Las instituciones funcionan, así que adiós a la democracia. Réquiem por Yasna Provoste.

17 de Abr, 2008 | Por | 2 Comentarios

Al parecer la derecha es sádica y el gobierno masoquista. A la derecha le gusta golpear al gobierno y a éste le gusta ser castigado por ella. Es un matrimonio mal avenido, pero es un matrimonio al fin. Hasta que la Constitución los separe. Y la constitución los está separando (véase también decisión del TC).

La Constitución hizo de las suyas otra vez. Otra vez esta señora firmada por Pinochet y “afirmada” por Lagos anda des-ordenando la agenda. Lo que Jaime Guzmán & Co. decidieron en aquellas oscuras sesiones de los más oscuros tiempos de la historia reciente, se ha hecho evidente: lo que piense usted en la calle no importa. Dado que en su país las instituciones funcionan y no se pregunte por qué, usted no interesa; no busque soluciones en la política, tampoco importa; no elija por ideas, dado que sus “representantes” se cambiarán de bando para formar “nuevas mayorías”.

A mi me gustaba Provoste hasta que se fue al convento, obvio. Hasta que llegó la acusación-espectáculo y se creyó Juana de Arco. Me gustaba eso de ser parte de la etnia aymara, profe de gimnasia y ex intendenta de Atacama. Me gustaba que se haya sacado 500 y tantos puntos en la PAA y que haya sido ministra, ¿por qué no?

Pero es tan pobre nuestra política, hay tan poco proyecto de futuro en juego y tanta chimuchina, que el “dejemos que las instituciones funcionen” operó por defecto. Y si las instituciones funcionan ¿de qué sirve la política?, ¿de que sirve la confrontación de ideales, sueños y anhelos, programas, propuestas y sistemas de orden entre personas, partidos, bloques?

Nuestras instituciones funcionan fagocitando la idea de democracia. La socavan, la limitan, porque el “orden institucional” así lo previno y nadie quiere cambiarlo. Ni la derecha ni el gobierno.

En esto de la “acusación-espectáculo”, tanto fue el cántaro al agua que terminó por romperse: Yasna no va más. Fue acusada Constitucionalmente -que es como el Juicio Final pero en la política-, ganó 4 a 1, pero igual fue destituida.

Dado que nadie le preguntó, yo le pregunto: ¿a usted qué le parece?

2 Comentarios

  • No hay autoridad sin responsabilidad – La defensa de un principio

    Quiero por un momento aislarme del ruido y el cacareo parafernálico de ciertos personajes que no le agregan valor a la política, y que

    smplificados por los medios de prensa privilegian el sensacionalismo y la cuña como “la noticia”.

    También quiero reinvindicar la política como actividad fundamental de una sociedad civilizada, señalando que naturalmente y enhorabuena la decisión tomada por el Senador Fernando Flores en el parlamento es la que corresponde frente a los hechos presentados

    Yo creo que muchos políticos no tienen idea de lo que configura un hecho político, lo cual es muy preocupante, particularmente para los que no demonizamos esta actividad, sino que por el contrario tenemos la convicción de que hay que prestigiarla.

    Un hecho político se configura cuando existe una comunidad, poderes, temas de interés que afectan a la comunidad y una toma de decisiones que terminará obligando a todos los miembros de ese grupo, respecto de los temas de interés.

    La decisión asumida por el Senador Fernando Flores en el Senado, explicita ante la ciudadanía que no es, ni será permisible la dilución de la responsabilidad de las autoridades políticas en los hechos producto de su gestión, sin distinción de rango.

    ChilePrimero ha planteado al país, a través del Senador Flores que no existe autoridad política si no existe la responsabilidad asociada a ella, cualquiera sea la autoridad política, de cualquier signo o color.

    Esta es la buena noticia. Enbuenahora.

    ¿Algún medio ha destacado la buena noticia?

    Ya sabemos que no. Los medios de prensa han destacado las malas noticias, las sensacionalistas, las que se refieren al dime y al direte, a la patada y el combo, al garabato y la descalificación, la odiosa bajeza, en la entrevista al más gritón.

    Con esos ingredientes van formando opinión pública día a día.

    Afortunadamente hoy existe Internet, los blogs y las redes sociales, donde podemos dar a conocer y repetir la buena noticia:

    • NO ES PERMISIBLE NI ACEPTABLE LA ANULACION DE RESPONSABILIDADES DE LAS AUTORIDADES POLITICAS EN EL EJERCICIO DE SU GESTION.

    Puro y simple. Fuerte y Claro.

    Con esto reivindicamos lo mismo que votamos Fuerte y Claro en el plebiscito de 1988, que la impunidad y la irresponsabilidad en el ejercicio del poder político no eran permisibles ni ética ni políticamente.

    Nuestra posición es de coherencia y de consecuencia con principios y valores.

    Quienes traicionan son aquellos que dando la espalda a esos principios y valores, acomodan convenientemente la realidad a las coyunturas favorables que hoy les otorga estar en el ejercicio del poder, los que amparan y toleran la corrupción, los que rinden facturas falsas y responsabilizan a terceros, los que mediante un montaje inauguran servicios de salud, los que cobran honorarios por trabajos no realizados, en definitiva los que no se atreven por sus “pactos de gobernabilidad” a terminar con las redes de corrupción en el ejercicio del poder.

  • Sebastián, un honor caer nuevamente en este blog.

    Me parece increíble todo. Este país ni siquiera está perplejo, está aturdido. Estos brunner “expertos en educación”, tironi “experto en comunicación estratégica” (que escribe en el mercurio y asesora a los honorables con su imagen), garretón “expropio-empresas-con-una-metralleta-en-la-mano” y luego millonario director de empresas. O guatón flores, que lo único que quiere es poder… o ser general de un ejército (bueno, ya tiene uno propio: atinachile).

    Me dan asco. La constitución que tenemos es un asco. Y lagos la blanqueó, como tú bien dices.

    Provoste… me empezó a disgustar cuando me di cuenta que era una politiquera del montón, diciendo “le torcimos nuevamente el brazo a la derecha” luego del acuerdo en educación.

    Son una vergüenza… y ellos creen que nos hacen un favor. Y claro, la gente sigue votando por ellos, lo que es completamente frustrante.

    Propongo hacer algo útil con las monedas de peso: meterlas en las urnas dentro del voto. Como nadie quiere botar una moneda (es mala suerte) las tendrían que juntar al ladito del recuento de votos.

    Un abrazo señores de la república.

    robert

  • Deja un Comentario