a dedo” (en otras palabras, no era el momento para Carolina Tohá). Ahora, si llegara a suceder lo que se enuncia en el último párrafo, la cosa se pondría fea… como para cerrar el boliche durante un tiempo.

  • nicolas rebolledo dice:

    estos gallos no hacen sino pegarse en la cabeza solos. la concertación por el poder perpetuo no va mas.

  • Ascanio Cavallo analiza el cambio de gabinete con un dejo de frustración pocas veces visto en él. ¿por qué todos lloran la salida de Foxley?, yo creo que lo venía haciendo pésimo, él es talentoso, pero no aportó lo suficiente a posicionar a Chile en Latinoamérica como su jefa lo quería, está eso bien?, yo creo que no.

    http://www.latercera.com/contenido/654_109495_9.shtml

  • ¿Alguien nuevo?, me encantaría pertenecer al gobierno…me hace falta trabajo. Pensar que el cambio de gabinete, el séptimo u octavo de este gobierno, con platos repetidos(cuando la promesa en campaña de la Presidente esta dijo que nadie se repetiría los puestos…pero bueno, que más se puede esperar…

    Imaginense como se areglan en los puestos mas “pequeños”, si hace poco se contrato para hacer no se que, a la ex subsecretaria que vendía frutas con vehículos de uso “exclusivo” fiscal (con plata tuya, mía y de otras personas), en la municipalidad de La Florida, con alcalde de la concertación, lo peor es que cuando le preguntaron al ex- Venegas, respondió que no sabia de la contratación…el problema es que a esta señora trucha le pagan igual.

  • Deja un Comentario