¿Quién mató a la DC?

28 de Nov, 2007 | Por | 11 Comentarios

dc_qepd.jpgLa DC en crisis, una vez más. El partido de centro, la falange, agoniza. Que la solución sea sacar o no sacar a Adolfo es sólo una anécdota, lo que tiene en crisis a la DC son los años en el poder y el consiguiente vaciamiento de sentido. Dónde no hay comunidad sólo hay administración del poder.

Una gran parte de chilenos se sintió representada durante más de medio siglo por los conservadores demócratas, por las ideas de cambio en la continuidad. Por el encanto y carisma de Frei, Leighton, Castillo Velasco y un conjunto de notables y otros no tanto. La DC siempre ha cultivado en su seno la crisis. La bisagra de los años sesenta entre capitalismo y socialismo, la de los ochenta entre pinochetismo y democracia, se venció por fatiga de material: fin de la vida útil. Es la carga histórica de militantes en busca de empleo, de caciques territoriales en pugna, de subidas y bajadas de nombres para los cargos públicos.

En el fondo, la crisis DC es el reflejo de la crisis país. Es la crisis de la Concertación que piensa left y hace right, que se legitima ante la sociedad como demócrata pero impulsa una política inconsulta, heredada de la dictadura. Lo siento por los democristianos, pero lo siento más por los miles de chilenos que le votan, que le siguen, que creen que siempre hay un camino medio entre a y b. Ideológicamente la DC es hoy un partido vacío, ni tan de izquierda como para ser progresista ni tan de derechas para ser liberal. El conservadurismo mató a la DC. La iglesia católica y el integrismo de Juan Pablo II mató a la DC. Las directivas alternadas mataron a la DC, la mató Alvear, la mató Zaldívar, la mató Aylwin y su “medida de lo posible”. La mató el grupo de los 13 y su conciencia tardía. La mató Lavandero y su pedofilia, ¿la mataste tu, la maté yo?.

No votemos más DC! Eutanasia para el partido que agoniza!

La falta de espíritu comunitario no está cubierta por el AUGE.

(La imagen es de WarKo, y está modificada bajo una licencia Creative Commons)

11 Comentarios

  • […] comentario político debiese dedicarse a la Concertación y sus bulladas crisis técnicas e ideológicas. A veces creo que hemos escrito suficiente en este blog sobre la derecha, pero al parecer la […]

  • El tiro de gracia que “suicidó” al gobierno de la Bachelet, a la Concertación y probablemente a la democracia que tenemos, lo disparó es tristemente célebre ministro de Transportes Sergio Espejo el 10 de febrero de 2007, cuando le dió luz verde al más monumental fracaso de un política pública de que tengamos memoria en Chile.

  • Primero, hasta que vea la DC totalmente enterrada bajo dos metros de tierra y con una lápida, voy a reservarme la posición de que esta muerta. Recuerden que hacen un tiempo hacían bromas de PPD como el “Partido Por Desaparecer” por sus crisis y que todo el mundo creía que iba a extinguirse; y hoy sigue ahí a pesar de todos sus problemas.

    Segundo, yo no creo que el problema sea que la DC este sufriendo solamente su crisis (Salvo probablemente la UDI y el PPD, todo el resto tiene problemas) sino que como comente en otro blog, el problema es otro. Creo que el problema principal es que el modelo de partido al cuál estábamos acostumbrados, el partido monolítico en que todos los que lo conformaban seguían las instrucciones de la directiva y todos los que estábamos fuera podíamos definirlo bajo ciertas categorías, se esta desmoronando porque nadie se ha atrevido ha hacer las adaptaciones necesarias en un país que ha estado cambiando.

    Por su puesto la culpa es en parte tanto de los dirigentes y políticos de todos los colores, por no hacer los cambios necesarios; como de todos sus votantes por entre todos mantener una ficción de que toda la mecánica política andaba bien cuando era evidente desde mucho antes que partiera esta Administración que habían problemas que debían ser reparados.

    Por lo anterior, ya creo que uno debiera abandonar esa idea de una separación de políticas de izquierda-derecha, que si bien funcionaba y era útil para ambos lados en el pasado, ahora simplemente esta sobrepasada. Porque creo que a muy poca gente le debe todavía interesar el tema si la constitución es en gran parte obra de Pinochet o si la Concertación piensa “izquierda” y hace “derecha”. Ahora probablemente veremos situaciones en que todos los partidos, desde su punto de vista, van a tener que hace una mezcla entre políticas “derechistas” e “izquierdistas” porque simplemente la gente va a desear soluciones a problemas concretas más que un tipo de ideología en especifico.

    Lo anterior no significa que los partidos y sus ideologías están acabados, sino que simplemente el sistema político está pasando más de ser un sistema organizado y predecible, a un sistema difuso y caótico; y que los partidos bajo su propias ideas van a tener que reacomodarse en un juego sin reglas claras.

    Por eso, y para finalizar dos cosas. Uno, yo no creo que la DC (y menos aún la Concertación o la Alianza) este muerta ni este cerca de serlo; dado que en situaciones limite todo sistema está más predispuesto a ser más flexible con el objetivo de sobrevivir.

    Y dos, que empecemos a acostumbrarnos, porque esto ya casi no tiene marcha atrás y habrá que acostumbrarse a situaciones como esta por un buen tiempo.

  • Sebastiàn, primero que nada muy buen artículo. Acertado comentario sobre la muerta del proyecto polìtico de la DC. y el fiel reflejo de la crisis que hoy se vive en el país con respecto a la polítca. la pèrdida de su sentido polìtico y de comunidad es la base de su crisis actual y del modelo “bisagra”. y sobre todo la indefinición entre ser de izquierda o de derecha. o ni tan de izquierda, ni tan de derecha. eso mismo refrenda el valor que aún siguen teniendo, a pesar de lo que dice Eduardo, las distinciones bàsicas de la politica :derecha/izquierda ; Conservador/ progresista. estas distinciones y visiones definen el sentido que tomarán las soluciones a los problemas de las personas. la distinciòn entre izquierda y derecha sigue màs vigente que nunca, le da sentido a la politica y permite reivindicar el valor de la política en la tomas de decisiones, por sobre los tecnicismos, cuyos resultados estamos viendo. los partidos pueden que funcionen de otra manera, de acuerdo. que el sistema sea màs confuso, de acuerdo. que las reglas sena distintas, mejor. nuevos movimientos, saludables. pero todo siempre considerando el valor de la polìtica y sus distinciones básicas. pensar lo contrario es caer en la candidez (con los nefastos efectos de las “buenas voluntades”) y lo problemático, en soluciones para la galerìa y populistas.

  • la politica es eso ser de derecha o de ser de iskierda , puede ser arriba, abajo, oriente o ponienete pongan la contraposicion que sea pero es pertencer a una ideologia base que va sobre todo determinadno tus politicas publicas de ende social o si nos guiaremos por el mercado, o la dialectica que querramos utilizar pero no podemos dejar que las cosas se tomen como se ha hecho en este gobierno en un marco tan amplio donde too puede llevarse a consenso y eso se ha demsotrado no cambia nada por k son solamente parches como en le tema educacion al final no cambio nada la nueva ley es lo mismo. simplemenete no se se puede por k las medidas van a ir a mejorar a algunos y en desmedro de otros alli ahi que poner en balanza quienes son mas y quienes son los que mas necesitan y quienes han perjudicado a lso otros, por ello la concertacion fracasa por que ya no representan a nadie, su tranquiliadad y gobernabilidad se ha basado en un equilibrio entre la derecha y la concertacion dodne nadie se saca diferencias por miedo tal vez ha un pasado lejano que muchos de ellos viven debido que fueron parte de ello. por ello mas que la DC la cocertacion agoniza con politicas publicas ambiguas que no son chicha ni limonada, su unica mision en este momento es revitalizar su poder en una masa de votantes cada vez menos representativa de lso rpoblemas reales de la poblacion no soalmente de los “ciudadanos”

  • Perdona, pero tu articulo me parece conformista y bastante malo. LA DC tuvo un rol importante en la historia de Chile, bueno o malo, esa es otra discución. Lo unico que recogo de tu articulo, es el acostumbrado conformismo chileno, que la culpa es de “otro”. Hablar de politica interconsulta, es seguir creyendo que “las masas no opinan” y si lo hacen, generalmente lo hacen mal. Hasta cuando seguimos promoviendo que “cada pueblo tiene lo que se merece”. ¿no crees que sería mas interesante empezar a discutir y enseñar? ¿que paso con los movimientos de accion ciudadanas previo a las elecciones? En otras palabras somos nosotros los que promovemos la ignorancia, justificando a muchos y culpando a unos pocos. Por ahi alguien escribia que la crisis era culpa de Sergio espejo, (que chato de pensamiento) entonces, las culpas de la dictadura son culpa del mamo!!!! Les quiero recordar un libro “autoescrito” sobre como el colorin zaldivar “derrocó solo” a la dictadura. ¿alguine reclamo por ese libro?,¿alguien se acordó de los orpimidos por pinochet?. Entonces, ¿que quieren? Siempre supimos que Zaldivar era de derecha y ahora nos sorprendemos. ¿que les parece si despertamos a la masa inerte de nuestra juventud y ya que no podemos irnos a la Sierra, salgamos a expresar nustra voz y logremos parlamentos y gobiernos que sean transparentes? ¿donde estamos los jovenes para este futuro? La mayoria preocupada de lograr lo personal y casi ninguno dispuesto a jugarselas por ser alternativa en la politica chilena. Cada vez que no participamos o denigramos la politica, Pinochet se tira otro flatito feliz en el infierno Espero que tu futuro no seas un numero mas y como gran logro, seas un diputado “bonito” que no hace nada (Rossi) o un bufón que se vende por palabras mas o palabras menos, con tal de tener tribuna (P Navia)

  • EStimados: Gracias a todos por sus comentarios, disculpen la tardanza, pero es diciembre…. Yo no se si la izquierda y la derecha como categorías de identificación política de la gente siguen existiendo, concuerdo con Marcelo en que parece que sí. Lo que si es cierto es que los Partidos Políticos sí se identifican, acá o allá de la falla geológica que significó la dictadura en Chile. concuerdo con Gustavo en la importancia histórica de la DC, pero eso mismo hoy la tiene moribunda, vender el centro político tieene sentido cuando los extremos son eso, extremos, cuando la sociedad y la política dejan los extremismos de lado el centro político tiende a colapsarse sobre sus fundamentos . Gracias de nuevo por sus comentarios, creo que este es uno de los temas que, dependiendo como se resuelva gravitará en el escenario político en los próximos años

  • Relacionado tangencialmente al presente artículo, de todos modos recomiendo su lectura, es una crónica sobre el estado de “la política” en Italia, del New York Times.

    http://www.nytimes.com/2007/12/13/world/europe/13italy.html?pagewanted=3&_r=4

  • La crisis de la DC es multicausal. 1) Es cierto que en Chile se vive un desgaste de los esquemas político partidistas tradicionales: hay hastío por las decisiones cupulares, rebeliones contra órdenes de partidos, término de las lealtades a los dirigentes del partido, falta de confianza en los organismos internos (Tribunales Supremos, Consejos Generales o nacionales), etc. Todo esto permea a los distintos partidos, pero en la DC se ve pronunciado por fisuras en su cohesión interna. 2) La cohesión de los partidos políticos se genera en torno a distintos factores: base ideológica común, liderazgos personales (Jaime Guzmán en la UDI), perspectivas de triunfos electorales (RN con Piñera), composición interna homogénea, historia común. En el caso de la DC, salvo historias comunes no hay nada más. Los militantes están divididos entre quienes se sienten de centro-derecha, de centro y de centro-izquierda; se apoyan soluciones de mercado para algunos temas y el Congreso DC se pronuncia en torno a la eliminación del lucro a la educación. Además, la DC lleva dos períodos sin ocupar el sillón presidencial y probablemente no lo alcanzará el 2009, lo que no acalla las diferencias ni promueve la cooperación en pos de un gran objetivo electoral. 3) Por otro lado, la pelea Zaldívar v/s Alvear es más compelja de lo que parece, pues casi empatan en la nominación presidencial del partido para las elecciones del 2005, lo cuál demuestra dos facciones internas con gran representatividad más otros grupos que están intentando operar hoy como conciliadores. 4) La evolución de los procesos sociales y valóricos en Chile tampoc ayudan a la DC. Frente a la creciente liberalización de los valores y la pérdida de influencia de la Iglesia en la vida cotidiana de las personas, la Democracia Cristiana cada vez interpreta a un segmento menor de la sociedad y va transformándose más en un referente histórico que en un proyecto identificatorio para nuevas generaciones. 5) Por último, otro factor relevante es la desideologización de la sociedad que lleva a que tanto la UDI, RN y el PPD con distintas estrategias se acerquen al centro político, el cuál termina siendo un lugar muy poblado y menos atractivo que antaño.

  • Rodrigo,

    Creo que hay mucho de cierto en tu análisis. Ahora bien, estoy en desacuerdo con tu punto (5): no veo una “desideologización” de la sociedad. Las ideas de izquierda y de derecha están vivitas y coleando, y las vemos peleando en Chile todos los días, desde el tema de la LOCE hasta el Transantiago. Tema de otro costal es si estamos viendo un descontento, como tu apuntas más arriba, con los partidos políticos como estructuras representativas de las ideologias que dominan en la sociedad civil. Sin negar esto, creo también que no necesariamente hay descontento con la ideología detrás de los distintos partidos (aunque en el caso de la DC, la declinación de la influencia eclesiastica debe explicar parte de su crisis), sino con la forma en que los partidos hacen su pega.

    Finalmente, incluso si uno pudiera decir que hay desideologización, no veo como eso implica que el centro político se hará más relevante. Después de todo, el centro político no es es más que otra ideología más, ¿no te parece?

    Saludos.

  • La Democracia Cristiana no está muerta, solo está dormida, se quedó dormida por la inercia de quienes ostentaron y ostenta el poder. aquellos que olvidaron a las bases, especialmente a los de provincia y aquellos a los de pueblos rurales y el campo, hay que recordar que uno de los fuertes respaldo de la DC. por mucho tiempo ha sido el sector rural el campesinado, pienso que aún es tiempo de rescatar el valioso capital humano que siempre a dado respaldo a las políticas del partido, para ello es indispensable que todas las figuras publicas (camaradas)se adhieran a los engranajes del partido para reorganizar y reactivar el trabajo doctrinario a nivel de base y de celulas. Existen miles de camaradas casi anónimos que trabajaron y trabajan desinteresadamente por ver que nuestro partido se vigorize, solo falta que los Camaradas que ostenta el poder, bajen a las bases con estrategias con proyectos concretos y realistas, sin discriminaciones en el trato y desprovistos de todo afán de rivalidad, tienen que abandonar la tesis que un minuto de pantalla vale por todo el trabajo de las bases, eso es una mentira una falacia, solo se configura un partido de Cartón. Me es preciso resaltar a un Camarada que fué el blanco de las críticas hasta hace un tiempo, me refiero a nuestro muy estimado Ministro Sr. René Cortazar, con camaradas como él, el Partido saldrá adelante, por que ha sido un ejemplo de pundonor, esfuerzo y sabiduría al hacerse cargo del “Paquetito” del Transantiago, poniéndole el pecho a todas las ácidas críticas de la oposición. No tengo idea, si esto que escribo servirá de algo al interior del Partido, pués solo soy un camarada casi anónimo y talvez ni siquiera sea eso, puesto que el traicionero del Colorín me tiene que haber eliminado, según él hizo una o dos depuraciones (discriminación) del padrón, pero no me importa igual me siento DC. Respecto a nuestro Candidato (Futuro Presidente) Eduardo Frei Ruiz Tagle, sería muy bién visto que apareciera más con su familia, recordemos que nuestro país aún es muy conservador en algunas materias. Díos quiera que nos unamos.

  • Deja un Comentario