A propósito de Mínimos Éticos

20 de Ago, 2007 | Por | 12 Comentarios

Muy de moda está la ética, especialmente ahora en el mes de la solidaridad. Sin embargo, mena1.jpgllega Septiembre, y entre “Chicha, Chancho y Cueca”, Feriados y baile del Koala, se olvidan temas-país tan importantes como el planteaspaceball.gifspaceball.gifdo por el Obispo Goic hace algunas semanas, causando la ira de muchos economistas. En realidad, sólo una reaccionó con ira, el resto se anduvo “incomodando”. El punto es que la respuesta, en primera instancia, fue “Monseñor, vaya a estudiar economía”, pero claro, parece que los economistas, aparte de economía saben mucho de ética, porque “dele que suene” con diferencias entre ingreso y salario ético, y que no es ético exigirle a Pymes que paguen un mínimo que no van a poder pagar. Y así un largo etcétera.

Ya en segunda instancia, se hicieron públicas respuestas con un poco más de reflexión, entendiendo -algunas de ellas- que este es un tema que trasciende a las lucas, que apunta al respeto y la dignidad de las personas. En esta línea, quisiera referirme particularmente a una columna que el señor Andrés Concha, Secretario General de la Sofofa, publicó el día viernes 10 de agosto en el diario “La Segunda” . Sobre todo a 3 puntos que, a mi juicio, son importantes en la discusión sobre “Salario Mínimo Ético”:

1. El título de la columna -¿Ética en los sueldos o en la Educación?-, a mi juicio plantea una dicotomía que no es muy ética, básicamente porque al momento de tomar decisiones, una decisión ética (más allá de los religioso) es una decisión que se toma pensando en el bien común y tratando de que beneficie a la mayor cantidad de personas posible. En este sentido -el del Bien Común- no encuentro razones para que haya ética en la educación y no en los salarios, o viceversa. Por lo tanto, en primer lugar es ponerse de acuerdo qué se va a entender por ética, porque al plantear por título una dicotomía como la señalada por el Señor Concha, no se ve una reflexión muy social o de Bien Común. Tiene que haber ética en los salarios y en la educación. Además, para contar con una educación “ética” (que me imagino que Don Andrés entiende como “de calidad”), hay que pagarles sueldos “éticos” a los profesores, en todo tipo de colegios.
2. En la columna, además se dispara a mansalva contra las negociaciones 425fef6a99d08.jpgcolectivas, como un factor negativo y asegurando que jamás se podría reducir la brecha entre ricos y pobres de mediante ella. Nuevamente aquí, lo “ético” es respetar el derecho de libre asociación de los trabajadores y no valerse de tecnicismos económicos y del argumento que los avances económicos del país se han debido a que no hay asociación colectiva. La opción de sindicarse o asociarse es un Derecho de cada trabajador de este país, y el negarles esa posibilidad mediante mecanismos legales y -además- pagarles sueldos miserables, no es precisamente “muy ético”. Concha señala con preocupación que las PYMES, (aglutinan el 70% del empleo) son incapaces de pagar la remuneración mínima sugerida ($250.000), porque no son capaces de producir lo suficiente para pagar buenos salarios y están -aún- altamente endeudadas por la Crisis Asiática. Esta preocupación, debería también manifestarse para los grandes empresarios, sobre todo a la luz de las noticias de los últimos días donde vemos que las grandes empresas no tratan muy bien a las pequeñas, subcontratándolas en precarias condiciones para ellas, y pagándoles cuando quieren como ocurre con el caso de las cárceles concesionadas.
3. El artículo termina con la siguiente pregunta: ¿Por qué no mejor hablar de un nivel mínimo ético de educación y capacitación, que es lo que realmente podría potenciar las remuneraciones al alza? Frente a esta pregunta nuevamente surge una sospecha: ¿de verdad incrementando el acceso a educación y capacitación tendríamos salarios al alza?. Sin ser economista no creo que sea muy factible. Si se incrementa la oferta de personal capacitado, se saturarán aún más los mercados de profesionales, hoy no es tan raro encontrar ingenieros, sicólogos, trabajando de taxistas “porque gano un poco más de lo que me ofrecían en la empresa”. Claro, al haber muchos profesionales de una especialidad x, puedo ofrecer 200 lucas por una pega, porque como hay tanta oferta alguien trabajará por esa plata. Eso no me parece muy ético. Lo ético es pagarles sueldos dignos a los técnicos y los profesionales, fomentar las capacitaciones para tener gente con mayores competencias capaz de desempeñarse de mejor forma en su trabajo y, estar dispuesto a tener utilidades de 100 en vez de 105 y ese 5 ocuparlo a beneficio de los trabajadores. Al fin y al cabo, se verá beneficiada toda la sociedad si se logra una justicia digna y decente para todos los trabajadores, a nivel salarial y a nivel de trato.

mena3.jpg Porque, como señalaba al inicio, esto no es una discusión de economía, sino que -como bien lo señala Carlos Peña en su columna del Mercurio– es una discusión sobre si ,con la economía de base, “ esta es una manera razonable de tratarnos unos a otros”. Este es un tema-país, que involucra a ciudadanos, personas que día a día se esfuerzan por dignificar (se) su trabajo y buscan un reconocimiento “ético” a su esfuerzo.

Para finalizar, aprovechando el mes de la solidaridad, quisiera dejar (les) unas palabras de Alberto Hurtado, muy citado por varios empresarios, sobre este tema: “La miseria en que vive nuestro pueblo es grande. Los salarios no bastan para llenar en muchas industrias y zonas agrícolas las necesidades de un individuo, menos de la familia en forma humana. Los patrones católicos ojalá fueran los primeros en preocuparse del problema del salario: en concreto estudiar las entradas de sus inquilinos o trabajadores, el costo de la vida y que vean si podrán hacer frente a ella en esas condiciones. Es ésta una obligación primordial de su fe.” (¿Es Chile un país Católico?). Este libro fue escrito hace más de 50 años, ¿Ha perdido vigencia esta frase?, juzgue usted… (La foto del Obsipo Goic y los políticos la sacamos de acá. La de negociación colectiva de acá. Y la caricatura del pago de acá)

Palabras Clave : , , , ,

12 Comentarios

  • Uff!. que temazo. De telón de fondo está el insoslayable hecho de la inequidad, la desigualdad producida al amparo del éxito económico. Como crecer económicamente y desarrollarse socialmente es “la” ecuación por resolver. Me parece que el ciudadano Goic ha puesto en el tapete un tema que a muchos incomoda, las ideologías que inspiran el manejo económico nacional son tan fuertes que cualquier cuestionamiento a sus principios despierta mucha irritación. Engel limpia el problema proponiendo impuestos al alza, en una columna dominical, cuestión que los mismos prejuicios neoliberales tampoco harán viable. ¿Hasta cuando?, hasta que el descontento social sea tal que haga que las soluciones cuesten mucho más, sean retroactivas y dividan el país frontalmente. Esto lo hemos visto en el pasado, les llamaban reaccionarios, eran pocos, tenían toda la plata y sedujeron a las fuerzas armadas a hacer lo que sabemos, volviendose antidemocráticos. Hoy, siguen siendo pocos, pero algunos de ellos están entre nosotros, tienen mucho más plata que antes, no creen en las fuerzas armadas, pero sí en las fuerzas culturales, entre ellas la tele y la prensa, y lamentablemente siguen siendo anti-democráticos.

  • Ricardo: tengo una consulta, ¿Cómo podemos acoplar las lógicas de la solidaridad o confianza como díria Parsons para referirse al Sistema Social, con las lógicas del poder del sistema político? Pienso que la bisagra somos los ciudadanos que debemos ser educados políticamente en valores democráticos. Claro, el problema es que no hay consensos mínimos constitucionales, debido a mi parecer a la estructura de estamento de la sociedad chilena, donde el jutre siga explotando al trabajador, ahora haciendo departamentos de segunda vivienda en Cochoa o Playa Amarilla.

  • Sebastián: Muchas gracias por tu comentario, en verdad es horrible el panorama con los medios generando miedos, borrando con el codo el respeto y la diversidad que promueven en sus principios generales que día a día muestran al momento de cerrar sus trasmisiones y al momento de iniciarlas. ¿Los reaccionarios?, uff… eso es complicado porque ahora están en todos lados, y a veces muy muy camuflados.

    Saludos!

  • […] medio de la discusión nacional desatada por monseñor Goic respecto del “salario ético” -que ha tenido su […]

  • Pancho: Me he demorado en responder a tu pregunta porque definitivamente apunta al “quid” del asunto. Y luego de mucho pensar, aún no me atrevo a dar una respuesta categórica a ella, sin embargo, creo que en primer lugar, es necesario acabar con la desdiferenciación de la solidaridad, potenciando sus propia codificación y medio simbólico (la colaboración), de manera de potenciar su diferenciación, y en esa línea, claramente el rol principal está, como bien dices, en la ciudadanía. En cuanto al sistema político, para poder acoplarse y articularse, no sólo con las lógicas de solidaridad, sino que con otras también; los actores de este sistema político deben entender que su medio simbólico, el poder, es un medio y no un fin, en la medida que se pueda ir potenciando eso, acompañado de la diferenciación(ciudadana) de la solidaridad, puede ir generando acomplamientos interesantes. Ahora como bien dices, para poder lograr eso, debemos superar unos mínimos y visiones que operan desde el siglo XVIII, como es la postura de “patrón de fundo” de un % importante de personas que no les interesa la discusión del “salario mínimo ético”, porque simplemente no tienen conciencia de o que es vivir con 140 lucas al mes. Gracias por tu tremenda pregunta, espero haber respondido algo, sino lo conversamos. Saludos!!!

  • […] es la cosa. Estos honorables han decidido que en este momento en que el país está discutiendo como subsanar el tremendo problema de desigualdad que nos aqueja, el mejor uso de su tiempo es buscar fórmulas para que, una vez fuera del Congreso, puedan […]

  • Hola Ricardo, Ha sido impresionante (no por sorprendente sino porque últimamente andaban tan camuflados) la respuesta de los “reaccionarios” frente a Goic, y los ha dejado vergonzosamente en evidencia. Aquí no creo que Evelyn haya sido la única iracunda: han sido varios. Recuerdo en este momento dos voces en papel (César Barros en la Qué Pasa con “A Goic lo que es de Dios y a Velasco lo que es del César”, y Bernardo Fontaine en La Segunda con “Los errores del señor obispo”) que me impactaron por su brutal y falta de disimulo defensa de los intereses de clase. El primero procura insertar en la tradición anticlerical su crítica a Goic, llegando a señalar que los economistas del mundo ya están de acuerdo en esto (como si dentro de la economía no hubiera también pluralidad de visiones), que la ruta al desarrollo ya está clara y que por lo tanto sólo es hora de que los políticos del mundo se decidan a aceptar esta Verdad: cualquier alza del salario sólo lleva a la debacle. Me llamó la atención como Barros tiene la desfachatez de cuestionar por dogmático a Goic desde un bastión cuyo propio dogmatismo raya en lo metafísico. En cuanto a Fontaine, perdonen la lata pero lean lo que escribe textual: “Toda esta proposición parece reflejar cierto populismo para mejorar la imagen de la Iglesia. Detrás de sus planteamientos está la búsqueda de la igualdad. Pero misteriosamente Dios nos creo profundamente distintos. A unos ricos y a otros pobres, unos más capaces intelectual o físicamente, unos feos, etc. Tal vez fue para que reconociéramos nuestras limitaciones o porque si fuéramos iguales, no veríamos a Dios. La búsqueda de la igualdad puede ser profundamente injusta y en la práctica, fatal para el desarrollo”. Brutal y descarado. Los planteamientos de la Modernidad, borrados de un plumazo. Saludos.

  • El tema da para mucho. Obviamente que si se trata de intenciones a todos nos gustaría que el sueldo mínimo fuera muy superior, pero se equivocan los que critican a los economistas por tratar de tecnificar el tema. La cosa es simple, un aumento de sueldo mínimo de 70% generaría cesantía, inflación, falta de competeividad y estancamiento económico. Eso lo muestran las relaciones empíricas ya que la economía en última instancia es una ciencia y por lo tanto, sus relaciones de causas y efectos no pueden distorsionarse para apoyar medidas que suenan bien, pero serían populistas e irresponsables.

    El tema planteado por Concha de ética en la educación aparece como una desviación del tema, ya que las relaciones laborales y los salarios deben abordarse independientemente de los temas educacionales de largo plazo. Sin embargo, el tema es que numerosos estudios como uno publicado por Harald Beyer (hoy en la comisión de equidad) vía el CEP, demuestra que el factor más detrminante en las remuneraciones son los años de escolaridad y la calidad de la educación.

    Como existe una sobre-oferta de mano de obra no calificada, se establece un equilibrio entre oferta y demanda que empuja lentamente los sueldos al alza. Si tuviéramos una sociedad más educada disminuiría la oferta de trabajadores para puestos poco calificados y los sueldos de ese segmento se dispararían como ha pasado en Europa. Esto no se trata de que un economista establezca que debe ser así, sino de que ellos explican lo que se observa, pues la ley de oferta y demanda operan en la práctica.

    No es de extrañarse que si el 50% de los alumnos salidos de 4º medio no entienden lo que leen y que si la calidad de educación básica no ha avanzado en nada en 20 años no se superen las desigualdades en la distribución del ingreso.

  • Rodrigo: Muchas gracias por la clase de economía, sin embargo, discrepo severamente en algunos puntos, especialmente porque, a mi en mi escuela me explicaron otras cosas acerca de la economía: 1. Si, la economía es una Ciencia, pero una Ciencia Social, no exacta. (de hecho me enseñaron que en economía, una de la palabras importantes es “depende”). 2. Puede que el tema planteado por Concha sea una desviación, pero si salió en un medio de comunicación masivo, es que es una desviación no menor. Si bien se incrementa la población de profesionales, claro, la mano de obra no calificada sube su valor porque se hace más escasa, sin embargo, al aumentar la oferta de profesionales, éstos perderán valor, y por ende les da la oportunidad a quienes contratan de fijar ellos el precio (that´s not fair), de hecho eso está planteado en artículo.Leelo bien. 3. escribiste: ” No es de extrañarse que si el 50% de los alumnos salidos de 4º medio no entienden lo que leen”, y estoy absolutamente de acuerdo contigo,de hecho en mi artículo planteo que el tema es más allá de una discusión económica, es un tema SOCIAL, acerca de la forma en la que queremos relacionarnos y (con)vivir. Sin embargo, tú solo te limitaste a dictar una clase de economía I, y tratando de “buenas intenciones” “populistas” “irresponsables” una posición que: 1. no es económica, 2. habla acerca de las personas, y 3. busca aportar a mejorar un proceso de construcción sociodemocrática, que cada vez se hace más dificil gracias a personas (no necesariamente economistas) que en vez de personas ven sólo números y que en vez una sociedad ven un gráfico para poder explicar un entorno cada vez más ajeno. Gracias por tu post. Saludos!

  • Sin pretender ser un estudioso de la Ética, es necesario que nos aproximemos a una noción de ella que nos permita llegar al saber acerca de una adecuada gestión de la libertad en que distingamos lo bueno de lo malo, basados en los valores que compartimos en nuestra naturaleza humana.Aunque suelen plantearse como sinónimos, debemos distinguir un importante matiz al hablar de Ética y de Moral. La Ética se transforma en un intento racional de comprender la moral , es decir es como la llevamos a la práctica concreta, de manera universal. La ética trata de la moral y de las obligaciones del hombre, por ello cuando nos referimos en lo específico de un ámbito ha de tenerse presente por sobre él la implicancia moral. Me parece importante referirme a esto, con las limitaciones propias de quien no tiene una mayor formación en la materia, porque es en extremo necesario que no por desconocer el complejo mundo de la moral y la ética , debamos negar su existencia y remitirnos exclusivamente a la dimensión técnica de nuestra vida. Pareciera ser que es lo que se pretende al descalificar la voz de la Iglesia Católica en uno de sus Pastores en relación al llamado “Salario Ético”. Es inaceptable que se diga que el “Salario” es materia propia, exclusiva y excluyente, de la Microeconomía del Trabajo.En razón de ello se sostiene que el ámbito de la Iglesia es “Solo Moral” y por ende no ha de referirse a aspectos tan “trascendentes” como la Economía. El proceso de secularización de nuestra cultura nos ha llegado a confundir respecto lo que es y lo que no es trascendente.Monseñor Goic tiene toda la autoridad para sostener la necesidad de una “Salario ético” y cuánto más de un “Salario Justo” pues ambos conceptos implican la Moral. No es en absoluto justificable sostener que el costo de la justicia o la ética serán mayores al ajuste de equilibrio en el mercado del trabajo,esto pues el verdadero “Costo Social” es mantener en la miseria a miles de nuestros compatriotas. No podemos desconocer que la Economía tiene sus reglas y evidentemente un “Salario ético” puede traer como consecuencia un menor nivel de empleabilidad en el corto plazo en aquéllos sectores de menor productividad ( las remuneraciones de la Industria alcanzan un promedio superior al salario propuesto y muy por sobre el comercio), pero allí está el desafío, en aumentar la capacitación, en mejorar el acceso a oportunidades de los sectores más postergados. Un Salario ético debe ser un esfuerzo social, gradual de acuerdo a nuestras capacidades, no se debe cobrar el costo de una menor productividad al empleador, en especial al microempresario que con mucho esfuerzo paga sus sueldos a fin de mes, debe ser parte de una política redistributiva por medio de transferencia directa a los quintiles más bajos en dinero en el corto plazo y en mejorar su productividad en el mediano plazo, en ese momento el mercado naturalmente conducirá a mejores oportunidades prescindiendo de subsidios, en su dinámica de equilibrio. Me parece muy oportuna la discusión que surge a partir del “Salario ético”, es bueno que enfrentemos este desafío de manera integral y con la responsabilidad de la Sociedad en su conjunto, no sólo de los grandes empresarios ni del gobierno, sino de todos, más aún, es una gran oportunidad de mirarnos y preguntarnos qué tan éticas son nuestras conductas.

  • […] medio de la discusión nacional desatada por monseñor Goic respecto del “salario ético” -que ha tenido su último […]

  • torcuato luca de tena says:

    esa cuica de la mattei es una caradura, además en estricto rigor ELLA TAMPOCO ES ECONOMISTA…estudió ingeniería comercial hace como 30 años pero solo obtuvo el grado académico NUNCA SE TITULÓ y en el mejor de los casos un ingeniero comercial NO ES UN ECONOMISTA para eso mínimo hay que tener varios postgrados y un DOCTORADO cosa que la honorable tampoco tiene, y todavía quiere ser PRESIDENTA jajajajajaj, hija de su papá tenía que ser un viejo que fue general de oportunista que fué nada mas, cuando un montón de posibles candidatos se negaron a ser generales por lealtad al general LEE, ese fué el único que se ofrecio desinteresadamente

  • Deja un Comentario