La (i) Responsabilidad Social Empresarial:muchos flashes, pocas nueces.

29 de Jun, 2007 | Por | 9 Comentarios

¿Qué es la Responsabilidad Social Empresarial? La Fundación Pro Humana, faro chileno de la RSE la define en su portal como “la contribución al desarrollo humano sostenible, a través del compromiso y la confianza de la empresa hacia sus empleados y las familias de éstos, hacia la sociedad en general y hacia la comunidad local, en pos de mejorar el capital social y la calidad de vida de toda la comunidad.” [1] . En el fondo y en concreto, la RSE es la forma a través de la cual el mundo empresarial (economía) entiende a la solidaridad, asumiendo inversiones sociales en beneficio de la comunidad con la cual se relacionan, y con su propio recurso humano.

Ahora bien, esta inversión social -y es aquí donde se ve que aún está la lógica económica primando- debe reportar utilidades a la empresa. Ya sea a nivel de imagen, a nivel de ventas u otros aspectos. Quizá el mejor y más claro ejemplo acerca del cómo las empresas ven y asumen la RSE es cuando varias empresas participan de la campaña de la Teletón ( tema abordado en otro post de este blog). Durante ella, las empresas apoyan la jornada de ayuda efectuando importantes donaciones de dinero a esta causa que favorece a varios miembros de la sociedad. A cambio de su solidaridad, aumentan sus ventas con los motivados consumidores que compran los productos que están comprometidos con la causa.

Otro ejemplo de RSE lo vemos con la construcción de las autopistas, ya que si bien se rse.jpgprodujo un alto grado de alteración del medioambiente urbano, estas empresas se preocuparon de incluir áreas verdes en sus recorridos, de modo de contribuir a la descontaminación de la ciudad, “mitigando” el daño con el bonito paisaje que hace más placentero el viaje de los usuarios de las autopistas.A nivel de Recursos Humanos, hay muchas empresas que con el objeto de ver mejorado su índice de Responsabilidad Social, han implementado políticas internas que han incrementado los beneficios a nivel de incentivo económico, de clima laboral ,y generado como complemento nuevas infraestructuras para contar con personal más motivado, que se identifique con la empresa. Trabajando en mejores condiciones se incrementará su productividad, versa la teoría.

Es importante destacar que con el concepto de RSE, se ha podido demostrar que las empresas son capaces de reconocer en su entorno a otros actores que se ven afectados por sus acciones y generan formas de enfrentar dichas externalidades. Sin embargo, si nos ponemos rigurosos con la definición expuesta al principio de este texto, podemos decir que la gran mayoría de quienes dicen tener “gran responsabilidad social” sólo ocupan el concepto como parche a los daños que causan o para lavar su imagen, figurando como realmente -y honestamente- preocupados de la sociedad. ¿Cómo?, En primer lugar, en el caso de las empresas que participan en la Teletón, el hecho de colocar plata para esa iniciativa no los hace más responsables, básicamente porque la plata que entregan -me imagino- es la que obtienen de las ventas de los productos que la gente ha preferido porque la marca está en la campaña.

O sea, entregan la plata que la gente les dio y no plata de la empresa (y me imagino que cortan algo porque aquí si no hay utilidad no hay negocio, esa es la lógica económica, no es mala ni buena, sólo opera de ese modo). De hecho en los últimos años, hay empresas que no figurando como sponsors oficiales de Don Francisco y Cia., como D&S- Líder, han lanzado incentivos perversos del tipo “compre aquí con nosotros y entregaremos el x% de las ventas de hoy a la Teletón”, por supuesto esto sólo llevado por el afán de entregar “una pequeña ayuda” y no de promocionar la marca ni de generar aumentos explosivos en las ventas. Pero cuando se acabó la Teletón y se apagaron las cámaras, automáticamente se acabaron las ganas de colaborar y ayudar con iniciativas ciudadanas filantrópicas, ¿ Es eso ser responsable?¿Socialmente responsable?

Segundo, hay empresas que se jactan de ser grandes “Responsables Sociales”, porque les entregan buen clima de trabajo a sus funcionarios, les dan todas las herramientas a sus empleados para que puedan desempeñar bien su trabajo, y por eso la “x foundation” les entregó el premio de estar entre las “5 empresas más socialmente responsables”. Surge, en ese momento la pregunta ¿acaso no es un mínimo que las empresas le entreguen buen clima y las herramientas a sus empleados? ¿Es eso digno de destacarse?.

Hay empresas que llegan a instalarse a sectores rurales mostrando afanosamente que son muy “responsables”, contratando asistentes sociales para que vayan a convencer a la gente de que no protesten por los efectos que la instalación de la empresa les va a traer a su zona, y que a cambio, les construirán una escuela y/o harán alguna capacitación para la gente de la zona. Entonces en los medios sale “Empresa ayuda a la zona construyendo escuela”, pero no figura que los caminos que los niños tienen que recorrer para llegar a la escuela están llenos de deshechos de la empresa. Otro ejemplo concreto lo encontramos con el Banco Santander, una empresa que se arroga ser un gran responsable social, particularmente porque está muy involucrado con el proyecto “Un Techo para Chile” (vemos aquí un acoplamiento entre la caridad eclesial y el asistencialismo empresarial).

Sin embargo, investigando un poco en la prensa, y mirando más allá de los afiches en donde se autoproclaman como “Responsables”, encontramos una empresa que ha sido multada por prácticas antisindicales, que discrimina severamente a sus clientes (alguien con un sueldo inferior a $300.000, no califica para solicitar productos en ese banco). Así podríamos encontrar varios ejemplos en donde nos damos cuenta que una vez más en nuestro país importamos ideas – ojalá bien livianitas- , adaptándolas según nos convenga con harta propaganda, con la menor información detallada posible, cosa que mande la imagen nomás. Todo bien descafeinado.

rse2.jpg

Podríamos seguir mostrando ejemplos, pero desafortunadamente la mayor parte de los argumentos en contra o a favor de la RSE se basan en suposiciones, anécdotas y un número limitado de ejemplos de “buenas” o “malas” prácticas. Existen muy pocas investigaciones sobre el impacto de la RSE en el desarrollo y sus aspectos sociales, medioambientales, económicos y participativos. Sin embargo, lo que realmente se pretende ejemplificar aquí es que si bien hoy las empresas están demostrando cierto interés en el área de “Responsabilidad Social”, ésta aún tiene mucho que desarrollar. Ser responsable implica hacerse cargo de algo o alguien, y no hacer cosas para parchar daños y/o lavar imagen, aportar al desarrollo sustentable (como dice la definición de RSE), implica ser responsable de manera sostenida acompañando y generando esa sustentabilidad.

Poner plazas y parques en una zona que voy a contaminar, es lo mínimo que tengo que hacer para no dañar el capital social y ambiental de un montón de gente, y como es lo mínimo no hay porqué vanagloriarse ni creer que se ha ganado el cielo, hay que trabajar mucho para ser “Responsables Sociales”. Y esa es una tarea de las Empresas, del Estado y sobre todo de los ciudadanos, quienes deben exigir a los dos primeros que cumplan con sus mínimos, y se hagan cargo de manera responsable de sus responsabilidades, sólo así se podrá hablar de “Responsabilidad Social”.


[1] En www.prohumana.cl/index.php

(Las fotos de este artículo son obtenidas de este sitio)

9 Comentarios

  • Ricardo:

    creo que el tema que tocas es de tremenda importancia para el tipo de desarrollo que podamos construir como pais. Creo que el concepto de Responsabilidad Social Empresarial es complejo, pues da cancha para todo lo que mencionas en tu artículo, especialmente en un país en que la legislación laboral y medio ambiental, así como el sistema tributario, son poco exigentes con las empresas.

    Personalmente, creo que la concepción de RSE como un resultado de la “bondad” de los empresarios es una tontería. Las empresas privadas son entidades con fines de lucro, creadas con dinero y para ganar dinero, por medio de la producción de bienes o la provisión de servicios: nada en su concepción ni en su forma de operar tiene que ver con la solidaridad, la bondad o el altruismo, ni tendría por qué relacionarse con ello. Claro que generan empleo, por supuesto que los bienes o servicios que producen generan beneficios en sus clientes, y por supuesto que deben cuidar las relaciones con su entorno para seguir existiendo, pero todo ello es una consecuencia de -o un input para- su objetivo central: hacer dinero agregando valor mediante alguna acción productiva.

    En ese sentido, dificilmente se puede pedir a las empresas una responsabilidad social que vaya más allá de la racionalidad económica. Hay casos, pero esa no puede ser la regla, pues la “bondad” dificilmente se puede sistematizar. Creo que Responsabilidad Social Empresarial es, primeramente, cumplir cabalmente con la ley laboral y las normativas medioambientales, proveer a los trabajadores un entorno de trabajo digno, pagar los impuestos correspondientes, no discriminar. Ese es el mínimo, y en Chile aún estamos lejos de que esa Responsabilidad Social sea la regla.

    Ahora, si los empresarios -dentro de su racionalidad económica- tuviesen una mirada de largo plazo, en lugar de una mirada sólo táctica, muy probablemente descubrirían un valor presente positivo sobre sus resultados privados en el hecho de tener una buena relación con la comunidad; potenciar acuerdos de cooperación de largo plazo con los trabajadores que dignifique a ambas partes y les permita actuar juntos en lugar de enfrentados; ganar una buena, creible y consistente identidad de marca “responsable”; generar una mirada estratégica en conjunto con el gobierno. Incluso podrían ver el valor positivo de la implantación de elementos de un “estado de bienestar” (algo de eso puede leerse en este libro de Peter Swenson, “Capitalists against Markets”: http://tinyurl.com/2rqrox ).

    Saludos Matías

  • Matías: Creo que mi idea central no es apelar a la “Bondad” como tú la denominas, sino que desde el criterio económico se incorporen variables más “responsables”, pero no para la tele, sino que en el operar diario. Desde esa perspectiva, la ciudadanía tiene un rol importante -solidario- de exigir esa responsabilidad, y no esperar a que los medios agiten masas por x motivo para movilizarse y saturar sernac o lo que sea alegando. Tampoco es alegar “porque estoy pagando” sino por una suerte de “deber ser”, que tú bien dices tiene un rol muy importante en el tipo de desarrollo que buscamos para este país, y desde mi perspectiva se debe partir por despejar un poquito el sentido común. Gracias por tus comentarios! Saludos! R

  • Ricardo, mencionas una especie de “accountability” ciudadano sobre las empresas. me parece una buena idea y podrías explicitar algunos mecanismos para ellos que vayan más allà de alguna acción del tipo “funa” y de campañas de información como las que hace el sernac. También tengo un par de observaciones al concepto de RSE hoy en Chile. Tomando elementos que menciona Matías sobre relaciones con la comunidad, respeto a los derechos de los trabajadores y mirada a largo plazo, considero que al concepto de RSE le falta desarrollo y profundidad. como lo dices en tu post es más flashes que realidad pues se ha armado todo un aparataje propagandístico con el tema: hay una fundación (PRO HUMANA) que premia prácticas y “chiches de bondad”, que recibe cuantiosos auspicios y apoyos de las mismas empresas que “premia”. Nada hay en su trabajo de fiscalización, sólo lo bueno y bonito. Esta organización refrenda el accionar de grandes empresas para las cuales, bajo la racionalidad económica es más rentable regalar arbolitos y pc que mejorar sus entornos sociales y relaciones laborales. Esa imagen, la de empresa “sensible” es la que determina que una empresa sea socialmente responsable. Paradójicamente, las empresas más destacadas en RSE hoy son las más grandes -y muchas veces dentro de ellas- las que más abusan de sus clientes, trabajadores y de los recursos que explotan. ¿qué pasa con las pymes o las medianas empresas responsables?, nada al parecer según esta Fundación. La práctica de la RSE se ha transformado, de este modo, en una práctica elitista, que entrega “bonos de credibilidad”, que inspirándose en los bonos de carbono, permiten mediante “buenas acciones y prácticas” seguir discrimando y abusando tranquilamente con este certificado de blanquemiento en las manos.

  • Es compleja la búsqueda de un concepto común de responsabilidad social, ya que esta es vista desde diversos puntos de vista, según los distintos grupos de interés o stakeholder. A grandes rasgos podemos decir que la empresa tiene responsabilidades para con la sociedad que van más allá de la mera producción y comercialización de bienes y servicios, sino que también implica el asumir compromisos con los grupos de interés para solucionar problemas de la sociedad.

    Lo importante es generar el debate que nos lleve a un consumo responsable que cree empresas responsables.

  • Si bien es cierto el concepto o definición de RSE puede parecer muy amplio y ambicioso para el empresariado chileno, para la sociedad civil chilena, para los consumidores chilenos, para el Estado Chileno, se presenta como modelo y en ese sentido la definición es lo que debemos alcanzar, es hacia donde debemos ir, son los cambios en las cartografías que han guiado los modelos en nuestros países. Ciertamente cuando vivimos en esta “aldea global” y nuestro país acepta y ratifica acuerdos y principios que rigen hoy al mundo, claramente debemos acercarnos a conceptos como estos como el trabajo decente, como la RSE, como el calientamiento global, etc, que son temas demasiado importantes y que requieren sobretodo de la toma de conciencia de donde estamos y hacia donde vamos, conciencia también del cambio de roles que van teniendo los actores de los EStados Nación y en ese sentido mas que sólo criticar la labor que la empresa o del consumidor debemos promocionar la adopción de estos conceptos como imperativos de nuestras actuaciones, es decir, estamos llamados a promocionar que las empresas cada vez mas se involucren con estos temas, la filantropía per se no es mala es el primer paso para comenzar a tener conciencia y luego tal vez, al igual que en otros países seamos consumidores que castiguen a las empresas por sus malas prácticas o actuaciones. No solo la conducta del empresariado chileno va teniendo un cambio, en fín, ellos pueden adoptar la RSE en un acto voluntario. LOS MAS LLAMADOS A LA RESPONSABILIDAD SOMOS LOS CONSUMIDORES Y QUIENES CRITICAN ESTO QUE RECIEN COMIENZA A DESARROLLARSE EN NUESTRO PAÍS, PERO AL MENOS COMIENZA…EN BUENA HORA…

  • Mientras la gente que trabaja el tema de la Responsabilidad, su conexión con aldea global, y todo eso, siga hablando de “consumidores” y no de “ciudadanos” o por último de “personas”, creo que el tema de la RSE tendrá muy poco de social.

  • Ricardo: la verdad es que durante estas últimas semanas he estado leyendo sobre este tema, y debo confesar que es muy díficil entenderlo (para una personas que no entiende del tema). Me gustaría saber si me pudieses explicar más concretamente, de que forma, se cumple o solicita a una empresa su compromiso frente a un proyecto cuyo rol va dirigido a las familias y personas.

    Gracias de antemano.

  • yandira de la quintana says:

    responsabilidad social empresarial es como un triangulo equilatero , las tres partes iguales no como un triangulo escaleno, donde nos preocupa el bienestar de los empleados, el medio ambiente, la comunidad, y tambien las utilidades que busca la empresa, ese es el concepto de responsabilidad social que queremos darle a todos. Antes la comunidad, los empleados eran miembros pasivos, hoy en día debemos ser miembros activos.

  • quizá la RSE debiera aspirar a ser un Triangulo equilatero, me parece una interesante analogía, sin embargo, hoy por hoy, me parece más un círculo.

  • Deja un Comentario