Un desafío para las ONGs: Del Outsourcing a la Participación

17 de Mar, 2008 | Por | 3 Comentarios

nikofactoryblogspotcom.gif

Mucho se destaca mediáticamente la labor que varias Corporaciones, Fundaciones y otras variaciones de ONGs desarrollan de acuerdo a sus objetivos/misiones corporativas. Cuidar abuelos, dar comida a personas en situación de calle, fomentar el deporte y un largo etcétera. Y si no se destaca por lo medios, las mismas organizaciones recurren a la autopropaganda anunciando en los medios lo buenos que son y que necesitan dinero para seguir siendo aún más buenos.

Pese a la diversidad de organismos, objetivos y personas asociadas a ellas, en general se tiende a asociar a las ONGs con la Sociedad Civil. ¿Realmente se puede establecer una asociación de ese tipo? Creo que no. En Chile las Ongs han privilegiado desarrollarse como grupos de interés, más que como agentes de participación ciudadana. Han optado por desarrollar un “mercado de la solidaridad”, fácil de adaptar a esta -como diría Beck– “Sociedad de codazos”.

Se ha optado por mediatizar la solidaridad, y en este proceso las ONGs se han dedicado a promover un “outsourcing de la solidaridad“, a través de campañas donde invitan al ciudadano común, a dar(les) dinero para que ellos se hagan cargo de lo que les pueda incomodar: minusválidos, ancianos y adictos. Esa donación equivale a “participar del proceso de rehabilitación de…” un largo etcétera cosas incómodas.

Así, vemos que la forma de participación que más vende es la de donar dinero y hacerse socio, pero poco se promociona el voluntariado -salvo cuando requieren gente para las colectas- u otras valiosas excepciones que aún son minoría. ¿ Ser socio poniendo plata, dando el vuelto del súper y comprando tarjetas de navidad es participación?.

la respuesta es NO, porque el desafío está en pasar del “dénos plata” al “venga a hacerse cargo con nosotros” asumiéndose como una organización ciudadana, y no como una empresa. Implica evitar muchos de los grandes errores que se comenten en la gestión de proyectos solidarios como, por ejemplo, no involucrar a la gente adecuada, comunicar erréneamente lo que se hace o, simplemente intentar hacer demasiado. Estos errores, entre otros, suelen cometerse cuando se abordan temas ciudadanos desde un punto de vista exclusivamente económico.

Para la gestión y desarrollo de temas como la ayuda a Personas en Situación de calle, la rehabilitación de Drogadictos e incluso para el fomento de la Responsabilidad Social Empresarial, es necesario cambiar el abordaje desde las perspectivas meramente económico-administrativas, hacia perspectivas y desarrollos efectivamente sociales. Dejemos de hablar de “usuarios” y hablemos de “personas” en políticas públicas. Y dejemos de hablar de “Consumidores” y hablemos de “ciudadanos” en temas de RSE.

Confianza y colaboración

httpwwwforociudadanoclarticlesmunicipios_ganadores_premio_innovacionhtm.jpgLa solidaridad y su medio de comunicación, la colaboración, nos ofrece una multiplicidad de opciones de acoplamiento e inclusión de actores sociales relevantes para el buen desarrollo de la solidaridad como Sistema, y especialmente del desarrollo de la confianza en la solidaridad.El sólo dar dinero está bajo sospechas y cuestionamientos por todos los casos de poca transparencia y estafas en el manejo de cuentas de varias organizaciones y su objetivo de hacer ricos a un par de inescrupulosos. Ahí está el fraude de Jorge Gautier Leyton y su Corporación del Niño Agredido. es necesario generar confianza para que surja la colaboración.

De acuerdo a lo que señala “Harvard Bussiness Review”, muchos estudios han determinado que la confianza es crítica para la efectividad organizacional. Es raro, por decirlo de cierto modo, que se entienda por transparencia publicar las cuentas de una ONG por Internet, pero que no se puedan visitar las oficinas y/o lugares de trabajo de las ONGs cualquier día. Al contrario, se anuncia con bombos y platillos a través de los medios, que tal día “Organización abre sus puertas”.

Para generar confianza es necesario “transparentar la transparencia”. Si la gente empieza a creer que hay algún mínimo de mala fe en alguna de las acciones de estas entidades, raramente lo perdona, y jamás lo olvida. Aunque los medios le echen tierra y los responsables blanqueen su imagen. Nada mejor para generar confianza que involucrar en los procesos de gestión a quienes ponen las lucas.

La confianza es un elemento que desde cualquier perspectiva de análisis social, tiene un rol importantísimo a la hora de establecer lazos, acoplamientos o formas operativas conjuntas. La confianza es básica en lo social, una completa ausencia de confianza impediría incluso levantarnos en la mañana.

Para que la colaboración opere de forma efectiva y eficiente requiere de confianza entre alter y ego, o entre los sistemas. Confianza en la institución a quien le doy donaciones, confianza de las instituciones en sus voluntarios, confianza de los voluntarios con los beneficiados, implicando expectativas confiables. Esto es lo que marca la diferencia para tomar decisiones de colaborar o no colaborar. Si no hay expectativas confiables, no hay confianza sino que hay esperanzas, y bien sabemos que con esperanzas no se puede construir mucho.

Finalmente, el desafío de generar y sentar las bases necesarias para que el Sistema Solidaridad se logre diferenciar debe ser asumido por la Sociedad Civil, las instituciones que la representan agrupadas en el “Tercer Sector”.

Ahora bien, para emprender este desafío, el Tercer Sector debe cambiar su modo de operar, de actualizar sus operaciones, y asumir que para poder realizar este desafío de integrar solidaridad y ciudadanía, requiere de nuevos modos de gestión y nuevas formas de abordar el trabajo voluntario.

Las posibilidades existentes dependen de asumir el desafío como sociedad para sentar las bases y generar el contexto para establecer la solidaridad como un sistema diferenciado, que a través de la colaboración, se encargue de lo que ningún otro sistema se hace cargo, del problema de la marginalidad y la exclusión.

(las funtea de las fotos: del comic y de las manos )

3 Comentarios

  • nicolas venegas says:

    Saludos Ricardo. Creo que, en terminos generales, tienes una vision un poco sesgada respecto al tema. Yo no lo conozco en profundidas, pero aca en el sur me he vinculado con muchas organizaciones del tercer sector (A proposito de esto, cabe hacer diferencias entre los distintos actores del terser sector; no es lo mismo hablar oxfam que de un Techo para chile), que generan trabajos en torno a participacion ciudadana, economia soldiaria, comercio justo, corredores migratorios, autogestion campesina, desarrollo sindical, programas multiculturales, investigaciones, etc. No aparecen en la TV ni en los diarios, pero realizan un trabajo desde hace varios años. Santiago, los medios de comunicacion oligarquicos y la visibilizacion ya sea publicitaria o informativa que se fabrica en torno a las problematicas-soluciones light, no lo son todo. Por lo general el trabajo que desarrolla la sociedad civil se invisibiliza.

    eso. un abrazo.

  • Hola Nicolás: Muchas Gracias por tus observaciones. Tienes razón respecto a mi sesgo, sin embargo, éste no es de ninguna forma antojadizo, al contrario, creo que justamente la excesiva visibilización de las “Empresas Solidarias”, impide la visibilización de otras labores mucho más ciudadanas y realmente solidarias, que son “las valiosas exepciones” que indico en el párrafo 4. Concuerdo contigo plenamente que no se puede comparar a Oxfam con UTPCH, al contrario, creo UTPCH tiene mucho que aprender de Oxfam, la cual, en estricto rigor, es una especie de “holding” de ONGs con representación en distintos países, Oxfam es en realidad, una Red, o una Red de redes. UTPCH, al contrario, es una gran organización que ocupa el modelo empresarial para crecer y crecer, acaparando un nicho, impidiendo (u opacando) la aparición, figuración y/o trabajo de otras organizaciones con similares objetivos. Si quieres es como el crecimiento de D&S en desmedro del almacén de barrio. El problema está justamente la mediatización de los grandes, que opacan e impiden el surgimiento y desarrollo, asi como también la masificación de modelos de trabajo mucho más cercanos a la idea original de las ONGS que se vincula a la ciudadanía, el desarrollo y ejercicio de ésta y un accountability entre otros aspectos. Para que puedan convivir tenemos varias opciones: a.Optar sólo por la solución facilista-mediatica. b. Con los chicos armar un frente anti UTPCH y símiles. Ó c. Conversar con quienes creemos que no favorecen a la solidaridad preséntandoles propuestas de trabajo, que apunten a co-construir y no a pelear ni por ideología ni sentido, sino una evolución. En todos estos escenario, me quedo con el c. y que es lo que trato de esbozar en el artículo. Si quieres más información al respecto, te invito a leer “Desafío para el Tercer Sector: Un Nuevo modelo de Inclusión de la Marginalidad I y II, publicados en Abril del 2007 en este mismo sitio. Reitero mis agradecimientos por tus comentarios y observaciones, Saludos!, un abrazo.

  • nicolas venegas says:

    Gracias por la respuesta, y estoy totalmentre de acuerdo contigo.

    Sin embargo creo, que existe una despreocupacion de las ong´s “responsables” (por llamarlas de alguna manera) en torno al factor comunciacional como parte de los programas de intervencion (factor que las otras ong´s manejan muy bien a partir de su metodologia organizacional de negocios). Lamentablemente existe una logica, presionada por la realidad, sobre la priorizacion de los recursos en funcion de las jerarquias (historicas y reproducidas) respecto del rol de los sujetos vinculados a los proyectos de intervencion social. Y por lo general, en la cola invisible quedan los instrumentos o la generacion de espacios comunicacionales o de transmision de datos.

    pd: Gracias por la acotacion sobre oxfam, y creo que me inclinaria mas por la opcion b…broma un abrazo

    pd: aunque me inclinaria mas por la opcion b.

  • Deja un Comentario