Super-martes: elecciones en la (otra) República

05 de Feb, 2008 | Por | Sin Comentarios

Hoy es super-martes, el hito en las elecciones primarias estadounidense en que los votantes de los partidos republicanos y demócratas dan un paso importante para elegir a los delegados que, en un par de meses, se reunirán en sus respectivas convenciones para designar al candidato presidencial que representará a su respectivo partido en las elecciones de Noviembre.

Como se acostumbra en la política gringa, la complejidad de las reglas y la intensidad de la competencia de este año hace casi imposible predecir los titulares con que amaneceremos el miércoles en la mañana. Pero algunas pistas tenemos.

Para empezar, un resumen de las arcanas reglas del juego: cada estado elije un número de delegados en cantidad más o menos proporcional a su población (California, ergo, es gigante). En el caso de los republicanos, las elecciones en cada estado tienden a ser “el que gana se lleva todos los delegados” (winner take all) mientras que los demócratas tienden a dividir los delegados de cada estado en forma proporcional a la votación popular.

El Senador Republicano John McCain, que perdió el 2000 frente a George Bush y cuya campaña parecía haber implosionado por falta de financiamiento, ha retornado para eliminar de la carrera a Rudy Giuliani, el ex-alcalde de Nueva York durante los ataques a las torres gemelas. Hoy McCain parece tener una ventaja suficiente sobre su contendiente más importante, el ex-governador de Massachusetts Mitt Romney, y debido a las reglas de las primarias (el ganador se lo lleva todo) esa ventaja probablemente significará que mañana en la noche, aunque quedan muchos delegados por elegir, McCain podrá coronarse como ganador.

Hillary Clinton

Muy distinto es el caso de los demócratas. La carrera esta dividida entre la Senadora de Nueva York Hillary Clinton y el también Senador Barack Obama, y la cosa está mucho más peleada. La cómoda ventaja que tenía Clinton en las encuestas hasta hace solo unos meses se ha evaporado, y las miles de encuestas que bombardean a los electores en estos días solo nos dicen que la división proporcional de los delegados significará que la pelea no se termina hoy, y que tendremos que esperar hasta que otros estados – que tienen elecciones más tardías – decidan al candidato demócrata.

Y es que mientras los Republicanos han (probablemente) elegido a McCain como el candidato menos malo, y que es su por lo tanto su mejor carta en un año difícil, los demócratas perciben que la elección de Noviembre no la pueden ganar los Republicanos, pero la pueden perder ellos. Es candidato demócrata tiene muchas ventajas, pero también tremendos desafíos: terminar la guerra en Irak, crear un sistema de salud universal y solidario, enfrentar el problema del cambio climático y los siempre peliagudos problemas de la globalización. Mientras que Clinton ha fundado su campaña en su eficacia en la desgastante arena de la política partidista y tremendamente hostil, aprendida en sus años en la casa blanca (como la primera dama del ex-presidente Bill Clinton) y posteriormente en el Senado, Barack Obama es un carácter nuevo en la política estadounidense, uno que promete atraer a los jóvenes y los desencantados a la política, y cuya candidatura se basa en la promesa del cambio y de convertirse en una voz unificadora. Y en ese sentido, su apuesta es el de perfilarse como un candidato sin el lastre político que Clinton, la némesis de la derecha estadounidense, trae consigo.

Obama

Clinton es, sin duda, una excelente candidata. Como voz progresista, sin embargo, Obama es sin duda más convincente. Se opuso desde siempre a la guerra de Irak, y su agenda electoral tiene varios elementos que algunos de nosotros ya quisiéramos para Chile. Más aún, Obama nos recuerda lo importante que es la épica, la inspiración y el liderazgo en la política, que esta no es solo administración de las cosas sino el tener una visión de país y la capacidad para general el capital político para hacer de esa visión una realidad. No hay manera de saber qué nos traerán los titulares del miércoles, pero esperemos que nos traigan una oportunidad, y un renacimiento de la alicaída política progresista de los Estados Unidos. Sería, de más esta decirlo, un cambio bienvenido.

(La foto de Obama es de Joe Crimmings y la de Clinton de Daniella Zalcman, ambas con licencias Creative Commons)

Palabras Clave : , , , ,

Sin Comentarios

Deja un Comentario