por más que quieras tapar toda nuestra voz…

24 de Sep, 2008 | Por | 1 Comentario

Aún tenemos patria, ciudadanos. O, al menos, aún podemos tener voz para tratar de construir una mejor.

Hace unas horas, un par de periodistas del diario La Nación -Juan Walker -ex director- y Ana Verónica Peña-, fueron absueltos en el juicio por injurias que inicio contra ellos Ricardo Claro Valdés, por haberlo mencionado -que desatino, que rotería- en el artículo “Los top ten. La cara civil de la tortura”. (ver aquí un artículo que asumo es el mismo, pero con otro título)

Moraleja (al menos en primera instancia): puedes ser “el mas temido de Chile”, puedes contratar como abogado defensor al presidente del capítulo chileno de Transparencia Internacional (ejem, ejem), te pueden prestar ropa y argumentos el presidente del Tribunal Constitucional (¿les suena?), y el presidente del Senado (sin comentarios), pero si metiste las manos en el barro, tarde o temprano alguien lo recordará en voz alta, y no te va a quedar otra que escucharlo con todas sus letras. Citando el mentado artículo.

Para la realización de la sexta asamblea de OEA, en Santiago en 1976, Claro fue designado coordinador general del encuentro. Las violaciones de los derechos humanos fueron tema obligado y los esfuerzos de Pinochet y sus funcionarios dieron sus frutos: la resolución final hizo una tibia censura que El Mercurio transformó en apoyo total. El entonces presidente de la Comisión Chilena de Derechos Humanos, Jaime Castillo Velasco, y Andrés Zaldívar se las ingeniaron para hacer llegar a los delegados algunos documentos que denunciaban las muertes, desapariciones y torturas. Ricardo Claro los acusó de traidores […] A Claro también se le ha vinculado en la detención y desaparición de un grupo de trabajadores de Elecmetal, empresa de su propiedad […] Hace un par de años Claro fue funado en las puertas de Megavisión. Los manifestantes aseguraron que Claro puso a disposición de las fuerzas de seguridad dos barcos de otra de sus empresas, la Compañía Sudamericana de Vapores, para ser usados como centros de detención y tortura. Uno de ellos, el Maipo, trasladó a 380 detenidos desde Valparaíso hasta Pisagua. Muchos de sus “pasajeros” perdieron la vida. El otro, el Lebu, cumplió el rol de cárcel flotante y más de dos mil personas pasaron por sus bodegas y camarotes.

… Ya no podras mirarnos a los ojos más nosotros somos amigos, vos que solo estás por más que quieras tapar toda nuestra voz, nunca podras callar esta canción…

1 Comentario

  • hay que comerselas calladito no mas y la verdad siempre sale a la luz.

    Saludos,

    Hardy Mejor Hosting

  • Deja un Comentario