El Partido Popular… Y tal

31 de oct, 2007 | Por | 4 Comentarios

pp-bandera.jpg

Desde mi llegada, hace un mes “y pico”, a Barcelona, han venido llamando mi atencion algunas rarezas del panorama político español –respecto del resto de la UE- que brindan al chileno migrante una no del todo desagradable sensación de dèja vu. Una de estas rarezas es el Partido Popular, el PP, que ayuda a hacer un poco más familiar este universo político cruzado por temas tan distantes para nosostros como los nacionalismos y la monarquía. La familiaridad, por cierto, está dada por el notable parecido con nuestra derecha, y específicamente con su propio “partido popular”: sus temas, su estilo, su ubicación en la discusion publica. Y aquello mucho más intangible que, para seguirles el juego y no hablar de ideología, podemos denominar convenientemente como “mentalidad”.

Paso a continuación a retratar algunos de los “rasgos de familia” que emergen a los ojos del observador desprevenido, a la luz de los hechos noticiosos de las últimas semanas. Cualquier similitud con actores políticos de nuestro propio país es, vamos, mera coincidencia.

Educación para la Ciudadanía. El gobierno ha incorporado a los programas escolares este ramo, con el fin de formar a los ciudadanos en las normas y valores contenidos en la Constitución. De más está decir que los sectores conservadores han puesto el grito en el cielo; y el PP, liderando la resistencia. ¿Los principios invocados? La libertad de conciencia y el derecho a la libertad de enseñanza, más la prerrogativa de la familia en la formación valórica.

• La hispanidad y los símbolos. Con ocasión del 12 de octubre, día polémico por demás a este lado del charco ya que nomensaje-hispanidad.jpg todos se sienten parte de la “comunidad imaginada” que es España, el presidente del PP y candidato a presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha dirigido al país en una suerte de cadena nacional. En la imagen televisiva se le podía ver sentado en un despacho de lo más parecido al del Presidente del Gobierno, haciendo un llamado a todos los españoles a salir ese día a la calle a celebrar “lo natural”. Y lo natural es ser español. El argumento es: Puesto que todos, en un nivel intuitivo y de sentido común, nos sentimos españoles (salvo los desquiciados nacionalistas), es hora ya de perder la vergüenza en la que el PSOE y la centro-izquierda mogijata nos tienen sumidos y exhibir los símbolos de la Nación con orgullo, enviando un claro mensaje a quienes destruyen fotos del Rey y a las pretensiones –violentas o no- de las distintas autonomías. En un contexto de temor por las amenazas de la ETA para ese día, el llamado fue como poner un polvorín. Nota del redactor: para el PP esto no es contraponer nacionalismo con nacionalismo, como insinuaron algunos críticos. En palabras de Aznar, lo que se contrapone es sano “patriotismo” a los “nacionalismos” que, necesariamente, son nocivos.

Ley de la recuperación de la memoria histórica. La semana pasada tuvo un tremendo triunfo en el parlamento esta ley de vallecaidos.jpgamplio consenso (solo rechazada por la Izquierda Republicana y el PP) que, entre otras cosas, declara ilegítimos los juicios realizados bajo el franquismo, reconoce y amplía derechos a quienes fueron víctimas del bando republicano en la Guerra Civil y de la represión durante la dictadura (las víctimas de la guerra civil del otro bando recibieron reconocimiento y compensaciones con el régimen de Franco), establece por primera vez ayuda pública para el levantamiento e identificación de los cuerpos que todavía descansan anonimamente en cunetas y fosas comunes, ordena el cambio de nombre a las calles, plazas y monumentos que todavia conservan denominaciones ligadas al fascismo, y prohibe las manifestaciones políticas en el Valle de los Caídos. La Izquierda Republicana de Catalunya no la apoyó por considerarla insuficiente. ¿Las razones del PP para su fuerte rechazo mediático a la Ley? (mediático porque finalmente, y con las elecciones a la vuelta de la esquina, acabó dando su apoyo a 7 articulos): La ley rompe uno de los pactos de la transición; remover el pasado únicamente reabre las heridas y aviva viejas divisiones. “A la mayoría de los españoles hoy ya nada de esto le importa: les importa tener techo, pan y trabajo”.

 

Calentamiento global. En una reunión con Al Gore en Palmas de Mallorca la semana pasada, el presidente del PP Marianorajoy-zapatero.jpg Rajoy, apelando una vez mas al hombre común que se mueve desde el sentido común y desdeña los intelectualismos, ha afirmado muy ufano que no sabe mucho de estas cosas, pero que tiene un primo que sí. Y que su primo se reunió en una ocasión con los 10 científicos más connotados del mundo, y ninguno de ellos fue capaz de asegurar que tiempo haría en Valencia al día siguiente. Si no pueden hacer esto, ¿cómo puede nadie saber lo que ocurrirá en 300 años? Debemos evitar que el calentamiento global se transforme en el principal tema de la agenda mundial, porque es un falso problema. En chileno, un tongo. Cualquier coincidencia con nuestra derecha es puro parentesco. Lo que se hereda, no se roba.

(Fuentes de fotos del artículo: 1.- PP y Bandera; 2.- mensaje TV Rajoy 3.- Valle de los Caídos; 4.- Rajoy y Zapatero)

4 Comentarios

  • Rocío: Que bueno que escribes. Es muy interesante esto de ir recopilando internacionalismos en política, hay mucho que aprender y que comparar, uno de los vicios de la política nacionalmente inscrita es que aprende poco de afuera, se equivoca allí donde otros ya lo solucionaron. Del PP no conozco mucho pero siempre me ha llamado la atención la pelea Alianza-DC por adjudicarse la mayor cercanía con Aznar y Cía. como te lo explicas desde allá? un abrazo grande

  • Querida:

    Muy ilustrativa la columna. Parentela hay en todas partes, se repiten los hermanos, primos y primos en segundo grado del discurso de derecha más obstaculizante y con el que menos deseos dan de dialogar.

    Lo de la “educación para la ciudadanía” lo había visto por la prensa y me pareció de lo más bizarro los argumentos en su contra. Me acordé de lo que ocurrió aquí en Chile con un texto que se entregó hace unos años en las escuelas, para la educación de los centros de alumnos. Él resultado fue que se terminaron retirando las copias hechas porque había un texto donde se hacía referencia a la quema de brujas por parte de la iglesia católica.

    Pareciera entonces que ningún tipo de política pública que diga “educación” ni menos algo que tenga que ver con política estén fuera de la sospecha de un ojo empeñado en no mirar (entiéndase mirar por esfuerzo comprensivo de demandas sociales sobre lo político). Todavía no entiendo la fórmula que critica la derecha que iguala política, ciudadanía, libertad, etc. a pensamiento de izquierdas. Flaco favor que se hacen.

    Un abrazo desde la angosta faja de tierra.

  • Rocío: que bueno que nos escribes desde la península. Ojalá que nos puedas ir contando cómo se ve Chile desde allá, y cómo se ve España y su política con ojos de chilena.

    Sobre el artículo, el par de veces que he visto a Rajoy me ha costado creer que un tipo así sea líder de un partido político de peso en un país desarrollado, y me ha hecho cuestionarme si el proceso de desarrollo social y económico en que estamos embarcados en América Latina será posible sin que se desarrolle la política (y los políticos).

    No sorprende tanto que la derecha chilena mire con ojos emocionados al PP -una derecha que ha conseguido éxitos completamente esquivos para nuetros propios “Rajoyes” y “Aznares”-. Sí me preocupa y deja medio pasmado, como apunta Sebastián, que la DC se desviva por robar reuniones a la UDI cada vez que Aznar viene a Chile, sobre todo conociendo la calaña del personaje y sus acciones en temas como Atocha e Irak.

    Qué se opina de Aznar allá a estas alturas?

    Un abrazo, M

  • Queridos y lejanos republicanos: Qué puedo decir, mi impresión con poquito tiempo por estos lados es que, a pesar de las fuertes diferencias que uno ve en muchos otros aspectos (la cultura de la tolerancia y el igualitarismo, el uso de espacios públicos, el empoderamiento ciudadano, el bienestar a la europea que es tan distinto por ejemplo del derroche gringo), pareciera que las clases políticas de la UE no se han pegado tantos saltos con respecto de las que tenemos por allá por el sur. Hay harto farandulismo, harta banalización del debate, harta apelación a la guata de los electores -aunque sea guata europea.

    Aznar, por lo que he podido ver, no es demasiado bien visto por la mayoría de la gente, ni siquiera por los electores del PP. De hecho, el partido raramente lo saca a colación y le deja pararse en el foco bien poco. El efecto Atocha parece que jugó un rol fundamental en este descrédito, tanto la reacción del gobierno en los días siguientes al atentado (la responsabilización majadera a la ETA y a un complot de la política interna, que de hecho Aznar reiteró ahora tras darse a conocer las condenas a los responsables del 11-M), como el análisis que hace el grueso de los españoles de que haber entrado en la guerra de Irak fue un error. De hecho, de todo lo que pasó en la Cumbre Iberoamericana la semana pasada, la figura de Aznar acusado de fascismo ha sido lo más irrelevante para la opinión pública española -él trató de aprovechar sus cinco minutos agradeciendo a Zapatero la defensa que hizo de él pero el PP rápidamente le quitó piso. Lo que ha quedado en la retina es el desaire al rey, y los entusiasmos que ha despertado su respuesta por una vez visceral, testosterónica y descontrolada. Muchos tienen hoy de “ringtone” el “por qué no te callas!!”, y hasta se creó en Valencia una tapa del mismo nombre. No tan lejos de nuestros parlamentarios bailando el Koala, si me explico.

  • Deja un Comentario