Los Díscolos

09 de ene, 2008 | Por | 4 Comentarios

Los diputados DC que formalizaron su renuncia ayer, no pudieron haber elegido peor día. El golpe mediático que pretendían fue absolutamente absorvido por el cambio de gabinete y los renunciados pasaron al olvido sin pena ni gloria.

La cosa es que ayer pasaron a las filas independientes 5 diputados DC que siguieron a su líder Adolfo Zaldivar, recientemente expulsado del partido. El tema no es menor, ya que en la práctica, la Concertación reduce su diferencia de votos con la Alianza a sólo 3 parlamentarios y los renunciados quedan en un especie de limbo donde entran a negociar cada uno por su voto al precio que ellos decidan.

Lo que me interesa es el caso de dos de esos diputados, Eduardo Díaz y Carlos Olivares. El primero está sentado en el Parlamento tras haber sido arrastrado por Eugenio Tuma y haber obtenido un 14,63% de los votos en su circunscripción, mientras el segundo fue arrastrado por Girardi tras su magro resultado de 18,16 (y ojo que en sus dos periodos anteriores no superó el 6% de las preferencias). Es decir, estamos hablando de dos candidatos que simplemente fueron beneficiados por el sistema y las altas votaciones de sus compañeros de lista. Por lo tanto, podríamos decir que el cargo se lo deben al partido que les dio el cupo ya que méritos propios -a la luz de sus pésimos resultados- no tienen mucho. En resumidas cuentas, le deben el puesto a DC. (todos los datos sacados del servel)

Pero ahora, olímpicamente creen que no deben rendirle cuentas a nadie, deciden no estar dispuesto a obedecer reglas de partido y, aduciendo conflictos de conciencia, no están dispuestos a apoyar los proyectos de su coalición, de su Gobierno. ¿Está mal todo esto? ¿Acaso son reos de sus partidos estos parlamentarios? No, pero los partidos estarán obligados a filtrar mejor a sus representantes, aun más si éstos acceden al Congreso simplemente por haber sido nombrados a dedo y beneficiados por el candidato del lado que en carisma -y supuestamente aptitudes- le pasaba por encima.

Hoy está de moda aquello de los díscolos, no sólo dando cuenta de lo agotada que está la gente al interior de los partidos y la forma de hacer política partidista, sino que también de que quienes -en este caso- parlamentan, poco saben de cómo, por y para qué están en sus puestos, privilegiando carreras personales, egos y confirmando que hoy la política en Chile dejó de ser el arte de gobernar para transformarse simplemente en una colocadora de empleos.

4 Comentarios

  • Rodrigo: comparto contigo la crítica. Creo que quienes debiesen estar más indignados con la salida de los “discolos” de la DC son los votantes de sus respectivos distritos. La promesa implícita (o explícita, en la mayoría de los casos) ante los votantes durante la campaña, cuando el candidato va por una lista y por un partido, es que, de ser elegido, se cumplirá con el programa específico del candidato, pero además se apoyará el programa del candidato presidencial del conglomerado y los lineamientos del partido por el cual se postula. No se trata necesariamente de seguir a la pata de la letra “órdenes de partido”, pero al menos uno puede pedir que no bloqueen los proyectos emblemáticos del gobierno o armen acuerdos con el bloque opositor, como de seguro ya están haciendo los ayer renunciados. Un votante DC ordenado (como suelen ser) que votó por el candidato que le (im)puso el partido, tiene todo el derecho a sentirse estafado al ver que ahora su disciplinado voto no servirá para apoyar al gobierno, ni al partido, ni a la concertación.

  • Creo que parte del punto de Rodrigo (en al menos dos casos, que también me llamaron la atención, es que con el sistema binominal estos díscolos ya no representaban a sus distritos en ninguna forma significativa. El que ahora se retiren del partido no es más que agregarle un poco de sal a la herida, nada más.

    Saludos.

  • Compartiendo la mayoría de tu análisis Rodrigo, dudo un poco que el golpe mediático fuera acallado casualmente por el recambio de gabinete. La sorpresiva suspensión del viaje de la Presidenta a Valparaíso horas antes de anunciar el cambio para el segundo tiempo me hacen dudar de que la decisión haya sido tomada por la propia Bachelet. Es muy probable que la responsable de tal “apresuramiento” -ya que al parecer B. no tenía ningún apuro en nombrarlos- sea Soledad Alvear y que tal movida haya sido un favorcillo que se debían entre ellas, cosa que ha juzgar por el acercamiento que han tenido no sería impensable.

  • Hola: Soy Gerardo Oettinger Searle, gerente de marketing de partidospoliticos.cl Junto con unos amigos hemos creado una página web en donde todos los ciudadanos de Chile, inscribiéndose con datos muy simples, podremos postear y dar nuestras opiniones al trabajo político en terreno y a las propuestas de nuevas leyes o proyectos enfocados a mejorar nuestro país. Además, podremos proponer un tema o una petición o denuncia ciudadana y entre todos los inscritos votaremos por la que más nos importe. Así apoyaremos con más fuerza nuestras necesidades y generaremos cambios haciendo críticas constructivas a los que nos representan en el poder legislativo. Los políticos ya inscritos y que se sigan sumando podrán ver en esta página todos nuestros comentarios a favor o en desacuerdo con la información que ellos nos envían, con nuestra opinión podrán darse cuenta verdaderamente de lo que pensamos en torno a los diferentes contenidos. La idea es centralizar toda la información política para facilitarnos, a los ciudadanos, una participación activa de país. Sólo nuestros pensamientos y nuestras opiniones podrán ayudarnos a mejorar nuestra calidad de vida. En la página http://www.partidospolíticos.cl podremos inscribirnos y postear nuestras inquietudes, nuestros pensamientos…

  • Deja un Comentario