El financiamiento de Transantiago: dudas institucionales

03 de Ene, 2008 | Por | 2 Comentarios

Ayer, el gobierno optó por generar un financiamiento “puente” para el transantiago de 160 millones de dólares, por medio de un préstamo otorgado por Bancoestado. El sistema escogido ha sido, como era de suponer, sujeto de múltiples críticas. Probablemente cualquier sistema escogido habría sido duramente criticado, al menos por la derecha.

Las críticas desde el anuncio han ido desde “poca transparencia” (José Antonio Gómez),  pasando por “exigente con el propio gobierno” (Escalona), hasta “inédita, turbia, oscura y dudosa” (Larraín-UDI), “injusta” con las regiones (F. Rossi) y “muy mala decisión de crédito” (Larraín-RN). El gobierno, por su parte, se defiende diciendo que la operación es legal, que el crédito fue otorgado a “una cuenta del Transantiago” y no al Estado y que es la forma más simple de financiamiento.

Mi principal reparo, sin embargo, va por otro lado, que hasta ahora no he visto en boca de nuestros políticos.

Resulta que Bancoestado es integrante (21% de participación) del famoso Administrador Financiero del Transantiago (AFT), ente encargado de

“[…] recaudar, administrar y distribuir los ingresos entre los operadores del Transantiago, que comercializa la Tarjeta bip!, provee, mantiene y opera todo el equipamiento necesario para el correcto funcionamiento de la tarifa integrada y custodia la reserva técnica operativa que asegura la estabilidad del sistema implantado en Transantiago.”

El AFT está integrado, además, por Banco de Chile (20% de participación), BCI (20%), Banco Santander Santiago (20%), Promotora CMR Falabella (9,5%) y la cuestionada empresa Sonda (9,5% de participación). El consorcio ha sido severamente cuestionado en el informe de la Cámara de Diputados por su responsabilidad en el mal funcionamiento del sistema durante su primer año de operación, gatillando incluso la salida del gerente de Bancoestado de su cargo, que ocupaba además el cargo de gerente del consorcio.

El préstamo escogido como forma de financiamiento genera, entonces, un problema insitucional: resulta que ahora bancoestado es un operador (proveedor) del sistema, y al mismo tiempo su principal acreedor, por el préstamo que le ha salvado la existencia. Se genera un problema de gobernabilidad.

Si el AFT en general –Bancoestado en particular– lo sigue haciendo mal en la administración del sistema, ¿cómo se le pide cuentas, siendo que es el principal acreedor? ¿Cómo se le sanciona, siendo que ha provisto el salvavidas? ¿Cómo cambiará la forma de actuar del Banco en tanto proveedor, ahora que además es acreedor? En resumen, ¿cómo se le golpea la mesa al gerente de Bancoestado para exigirle cuentas, siendo que tiene un sarten de 160 millones de dólares por el mango?

Es de esperar que este nudo institucional que han armado no genere nuevos dolores de cabeza en Palacio. Mala jugada, en todo caso… como para seguir dudando.

2 Comentarios

  • El capitalismo socialista tiene una inclinación al incesto… supe que el aval es la CORFO, aunque podría haber sido la ENAP para seguir el juego… jajaja… si de algo no hay duda, es que el gobierno tiene con qué pagar, el problema es que aún no entiende por qué está metido en este tete y la derecha solo agrava las cosas apuntando y acusando por cada cosa… ojalá se solucione pronto esta cosa, porque sigo viendo colas enormes en los paraderos, hacia la periferia especialmente… es una vergüenza que se siga con un sistema de transporte como el que tenemos.

    Saludos

  • meriadox: estamos de acuerdo, buena parte de esta discusión se alejó ya hace rato de la preocupación por el bienestar de los santiaguinos, para “elevarse” al plano de la artillería política pesada. Y mientras más se acerquen las elecciones, más así será.

  • Deja un Comentario