Expresión, Cohesión y Coerción.

01 de Sep, 2007 | Por | 6 Comentarios

jaula_de_cristal.jpgQué lamentable el Gobierno. Recuerdo -no se en que lugar lo  encontré alguna vez- un texto en torno a unas de las reivindicaciones del Programa de la Unidad Popular, asociado a poner freno a la violencia legítima del Estado en contra de la ciudadanía manifestada. Al parecer, la Presidenta en su estadía en el bloque soviético y luego en las academias americanas, olvidó ese principio socialista liberal, apoyándose hoy en la doctrina de Seguridad Nacional, cuño central del Chile autoritario actual.

Lamentable Carabineros y sus autoridades. General: el ciudadano no es un enemigo permanente y oculto del cual es necesario desconfiar como una constante. Este no es un principio democrático. La misión de las instituciones de orden no puede solventarse en el entrenamiento regular de sus hombres a la espera ansiosa del conflicto. Más bien, se debe asumir que normalmente el ciudadano es un sujeto pacífico que en ciertas ocasiones se organiza y pone en desequilibrio el orden precario. Pero bueno, tenemos una policía militarizada.

Lamentable, también,  los equipos tecnopolíticos de la Presidencia. ¿Es lo mismo la acción colectiva con la anomia? No pues. Señora Presidenta, al parecer su falta de conocimiento sobre sociedades liberales democráticas, no le permite observar la relevancia del movimiento social  dentro de otras áreas la sociedad civil. Estas formas tienen antecedentes en las identidades compartidas, las capacidades y articulación de recursos, así como los sentimientos de exclusión. Usted es una persona seteada en clave siglo XX, donde todo se institucionaliza. Por lo mismo –quizás- no entiende que lo central de la democracia es el disenso, así como la construcción de consensos ex post. Una pregunta Presidenta: ¿Está leyendo a este joven Raide que asume lo mismo que usted en torno al desorden de la democracia?.

Todos sabemos que una cosa es estar en la tribuna académica, en la galería de la oposición y otra, estar en el palco oficialista. Me imagino que resulta  paradójico militar en un partido que claramente formó  parte -y sigue siéndolo- del movimiento obrero y popular y, por otro lado, ser Gobierno. Sin embargo, considero peligroso comprarse la visión conservadora de entender las políticas de Estado. ¡¡No Michelle!! Que el poder presidencial no te transforme en la “mujer del futre” (las mamás grandes de las que habla Salazar) y olvides tu condición de mujer progresista y moderna.

            Presidenta, no utilice el simplismo, es más propio de la derecha, al igual que el monismo. En esto de la política no hay buenos ni malos. O buenos y malos chilenos como se decía en dictadura. Tampoco somos todos parte de un mismo núcleo fundante, más bien  somos un crisol de identidades confluidas durante nuestra corta historia republicana. Es cosa de mirarnos a nosotros mismos en la izquierda: algunos socialistas liberales, otros socialcristianos, socialdemócratas, socialistas marxistas, marxistas trotskistas, anarquistas, entre otros.

¿Quién le dijo, Presidenta, que las palabras poseen un poder mágico ? Eso también es un antecedente de esta conexión autocrática de la Guerra Fría, sea en su visión soviética o americana. No porque usted diga ciertas cosas, nosotros debemos  suponer que tiene certezas sobre ellas. Escuchando su perspectiva acerca del la democracia me hace recordar esto de la democracia protegida de la que hablaba Jaime Guzmán. En último término, pregúntele a Oscar Godoy sobre liberalismo y democracia, que al igual que Guzmán, habitan las casonas de la derecha.

Sabes Michelle, si quieres hablar de moralidad pública, no vuelvas la mirada hacia el autoritarismo, piense en Don Eugenio González, Don Lucho Figueroa o Rodrigo Ambrosio. No creas que la moralidad sea imponer lo que se cree, consulta a las personas, co-inspirítate, como te dice Fernández Chadwick.

Finalmente, Presidenta y Michelle, cuando veas gente en la calle, alégrate. Eso quiere decir que los ciudadanos son honestos contigo. No seas como Calígula en la “jaula de cristal”, de la que tanto nos habló Carlos Matus. No seas antipolítica por lo mismo, politiza la sociedad.  Nosotros queremos hablar de política, porque en último término todos tenemos opinión política y la acción colectiva que deviene en movimiento social es un tipo de éstas.    

6 Comentarios

  • Sí, en parte estoy de acuerdo… en la crítica al concepto de policía militarizada, al autoritarismo, al miedo a la sociedad civil… pero ojo, tampoco idealicemos las situaciones, ¿fue lo de 29 de agosto expresión de un verdadero “movimiento social”? ¿represnta realmente la CUT al vasto y amplio pueblo trabajador chileno? ¿puede el Leviatán -que por definición ES el organismo que detenta el monopolio del poder legítimo- renegar de su propia esencia? ¿en este sentido, realmente pudieron haber hecho otra cosa los carabineros el miércoles, frente a una marcha no autorizada (pudiendo haberlo sido), que disolverla? Obvio que no hablo de los excesos, de la brutalidad, en eso estoy de acuerdo, es inaceptable… tampoco caer en el argumento derechista que pone ante todo el “orden y la seguridad” de los espacios públicos… pero, también creo que una mirada de izquierda tiene que considerar la complejidad de factores y no quedarse sólo con una mirada popular, pero demasiado simplista para mi gusto.

  • Totalmente de acuerdo Pancho. A la ciudadanía se la construye. A la policía se la contruye, y cuando tenemos a un Harboe y a un Velasco, que desde todas las tribunas solventan y cristalizan la doctrina de seguridad nacional los efectos pueden ser previsibles. Y para ello baste ver los tintes en las bases de licitación de cualquier proyecto del Ministerio del Interior, si esto es así cuando estamos hablando de seguridad en los barrios, de delincuencia en los cordones marginales, qué nos queda para los discursos que se levantan con carabineros frente a “terroristas” que es la polaridad en que se los cría. Recuerdo haber hablado con carabineros en regiones “los de Santiago nos dan pena señorita, antes de las protestas los tienen a todos juntos, los estresan y después los sueltan a la calle a repartir palos” Por lo mismo, Pablo, no creo que la respuesta sea preguntarse si acaso lo del 29 fue el “verdadero” movimiento social. ¿verdadero? ¿representación de la CUT? no me parece que tengamos que guiarnos por cavilaciones metafísicas para saber a quien se le pega y a quien no. Un abrazo!

  • Vale Alejandra, pero lo planteo en términos mucho más concretos, pues no creo que se trate de cavilaciones metafísicas, para nada…¿a tu juicio, qué debe hacer un carabinero frente a una marcha no autorizada (y pudiendo haber sido autorizada, recordemos que la propia CUT se negó a pedir permiso…)? (sin justificar la brutalidad, por supuesto, ni tampoco sumarme al lote de Harboe, que para mí es un caso de niño chico con jugetito nuevo y armado en sus manos, por lo tanto, es un tipo esencialmente peligroso). Pero la pregunta más de fondo la dejo para la discusión, porque reitero, el asunto es complejo y para ndad tiene respuesta unívocas. A modo de provocación, ¿cuál es el rol de una policía en un gobierno de izquierda? ¿Qué hace un gobierno de izquierda con una policía a la que provee de guanacos, zorrillos, lumas, uniformes con cargo al presupuesto de la nación, si luego no los hace usar estops jueguetitos?

  • ¿cuál es el rol de una policía en un gobierno de izquierda? ¿Qué hace un gobierno de izquierda con una policía a la que provee de guanacos, zorrillos, lumas, uniformes con cargo al presupuesto de la nación, si luego no los hace usar estos juguetitos?

    Creo que la discusión no está bien enfocada, mezclando críticas a la conducción política de la presidenta con la libertad de manifestación o la labor represiva del estado que se ejerce por medio de sus policías. En la medida que las marchas, convocatorias u otras manifestaciones contra cosas concretas como el Foro de la APEC o contra cosas difusas como la marcha del 29 de agosto no tengan un sustento social fuerte, esto es, con respaldo ciudadano va aseguir sucediendo lo de siempre: lumpen, lumpen y más lumpen. Consecuencia? menor participación, críticas (al Estado por permitirlo y al Estado por la forma de reprimirlo, a los organizadores, a los vándalos), explicaciones tratando de deslindar las responsabilidades. El problema no es la marcha, sino la forma en que se realiza y quien la realiza. La CUT es un chiste en términos de convocatoria, si quieren ser representantes de la cada vez más consumista y arribista clase trabajadora deben presentar un plan a largo plazo y con sustento parlamentario… Me tengo que ir.

  • No tengo tan claro, el huevo o la gallina, la violencia actual no solo es fruto de un orden politico o de un sistema de control policial, tambien es fruto de un descontento social que cala mas profundo que la pobleza misma, es la ultima expresion de la marginalidad, de los que estan realmente afuera o de los que quieren serlo. Por otro no se alguno de ustedes ha estado en marchas, yo recuerdo algunas de años atras en la alameda y existen algunos tipos con sola intencion de destrozar o robar, llamese anarcos-punk-under o lumpen, entonces estamos de acuerdo con que he visto pacos pegar por que sí, y “anarcos” ….futuros profesionales…. adonde llegamos a la sociedad actual

    La sal no sala y el azucar no endulza.

  • Saludos republicanos! Desde mis nuevas tierras catalanas, un aporte. El fin de semana se celebró aquí (Barcelona) la “Fiesta de la Mercé”, gran carnaval de varios días en que la gente sale a las calles más aún que de constumbre y se realizan cientos de actividades culturales, deportivas, cívicas, etc. En una de estas actividades (un recital en el Fòrum) se produjeron desórdenes. Por cierto, no de tipo político. Pero lo que me llamó la atención fue la poca atención, y el tratamiento, que los medios dieron a esto; y, sobre todo, que los “desórdenes” terminaron sin ningún detenido. Al parecer la policía puede aprender a controlar sin maltratar y sin detener. Muchos saludos (y en cuanto tenga acceso más frecuente a internet vuelvo a postear!)