Navarro vs. la Constitución

12 de Nov, 2007 | Por | 4 Comentarios

Independiente de lo que uno piense del actuar del Senador Navarro en la marcha de la CUT del 29 de Agosto, tengo que decir que es difícil estar en desacuerdo con el comentario que hace el senador en su blog:

Hoy en día, no existen Cartas Fundamentales en todo el mundo republicano, con tantas limitaciones como la nuestra. Claro, las leyes que impiden un actuar libre y democrático fueron hechas durante la dictadura, pero ya han transurrido 17 años desde aquello y aún no somos capaces de cambiarlas.

Esto, a raíz de la acusación constitucional presentada contra Navarro por un grupo de parlamentarios de la Alianza por Chile liderada por Alberto Cardemil. El grupo aliancista arguye – y no convence – que su motivación es resguardar el orden público. Pero no hay que ser muy suspicaz para darse cuenta de que este no es más que un uso abusivo de una Constitución abusiva. El objetivo real de Cardemil y Cía. no es más que anotarse un gol político y sacar a uno de los “molestosos” de la cámara alta. Aunque el quorum no se altere, es poco probable que el reemplazo de Navarro genere tantas ronchas en sus colegas del Senado.

La liviandad con que la Alianza está dispuesta a usar como arma política uno de los artículos más dictatoriales y antidemocráticos de nuestra constitución es realmente lamentable. Lamentable porque la acusación envía el mensaje incorrecto sobre las libertad de participación en política que todos – incluyendo los senadores – deben tener garantizadas, y más preocupante, porque el artículo del tipo utilizado contra Navarro no es el único en la carta fundamental.

Por si las necesitáramos, la Alianza nos ha dado una razón más para, de una vez por todas, re-escribir la constitución. Así no se puede.

Palabras Clave : , ,

4 Comentarios

  • Carlos:

    creo que el mayor error político de Lagos durante su mandato fue ponerle la firma a la constitución del ’80 “enchulada”. Primero, porque legitimó, con su firma de presidente socialista, una constitución generada bajo una dictadura que, aún modificada, tiene tintes antidemocráticos claros. Su firma es una garantía de que nos vamos a tener que bancar esta constitución por un buen tiempo más. Sin su firma, el cambio habría caido de maduro. Segundo, porque hacia el final de su mandato, con su popularidad en torno al 70% y una oposición alabándole como “gran estadista”, creo que podría haber intentado sentar las bases para una reforma constitucional profunda.

    Respecto del uso que hace la derecha de una constitución que ellos mismos crearon… bueno… nada de qué sorprenderse, no? Un diputado aliancista decía el fin de semana, en carta a La Tercera, que la derecha no capitaliza las caídas de la concertación por culpa de sus peleas internas. Yo creo que se equivoca: la deracha no capitaliza porque, a fin de cuentas, todos nos damos cuenta de que su vocación democrática es débil y su preocupación por los más débiles poco genuina (con honrosas excepciones), y por tanto muy variable según la contingencia. Su falta de arraigo democrático, claro, se traduce en peleas internas descarnadas, seguramente porque no creen en la acción colectiva, sino apenas en la suma de individualidades.

    Saludos Matías

  • Con todas las limitaciones que tiene, la Constitución está en vigencia y plantea claramente la inhabilitación parlamentaria en los casos en que Senadores o Diputados intervengan en conflictos de tipo laboral.

    Mientras no se cambie esa norma no parece razonable alegar que se la puede pasar a llevar porque es arbitraria o dictatorial. Sobre ese precepto se podrían arguir toda clase de abusos y subterfugios para evadir determinadas normas.

    Recordemos que esa norma está ahí porque en la historia reciente de nuestro país, parlamentarios y miembros del gobierno (léase UP) alentaban conflictos laborales e incluso tomas de fábricas y terrenos. La norma posee la intención de evitar que esas irregularidades se repitan. Si no se está de acuerdo con la norma hay que cambiarla, pero mientras ello no ocurra, los parlamentarios están obligados a acatarla.

  • Matías:

    +1. Nunca entendí la manía de Lagos de refirmar la constitución… aunque la mona se vista de seda…

    Rodrigo,

    Gracias por el comentario. La Constitución dice muchas cosas. Como por ejemplo, que los parlamentarios deben ser inhabilitados si “de palabra o por escrito incite a la alteración del orden público”.Tengo todavía en la memoria la imagen de Moreira, mojado como diuca e histérico, en una manifestación a favor de Pinochet. Y si mal no recuerdo, el orden – privado y público en este caso – lo recuerdo totalmente alterado. También recuerdo otros parlamentarios de derecha incitando y justificando – por escrito, en el Mercurio – “ejercicios militares” que sin duda – ¿cabe alguna? – alteraron el orden público (y mi paz mental). Ejemplos como esos, estarás de acuerdo, no faltan.

    Sin embargo, no me gustaría haber visto a Moreira desaforado (no por esa razón, al menos). El tipo es un ciudadano, y tiene el mismo derecho a ser mojado por los pacos que todo el resto del mundo. La verdad, creo que sacar a estas alturas al fantasma de la UP como justificación de lo poco democrática que es la Constitución no viene al caso.

    El punto es que el uso claramente político que esta haciendo la Alianza de una Constitución que – si aplicada al pie de la letra, como sugieres – hubiera dejado a nuestro Congreso a muy mal traer hace mucho tiempo no tiene como objetivo el resguardar nada más que los intereses políticos de la Alianza. El poder del desafuero es uno que – parafraseando a Spiderman – debe ser usado con gran responsabilidad. Si el ser apaleado por un paco es suficiente…

    Esta la letra de la ley. También esta el sentido común. Y en este caso, el sentido del oportunismo político.

    Saludos.

  • Estamos hasta mas arriba del paracaida con la famosa democracia de los acuerdos, y a esta altura ya no hay mucho que hacer asi que asumamos las consecuencias

  • Deja un Comentario