Democracia en el país y en la casa

07 de mar, 2008 | Por | 11 Comentarios

women_01.jpg

Estando en un restaurante de comida china, no pude dejar de escuchar la conversación de una pareja de chicos jóvenes planeando la ceremonia religiosa de su matrimonio. La conversación se fue acalorando con los minutos, porque la novia en cuestión no quería entrar del brazo de su padre, no quería que alguien la “entregara” porque la reducía a calidad de trueque. El novio, pareciendo no entender ninguna de las razones argumentadas por ella, le contestó que la tradición así lo mandaba. Dicho esto ella contestó que no tenía intenciones de cumplir con una tradición que a ella no le gustaba, y que entraría sola a la iglesia apoyada del brazo de nadie, porque ella no era un intercambio de nada.

Estoy muy segura que si a esta chica le hubiera preguntado si era feminista, me hubiera dicho que no. Si le hubiera preguntando si sabía qué había ocurrido el 8 de marzo o por qué se conmemoraba, es probable que tampoco conociera la anécdota exacta. Lo que sí es cierto es que la lucha por las reivindicaciones de las mujeres ha dado sus frutos después de tantos años. No es accidente que la novia de esta historia piense lo que piensa y que, además, tenga el coraje de decirlo.

Este sábado 8 de marzo se conmemora el día Internacional de la Mujer. No hay una versión definitiva de qué ocurrió exactamente ese día, una de esas versiones dice que usamos esta fecha en reconocimiento a lo ocurrido en la ciudad de Nueva York a principios del siglo XX, donde un incendio que afectó a una fábrica textil provocó la muerte de las obreras que allí trabajaban y que en ese momento estaban en huelga. Otras versiones, relatan que lo ocurrido en realidad fue la realización de una marcha del sindicato de costureras de una compañía textil durante esa misma fecha.

Lo cierto es que llevamos muchísimos años de una lucha (no puedo llamarla de otra forma) por tematizar y visibilizar las demandas de la mujer, y otros tantos más sumando logros a nuestro haber. Y cuando digo “nuestro”, afirmo a todas y todos la relevancia de que exista una institucionalidad del tema a través de políticas públicas con perspectiva de género. La validez de estas reivindicaciones no se relaciona, desde mi punto de vista, con cuán capacitadas o inteligentes seamos para hacer, decir o pensar sobre algo, ni siquiera con el argumento de que la mirada femenina aporta algo distinto o especial, la validez radica en que tenemos exactamente los mismos derechos.

women_02.jpg

Los logros políticos conquistados por las luchas feministas, y de las mujeres en general, por la igualdad de oportunidades en todas las dimensiones de la vida social, en un contexto de profundas desigualdades económicas, sociales y culturales, son un enorme esfuerzo histórico del cual debemos estar orgullosas y orgullosos: acceder al voto (en Chile se igualó el derecho recién en 1949), asistir a la universidad, trabajar en las mismas tareas que nuestros pares masculinos, administrar autónomamente nuestro dinero, conquistar puestos públicos, dirigir empresas, convertirse en Presidenta de una república, etc.

women_03.jpg

Una de las grandes deudas pendientes, que tenemos que ser capaces de reposicionar en la agenda y el debate público –sin temor-, es una política pública que se haga cargo de las irregularidades e injusticias cometidas en materia de sexualidad y reproductividad. No es posible que siendo legal la entrega de la Píldora del día después, se cuestione su entrega.

También, tenemos que ser capaces de seguir hablando del aborto, del trato a las mujeres pobres cuando paren a sus hijos en los hospitales públicos, etc. Para qué hablar de lo que ocurre en el ámbito doméstico.

Democracia en el país y en la casa, frase acuñada durante la dictadura en los años 80 por el movimiento feminista chileno, para mí resume un proyecto permanente y que por cierto es difícil, porque parece que en la casa es donde la democracia menos se expresa. Este sábado, querido lector, no se esfuerce en comprar rosas rojas, que tampoco es la idea. Más bien ponga ojo a las prácticas culturales que se cuelan entre las ollas, la crianza de la guagua y el manejo del control remoto.

(Las imágenes son de 1943 (trabajadoras del Chicago Railroad, EE.UU.), 1910-1915 (poster pro voto femenino, EE.UU.), 1910-1915 (votante siendo arrestada, Londres), todas disponibles gracias a un proyecto de la Biblioteca del Congreso de EEUU), y sin restricción de derechos conocida).

11 Comentarios

  • Me parece interesante tu artículo. Espero que la presidenta Bachelet impulse los cambios que permitan despenalizar el aborto.

    Ve esto: El primer feminismo

  • [...] Día internacional de la mujer. El blog de la República [...]

  • nicolás Venegas dice:

    Hola a tod@s.

    Primero felicitar A Tania por su articulo, y dar las gracias por el dato de las fotos. Estoy muy de acuerdo en todo el esfuerzo y la enorme importancia del trabajo desarrollado por millones de mujeres en todo el mundo, con el fin de desarticular la hegemonía masculina, presente hasta hoy en cualquier espacio en el que nos vinculemos. Sin embargo, creo que las políticas públicas,de cierta forma, generan una complacencia maldita, al tratar de integrar a sujetos sociales, pero que a traves de esta integración, generan un solapado quebrantamiento discursivo y semiótico. Me refiero al SERNAM.

    Con toda esta falsa construcción de noticia (en el sentido de novedad) respecto a la muerte de mujeres a manos de sus parejas, se ha fortalecido la repartición publica que, a mi parecer, proyecta la visión de desigualdad que tiene de por si el poder, expresado en el estado, respecto al papel de la mujer dentro de la sociedad. La existencia del SERNAM (si…me podrán decir que es necesaria por tanto, tanto etc) es una proyección del rol desigual de la mujer. Creo que el camino en pos del reconocimiento total del rol de sujetos sociales no hegemónicos ( la mujer en este caso), esta en el reevaluar las practicas sociales que los vinculan, y no al sujeto en si mismo; me explico, por ejemplo, creo que el tema del asesinato de mujeres en manos de sus parejas, esconde la problemática, como practica social, de la violencia. Ese es el punto. Y a partir de ese diagnostico, generar programas, desde el area educación (desde el estado y de la sociedad civil), con la finalidad de que a traves del aprendizaje temprano y progresivo se fije este tipo de situaciones.

    Espero la discusión

    un abrazo a tod@s.

  • Gracias Tania por el artículo! Me gustó mucho, y está bueno recordar todo esto en una fecha tan banalizada. Sobre lo de SERNAM me perdí un poco… es posible aclarar? Saludos!

  • Hola. Gracias por lo comentarios. A Chile Liberal: creo que será muy difícil poner el tema del aborto en la agenda, tomando en cuenta que se ha declarado una estrategia donde el aborto no es un tema discutible -por ahora. De todas formas desconozco en qué están los o las que están peleando por este tema en cuanto a discusión parlamentaria, etc. Sin duda es un tema muy interesante sobre el cual discutir y que además tiene una enorme urgencia social.

    A Nicolás: creo entender la crítica que haces respecto del tema sel SERNAM (el primer párrafo no lo entendí mucho), por cierto que sería mucho mejor por ejemplo abrir una discusión amplia sobre la violencia en la sociedad y las prácticas cotidianas que la sustentan, así como muchos otros “grandes” temas”.

    No obstante se necesitan particularizar algunas demandas, sobre todo cuando hay recursos monetarios involucrados. De ahí que nuestros estados modernos tengan políticas para los niños, los adultos mayores, las mujeres, los indígenas, etc.

    Creo además, a pesar de enteder tu argumento y estar de acuerdo con él, que a veces plantear las cosas de ese modo corresponde más bien a una crítica intelectual que está alejada de ciertas “realidades” como la violencia intrafamiliar o la discriminación. Quiero decir que la política pública crea una base en donde están nuestros derechos básicos que permiten que las mujeres puedan actuar en un mundo que le es dado injusto y desigual desde que nace: pongámonos en el caso de una mujer pobre, indígena, con bajo nivel educacional y lesbiana. Tiene todas las características que la constituyen en un sujeto vulnerable. De ahí que la política pública aparece para hacerse cargo de ese problema social. Después apareceremos nosotros a calificarla y evaluarla como buena o mala.

    Rocío: Sobre la banalización de la fecha: muy de acuerdo. Está muy claro que nos hemos olvidado del carácter político de esta fecha, de ahí que no me gusta que me regalen flores ese día por ejemplo -aunque es algo muy personal-.

    Sigamos discutiendo, esperamos la aclaración de Nicolás.

  • nicolas venegas dice:

    Gracias tania. respecto al primer parrafo, me refiero a que, al generar el caracter, como politica publica, de sujeto social vulnerado, de cierta forma se configura un escenario en donde, se tienen que asumir quebrantamientos en la capacidad de empoderamiento. Y creo que la existencia de SERNAM, de cierta forma, rebela el asistencialismo y rigidez de caracterizacion que el estado practica para con grupos sociales, institucionalizados como vulnerables. Y las sutilezas y rigidez que la politica publica posee, por el mero hecho de ser, respecto a la definicion de sujetos vulnerados pongamos que en tu ejemplo, el sujeto (pobre, indígena, con bajo nivel educacional) sea hombre y homosexual. ¿Donde cabe como politica publica?. En resumen mi critica es hacia la visibilacion del estado como ente emancipador de las personas. Eso un abrazo a tod@s

  • Tania… me gusto el articulo y sobretodo la conversa que abre… me parece interesante la mirada de Nicolas con respecto al SERNAM y la politica publica. A mi juicio, muchas veces la idea de la “Democracia en el pais y en la casa”, se lo anexamos a otros. En este sentido, creo que la misma existencia del SERNAM hace que se piense que los derechos de la mujer estan resguardados dado que hay una organización a “cargo del temita”… y nos quedamos tranquilos sin tomar conciencia ni accion frente a lo que esto significa no solo en el ambito publico sino en el ambito privado. En este sentido, me parece que si bien hay avances en torno al desarrollo integral de la mujer, no podemos caer en la complacencia que otros “estan trabajando para usted”. Por otro lado, con estos temas me pasa una cierta incomodidad con respecto a mostrar a la mujer como una pobre victima de la historia… como si se tratara de una guerra entre hombres y mujeres… No quiero con esto decir que no existen desigualdades y realidades donde la discriminacion y el maltrato existe. Si no mas bien, me gustaria poner el foco en como las mujeres podemos ser constructoras de nuestros espacios y nuestro futuro, no dejandolo a cargo de otros sino de nosotras mismas. Esta potencia la he podido apreciar fuertemente cuando se vivencia, no en lo individual, sino en grupos y comunidades de mujeres, de todo tipo: jovenes, campesinas, religiosas, madres, abuelas, obreras, dueñas de casa, lesbianas, profesionales, esposas… Hay una fuerza muy atractiva y seductora, al menos para mi, en lo que ocurre en grupos de mujeres especialmente en el cuidado y acompañamiento entre ellas, entre nosotras en el dolor, en la desesperanza, en la rabia, en la alegria… creo que es desde ahi que se hace mas facil construir la democracia en el pais y en la casa…

  • nicolas venegas dice:

    Un poco tarde pero, estoy totalmente de acuerdo contigo clau.

    “las mujeres [pueden] ser constructoras de nuestros espacios y nuestro futuro, no dejandolo a cargo de otros sino de nosotras mismas”

    un abrazo a tod@s

  • primero quiero decir que no entiendo nada

  • Hola Juliana: puedes decirnos que es lo que no entiendes. Gracias.

  • El incendio en la fábrica de camisas fue el 25 de marzo, no el 8.

    La primera vez que se usó ésta fecha para conmemorar el Día Internacional de la Mujer fue en 1914, cuando Alemania, Suecia y Rusia lo hicieron oficialmente. La historia no tiene claro el porqué del 8 de marzo, pero la verdad es que a estas alturas ya no importa.

    Es lo único que le puedo reprochar al artículo, felicitaciones :)

    Eso.

  • Deja un Comentario