De Gorilas, cabecitas negras y peronismo. Un “finde” en la Argentina de Kristina.

06 de Nov, 2007 | Por | 5 Comentarios

cfk.jpg

El pasado domingo 28 de Octubre la Argentina profunda votó a CFK presidenta. Una semana después Buenos Aires no hablaba de otra cosa. El país se ha recuperado exitosamente del default del 2001 (aumento del pib de 50% en cuatro años, reducción de pobreza, desigualdad y aumento de ingresos reales) y eso se nota, la calidad de vida porteña se respira recuperada, aunque el síndrome de la gata flora sea parte consustancial del ser porteño.

Para los chilenos nos resulta difícil comprender el mapa político argentino. El Kirchnerismo del Frente para la Victoria es una corriente progresista que nace del peronismo de izquierda y ha conquistado a vastos sectores del eclosionado partido Unión Cívica Radical, le votan en provincias y en los sectores de bajos ingresos, tiene alto apoyo popular, entre los grupos de Derechos humanos (en especial de las abuelas de plaza de mayo) y en la farándula idolatrista trasandina (Maradona, Tinelli y Cía).

La oposición es un desastre (¿les suena conocido?).

Elisa Carrió –Lilita– la segunda más votada- es una ex radical, personalista (como todos los políticos allende los andes) muy votada en Capital Federal, cultiva el odio antiperonista de las clases medias, altas y acomodadas (el llamado gorilismo) y el centrismo de la clase media del interior. Vehicula el voto de rechazo al populismo y su campaña, de pocas ideas, se basaba en atacar la supuesta “monarquía” que se ha instalado en Casa Rosada y el “autoritarismo” de un gobierno fuerte, poco dialogante políticamente, que basa su autoridad en una relación clientelar con los poderosos sindicatos de raigambre peronista. Lilita adquirió notoriedad por su sostenida lucha contra la corrupción, su propuesta, visada por la jerarquía eclesiástica argentina (que no tiene el peso moral que le damos acá) disputa el voto que en Chile llamaríamos de centro derecha, con fuerte énfasis fiscalizador y poca propuesta concreta, pero, a la vez, es de un radicalismo democrático a lo izquierda extraparlamentaria chilena. Un desafío a la comprensión. Ah! además fundó un instituto que se llama Hanah Arendt.

Lavagna, otro radical, tercero más votado, fue ministro de Economía de Kirchner, heredado de la presidencia interina de Duhalde. Salió del gobierno por diferencias en la exitosa política de recuperación económica del Presidente, la que, derivando en un rol más activo del Estado en el control de la economía, Lavagna no compartió.

Los demás candidatos o son del todo liberales como López Murphy, –Chicago boy– o son del todo caudillos locales como Rodríguez Saa (el primero de origen radical, el segundo peronista). Uff y esto sigue, había 14 candidatos a Presidente!

Del resto lo que más destaca es la atomización de la izquierda, con cuatro o cinco candidatos.

La especulación más potente en Capital Federal este fin de semana no era por la elección de CFK, ni por que fuera mujer, ni por que fuera la esposa del Presidente. Era por la continuidad pos-Cristina (eso sí que es anticipar la elección presidencial, no?): si iría a la reeleción, si iría Kirchner y qué pasará con los opositores, en especial con el Ex presidente de Boca Juniors, Mauricio Macri, todo un Piñera trasandino.

Pese a todo este aparente desorden político, la Argentina es un país muy cívico, con una cultura política fuerte, arraigada, donde la política es del orden cotidiano y todos tienen opinión, candidato y posición. El conflicto político (que es mucho más marcado que acá) está institucionalizado y nadie le teme a la confrontación de ideas y proyectos. No se ve el “extremismo de centro”, lo mojigato y la beatería de tantos y tantas en Chile. En Argentina la democracia se respira en la calle, en la protesta social, en el taxi, en los diarios que son muchos -y sí, hay varios progresistas, se puede!- y la ciudad tiene una calidad de vida envidiable.

¿Será que la política cívica, en la calle, de cara a los ciudadanos, es un indicador de desarrollo? No lo sé pero acá una frase de CFK que me impactó: “Vamos a seguir colocando al trabajo y a la producción en los lugares de los cuales nunca debieron haber salido”. Esta historia continuará…

(la imagen la sacamos del diario Página/12)

5 Comentarios

  • Sebastián: muy interesante columna. A mí no me deja de sorprender lo ignorantes que somos los chilenos respecto de cómo llevan la política nuestros vecinos. Es cierto que entender el fenómeno del peronismo desde nuestra lógica lineal izquierda-derecha es misión imposible. Es cierto que la política argenina es enredada. Pero también es cierto que, en general, por este lado no hacemos grandes esfuerzos por comprender la forma de interactuar políticamente que tienen argentinos, bolivianos, peruanos, brasileros y uruguayos, por mencionar algunos. De hecho, la tendencia es al desprecio prejuiciado de las formas latinoamericanas de hacer política. Creo que tenemos enormidades que aprender, pese a las imperfecciones tanto suyas como nuestras. En ese marco, se agradece el esfuerzo explicativo, Sebastián.

    Concuerdo plenamente con cómo se “respira” la política en las callecitas de Buenos Aires. Será ése el “qué se yo”?

    Ah, y a propósito de vecinos, ayer vi en el cable a Evo Morales en el programa norteamericano de humor político, The Daily Show. Está bueno: http://www.youtube.com/watch?v=q16Rkr0Gdqs&NR=1

    Saludos, M

  • Sebastiàn, me sumo al comentario de lo difìcil que es entender para todos acà la polìtica argentina. buena contribución al déficit de “buen vecino” que tenemos. también, hacer notar el hecho que nuestra visión del tipo eje izquierda-derecha-por enciminita” ha hecho que en Chile se compren liderazgos y experimentos bien sui genèris (y a veces desastrozos) allende los andes sólo por “parecerse a lo que hay acà”. mucho ombligo. ejemplos como la fenecida y caótica “Alianza” del ’99; el recibir con alfombras y medallas a los UCR. y lo peor, hacer negocios, creer en la palabra y tener esperanzas en los neoliberales y conservadores: menem, lópez y ahora Macri, el niño mimando que quiere ser Presidente.

  • Buen articulo Sebastián, la verdad el espíritu de libertad es sin duda germen democrático, y en la argentina el principio es la libertad de expresión en todas sus facetas desde la libre expresión sexual a la moderna heterogeneidad argentina cuando un chileno trash (rocker en Arg.), sera amigo de un facho (cheto en arg) allá sí se da y conviven en torno al mismo trago.

    Eso no es tan difícil de comprender amigos míos, los argentinos tienen claro que todo es posible, construyeron el país en el 80 post dictadura, lo hizo Menem a su pinta y ahora lo hacen los K. igual.

    Estos tipos entienden que ganaste para imponer tus ideas, no para llegar a consensos, (palabra mas fome, solo útil en Chile, el país lejos el mas latero de latinoamerica), por ello en 5 o 6 años ya están mejor que nosotros, son emprendedores, multiculturales y como dijo CFK, cuando vino a Chile en una pequeña frase, algo desafiante y que debería hacernos pensar:

    “Estoy segura que Argentina será, el primer país desarrollado de America Latina”, toma, lo dijo en Chile, criticando silenciosamente y pavimentando fuerte, que las cosas también se construyen con sueños. Los Chilenos llenos de complejos conservadores (sea izq o der) nos falta para entender y respetar la libertad.

  • Hola qué tal:

    Soy porteño y me causó curiosidad la mirada que tienen sobre Argentina. Parecen valorar esa especie de caos creativo que nos caracterizaría. Creo que hay algo en eso, hay algo que el argentino aporta al mundo en terminos de modo de ser, de cultura, de estilo, para bien o para mal.

    A veces pienso que este país perdió el tren del desarrollo hace unos 50 o 60 años, cuando tuvo todas las posibilidades de lograrlo. De Argentina solo quedan restos, pese a la recuperación reciente.

    És cierto que Chile es un país conservador, su democracia se basa en la impunidad, pero sin embargo muestra algo que necesitamos por aca, y el en resto de America Latina, que es la disciplina o la persistencia en un rumbo determinado. Curiosamente Chile y Argentina son culturalemente tan complementarios…

    Saludos

  • Sebastián: Desde el otro lado de la cordillera saludo esta notable aporte que haces acerca de la politica argentina,no creas que los argentinos no somos esquematicos a veces,la idea de que el peronismo es o tiene que ser de izquierda o derecha aquí todavía existe,aunque cada vez menos. Por otro lado el que escribió antes es un gorilita encubierto,jajajaja. Sí a las retenciones agropecuarias,si a la distribución de la riqueza del agro pampeano,no a los oligarcas con olor a bosta.

                           Pedro
    
  • Deja un Comentario