La Alameda de la mayoría

23 de abr, 2008 | Por | 4 Comentarios

(escrito por Tania, Sebastián y Matías)

Ayer martes 22 de abril miles de personas nos reunimos en Plaza Italia, para marchar y protestar por el fallo del Tribunal Constitucional sobre la Píldora del Día Después, así como también lo hicieron exitosamente otros miles en distintas ciudades del país. La marcha en Santiago llegó a convocar, según Carabineros, a 15.000 personas, en un recorrido que nos llevó por la Alameda hasta la Moneda, entre miles de mujeres y hombres, cantos y gritos ad-hoc para protestar por lo que consideramos una decisión que, por más institucional que sea, nos parece absurda e injusta en sus argumentos y en sus consecuencias prácticas.

La reflexion que compartíamos mientras caminábamos junto a esta muchedumbre de ciudadanos movilizados, es que nuestra clase política definitivamente “no ve venir” estos fenómenos. La derecha, porque nunca han tenido una real vocación popular y nunca -al menos en el mediano plazo- podrán sacar 15.000 personas a la calle a expresar una demanda ciudadana (puede que lo logren para alguna campaña electoral… y claro, haciendo fila para saludar al dictador muerto). La Concertación, porque hace mucho que sus dirigentes no salen a la calle (excepciones siempre hay, pero son eso, excepciones), hace mucho que no están donde están el corazon, las ilusiones y las rabias de sus votantes, que alguna vez fueron sus compañeros y camaradas, y hoy son algo así como “la gallá”.

Nuestra elite está apoltronada, y no comprende ni anticipa estos instantes en que la olla a presión suelta un pitido, como diciendo “aquí estamos, insatisfechos… no se olviden”. Y claro, la pseudo prensa que tenemos en Chile se alinea con la elite (sus dueños, avisadores y suscriptores), no con la ciudadanía.

Si comparamos la marcha realizada ayer, con las protestas realizadas por grupos conservadores de jóvenes del llamado movimiento “Pro-vida”, somos una mayoría innegable. No es posible que algunos medios de comunicación, particularmente la televisión, quieran hacer ver a este movimiento como el enfrentamiento de dos bandos con la misma fuerza y la misma cantidad de adeptos. Al menos La Tercera se dignó, esta vez, a poner los números (algo reducidos de un lado, ejem) en perspectiva

La buena noticia es que somos más, la mala es que la minoría se impone por sobre una mayoría, a punta de intolerancia.

Por supuesto, El Mercurio (el ‘diario mural’ de la minoría, ya sabemos) consideró que unos cuantos miles de lustros de ciudadanía en la calle no valían la pena, y relegó el tema a un minúsculo “El debate de la píldora llega a las calles” (al menos en eso es honesto, sin quererlo: admite que hasta ahora todo ha sido entre cuatro paredes).

Sólo Las Últimas Noticias (sí, Plop!), le dio un caracter más cercano a lo que significa una movilización ciudadana de este calibre en nuestra democracia particularmente falta de ciudadanía.

El canal nacional y el diario del estado dejaron bastante que desear en dotar a esta noticia del caracter que se merecía: son pocas las veces desde 1990 en que la ciudadanía, sin elecciones de por medio, ha salido a la calle en esta cantidad, menos aún de forma totalmente pacífica (ojo: cero detenidos).

Uno de los efectos de esta movilización ha sido el poder levantar otra serie de temas importantes para la agenda pública nacional. La percepción generalizada de injusticia (algo que sabemos que podemos cambiar y no ha cambiado) y de proyecto país a medias, ha tenido en este movimiento un espacio en el cual cristalizarse y fundirse con otras demandas sociales.

Sin lugar a dudas seguiremos debatiendo estos temas en la calle, en el trabajo, en los colegios, en la casa. Seguiremos exigiendo respuestas a las autoridades (o los que quieren llegar a serlo).

Seguirán pasando cosas de las cuales tenemos que estar atentos. Por ejemplo, el que algunos municipios darán todas las facilidades para obtener la PDD a las personas que así lo soliciten directamente, mientras otros se negarán (y se vienen las elecciones municipales, señores). También habrá que estar atento a lo que parece ser una apertura a la discusión respecto del aborto en el Congreso. Raya para la suma, al parecer estamos devolviendo la política a la sociedad o, más bien, la sociedad la está exigiendo de vuelta, aunque los que tienen el sartén por el mango no la quieran entregar ni a palos.

Ya era hora, no?

Enlaces relacionados:

Armando y desarmando – Hemos tenido suficiente

Revista Paula – Video de la marcha

Movimeinto por la defensa de la anticoncepción

Kallejero

Donde Terminan las Ideas – Contrastes

4 Comentarios

  • Otro aspecto interesante de comentar sobre la cobertura de los medios de comunicación y de la percepción de la propia “gallá”, incluso de la que se dice progre, es que para muchos éste sigue siendo un tema de las mujeres, tal como el titular de LUN lo expresa en su portada, y la realidad, esa misma que asombra a la elite, es bien distinta, osea, de las 15.000 personas en la calle, al menos la mitad éramos hombres, peluditos y testosterónicos, que no estábamos “acompañando” a nuestras parejas, o amigas, para que no anden solas por la calle, ni paseando por el lugar, si no que más bien estábamos expresando el malestar por un fallo injusto que afecta a toda la población. Eso congrega y agrega más allá de la invitaciones que desde distinta trincheras se hacen y nos da el derecho de marchar codo a codo con nuestras “compañeras” de causa, obviando incluso el no muy cordial trato que algunas organizaciones de mujeres (afortunadamente muy pocas dentro de esta inmensa nueva mayoría) siguen teniendo hacia el hombre como especie, incluso con aquellos que están de su lado y no son ni femicidas, ni violadores, ni acosadores.

    Cariños y cariñas para todos y todas

  • Me cuesta creer que la situación se pueda revertir… pero al menos es un avance que las personas tomen conciencia de que las decisiones, desde siempre, se han tomado entre cuatro paredes… lo de algunos municipios no me preocupa tanto, porque es claro que las comunas están altamente segregadas no solo pro ingreso, sino por concepción de mundo.

    La operación del poder, según datos de la tercera es que 400 está sobre 12 mil… el poder lo maneja el 3 de la población, así de sencillo… y no solo en Chile, en el mundo entero… la información es poder?… o el poder da acceso a la información y al ciclo natural del control sobre los más “débiles”. Tal vez Internet esté cambiando un poquito eso… al menos es lo que observo… lo último es Wikileaks (http://www.wikileaks.org/wiki/Wikileaks/es), una iniciativa que si prospera, será la revolución del siglo XXI… la información al acceso de todos… ya nadie podrá engañarnos ni manipularnos a menos que lo permitamos, ya no habrán excusas.

    Saludos!

  • […] La Alameda de la mayoría – Delarepublica.cl […]

  • Debo decir que ver la portada del LUN y ver las dos páginas enteras que le dedicaron al tema de una forma super positiva.. casi me sacó lagrimas. Primera vez que no me paso todo el día puteando a ese diario.

    Una pena el resto de los medios

    Una alegría enorme la marcha.

  • Deja un Comentario