Encuesta Casen 2006: por qué la Concertación y no la derecha

11 de Jun, 2007 | Por | 89 Comentarios

El primer año del cuarto gobierno concertacionista no ha sido nada de fácil. Tal como hemos reflejado en este blog, lalimosna.jpg Presidenta Bachelet ha enfrentado una seguidilla de crisis medianas o grandes, que han permitido a la oposición montar la tesis de que Chile va cuesta abajo en la rodada fruto de la –alegan- incompetencia y/o actitud rapaz de sus contendores políticos. La máquina de crítica sistemática montada por la derecha y la instalación de la tesis del desalojo, sumado al natural desgaste de un proyecto político de largo aliento, han hecho que incluso en altas esferas de la Concertación se cuele cierto desánimo, cierto olvido respecto de la pregunta fundamental que ponía sobre el tapete hace unos días el economista Mario Marcel: para qué gobernar.

Sin embargo, los primeros resultados de la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (CASEN) 2006, entregados el viernes recién pasado por Mideplan, vienen a recordarle el por qué a todos los “desencantados” concertacionistas.

Nos vienen a recordar además que, pese a todas las dificultades y errores, la Concertación ha gobernado bien.

casen01.jpg

A casi dos décadas de haber asumido el poder en un país pobre, políticamente inestable, socialmente dividido, tutelado por los militares y la iglesia y aislado del mundo, los políticos y técnicos de la Concertación gobiernan hoy un país donde la pobreza se ha reducido de un 38,6% a un 13,7% (el número de pobres se ha reducido a menos de la mitad, de 4.968.302 a 2.208.937, habida cuenta del aumento de población).

Un Chile con crecimiento económico (hoy la duda es si se crece 4 ó 7 puntos por año, pero el crecimiento no se pone en duda), una robustez institucional inédita en el continente, un nivel -casi demasiado- razonable de paz social, bajos niveles de violencia, estabilidad macroeconómica, fuerzas armadas sometidas al poder civil y crecientemente integradas, altos grados de responsabilidad fiscal, mayores libertades individuales y -probablemente lo más importante- un sistema democrático que, aunque perfectible, es validado por todos los actores, incluso por aquellos que en su minuto construyeron dictadura.

La derecha -hoy más hambrienta que nunca ante las puertas de la Moneda- reclama para sí la pericia en el manejo económico, la eficiencia en el uso de los recursos, la probidad y, como siempre, reclama para el mercado el mecanismo que generaría por vía indirecta (esto es, vía mercado del trabajo “desregulado”) una mayor justicia social. La historia, sin embargo, los desmiente.

Por más que la Alianza se esmere en negarlo, bajo los gobiernos de Aylwin, Frei, Lagos y Bachelet, la pobreza se ha reducido notablemente y el Estado ha tenido un rol importante que cumplir en esta reducción. Si de reducir las miserias se trata, la Concertación ha hecho la pega, con el gran aliciente de haberlo hecho en democracia y sin los grados de populismo comunes en la región. Es decir, sin hipotecar el futuro.

Por el contrario, cuando los Novoa, los Lavín, los Büchi, los Bardón, los De Castro, los Barahona eran funcionarios de la dictadura, la economía era el foco, pero los resultados no eran ni la sombra de lo que hoy tenemos, y los más humildes estaban en buena medida abandonados a su suerte (excepto, claro, cuando los “visitaba” alguna patrulla de verde o un Chevrolet Opala gris).

Parte de la derecha económica de hoy es la misma de los años ’70 y ’80: en política se han renovado tanto o más que la centro-izquierda, volviéndose demócratas convencidos, pero en términos de ideología económica hay varios que siguen siendo de un fundamentalismo perturbador.

Los números muestran, sin embargo, que la Concertación lo ha hecho mucho mejor que la derecha -bajo un mismo modelo económico, pero con un enfoque social absolutamente distinto- tanto en la tarea de generar riqueza como en la de sacar de la miseria a los más pobres. Una tarea que, por lo demás, a la derecha al parecer le importó sólo marginalmente mientras estuvo en el poder, de acuerdo a lo que muestran las cifras.

La evidencia en cifras

Si tomamos los años de gobierno bajo el comando de los Chicago Boys, el crecimiento promedio de la economía (reflejada en el Producto Interno Bruto) fue de un “espectacular” 2,9%. Para los suspicaces que creen que este fue un problema de “lastre” del gobierno de la UP, diremos que hasta 1980 la tasa de crecimiento del PIB fue de 2,8% y que dejado atrás el “lastre”, la economía “despegó” a un despampanante promedio de 3% de crecimiento anual. Los gobiernos de la Concertación, en cambio, promediaban hasta 2005 un 5,6% de crecimiento anual de la economía. Los crudos datos no dejan margen para “cantinfleos“.

casen00.jpg

Estas cifras se reflejan en que el Producto Interno Bruto por habitante bajo la administración de derecha y la posterior gestión concertacionista, se ve así:

casen02.jpg

Bajo los gobiernos de los “ineptos” de la Concertación, los montos exportados por habitante se han más que duplicado:

casen03.jpg

La inflación se ha controlado como nunca antes:

casen04.jpg

Todo esto, acompañado de una rigurosidad fiscal ha permitido un descenso dramático de la deuda pública. Hoy Chile no es un país endeudado:

casen06.jpg

El desempleo –el gran caballo de batalla de los “gurús” de la derecha- ha sido consistentemente menor que bajo la administración de los Chicago. Y aunque menos de lo que quisiéramos, sigue bajando:

casen05.jpg

Y pese a que los niveles de desigualdad siguen siendo escandalosos (ustedes ya conocen mi opinión al respecto), estos buenos resultados a nivel macroeconómico han redundado en beneficios para la gran mayoría de los chilenos.

El salario mínimo se ha más que duplicado:

casen09.jpg

Y los salarios reales (esto es, ajustados por el aumento de costo de la vida) han crecido sostenidamente:

casen08.jpg

Todo esto se refleja en que la posibilidad de consumo de los chilenos (que no hace la felicidad, ya sabemos, pero ayuda) haya aumentado de una forma que los monjes neoliberales del gobierno militar jamás lograron:

casen07.jpg

A propósito de la reducción de pobreza reflejada en la encuesta Casen 2006, muchos economistas plantearon que gran parte de esta disminución se explicaba simplemente por crecimiento económico -vía salarios- y no por políticas sociales. Puede ser, pero sin conocer los estudios en que dichas afirmaciones se fundan, me atrevo a decir que las políticas sociales de la Concertación tienen, como veremos, mucho que decir al respecto.

Dejémonos de cuentos: que no venga la derecha a decir que se preocupa más que la Concertación por la pobreza si, cuando tuvieron el poder total para hacer lo que quisieran con la economía y el Estado, el gasto en salud era así (y ya ven qué ha pasado con la gestión concertacionista):

casen11.jpg

Que no digan que la Concertación no se ha preocupado por la educación, si se ve que la inversión bajo los gobiernos concertacionistas –que en una primera etapa se encargó de aumentar la cobertura casi al 100% y hoy debe hacerse cargo de la calidad- ha sido así de notoriamente diferente respecto de los esfuerzos de la derecha:

casen12.jpg

Lo mismo podemos decir en vivienda:

casen14.jpg

Y en el cuidado de los adultos mayores (nótese el aumento en las pensiones mínimas):

casen13.jpg

casen10.jpg

Entonces, ¿para qué gobernar? Los partidos de la Concertación lo han tenido claro, aunque a veces en la administración burocrática pierdan el rumbo: se gobierna especialmente para los que menos tienen, para mejorar la vida de los conciudadanos y para hacer de este un país más justo, más rico y más equitativo.

Lo que muestran las cifras entregadas el viernes es un enorme logro de Chile en el camino a convertirse en un país más justo y más desarrollado. Y es un logro que los gobiernos de la Concertación se pueden adjudicar sin ponerse colorados ni un minuto.

Por más que Andrés Allamand no lo soporte, la derecha no tiene cartas que mostrar en este sentido más allá de la retórica semi populista de sus candidatos. Su conglomerado no da señales de tener un proyecto país más allá de “gestionar mejor” el proyecto país de la Concertación. Por más que al senador (designado) le moleste, más de la mitad de los chilenos entiende esto, y por eso la Concertación hoy tiene mayoría en el Congreso y ha ganado cuatro elecciones presidenciales seguidas.

(la foto la sacamos de aquí; el primer gráfico lo sacamos del sitio de Mideplan; todos los demás son de autoría del profesor Patricio Meller, y varios de ellos fueron incluidos en el artículo del diario La Nacion “El lapidario veredicto de las cifras”, a propósito de la muerte de Pinochet.)

89 Comentarios

  • Andrés Kalawski says:

    Hola. Insisto. Han construido un sitio web muy interesante. Respecto a tu columna. Es cierto, la concertación recibió A casi dos décadas de haber asumido el poder en un país pobre, políticamente inestable, socialmente dividido. Es muy interesante que ahora sea un país menos pobre, más estable pero no menos dividido socialmente. Algo pasa si se puede reducir eficientemente la pobreza y no se es capaz de dar cohesión al cuerpo social. (Si la sociedad es un cuerpo, ¿en qué órgano está cada cual?) Por otra parte, debo decir que discrepo de la idea de que durante la dictadura la iglesia haya “tutelado” al país. ¿Tienes evidencia para eso?

  • Hola. Respecto de la tutela de la Iglesia imagino que Matías se refería a un sector de la Iglesia chilena, el oficilista sentado a la diestra del General que hizo poco o nada por sacar a este país de la dictadura mientras comía en algún banquete en La Moneda. No creo que Matías se haya referido a la iglesia que tomó un rol protagónico en la defensa de los Derechos Humanos, a ellos sí que hay

  • (viene de arriba) que agradecerles su coraje y ayuda permanente.

  • MMMhh. Si, yo diría también que la herencia de la iglesia (católica) tiene sus puntos brillantes y oscuros. No la calificaría como tutela.

    En otra arista, la distribución de la riqueza no cambia, a pesar de todo lo demás. ¿Se puede usar este modelo y cambiar la redistribución, o hay algo incompatible?.

    Aunque no lo mencionaste, otro de los caballitos de batalla de la derecha, la seguridad ciudadana, tampoco resiste mucho análisis con respecto a los datos y encuestas comparativas que han salido a la luz recientemente.

    Saludos.

  • Ante la insistencia de la derecha con su tesis del “desalojo” solo queda esperar a que el próximo gobierno sea de derecha, para que quede claro que:

    • la ineficiencia y la corrupción son mas o menos estructurales, no por ser de derecha la gente va a ser menos corrupta.

    • el modelo económico de la derecha es exactamente el mismo que el de la “izquierda” concertacionista…

    • lo unico que nos separa de ser un pais “comepobres” es el resto(ya casi inexistente) de conciencia social de la concertación. Una vez arriba un gobierno de derecha seguiremos creciendo a las mismas tasas, pero eliminando ciertas seguridades sociales que hoy se pretenden dar.

    O sea, en otras palabras, que salga un gobierno de derecha pa que quede claro que van a hacer lo mismo, pero con menos ganas de protejer al que tiene desventajas comparativas.

    Muy buen artículo… felicitaciones

  • Matías, muy ilustrativo tu artículo a propósito de la CASEN. Sólo un par de complementos a tu argumentación y que tiene que ver con las políticas públicas: La visión neoliberal que hace descansar la superación de la pobreza sólo en el crecimiento económico y el “chorreo” que de el se derivaría se puede contrastar con las evidencias estadísticas que nos entrega la CASEN. En efecto,la relación entre el aumento del PIB y la reducción de la pobreza presenta una relación mas compleja como se advierte en uno de los cuadros en que se demuestra que ha habido períodos en que por cada aumento de un punto del PIB ha habido solo una disminución de 0.5 de la pobreza y en otros casos el mismo punto de aumento ha tenido como correlato una disminución de 1.5 puntos de la pobreza. En el último período en particular se muestra que cada punto de aumento del PIB ha significado una disminución de 1.75 puntos de la indigencia. Probablemente la mirada mas integral de las políticas públicas a través de los programas Puente y Chile Solidario expliquen este resultado exitoso. Por otra parte también la CASEN nos muestra que si tomamos en cuenta sólo el ingreso autonómo de las personas la brecha de ingresos entre el primer y quinto décil es de 31.3 veces y este disminuye a 12.1 al considerar los subsidios monetarios y transferencias no monetarias (salud y educación). En otras palabras si no existiera una red social de protección y dejaramos todo al juego de fuerzas del mercado la desigualdad sería muchísimo mayor de la que hoy observamos.

  • Estimados: Gracias a todos por los comentarios.

    Andrés, Tania, Carlos: la verdad es que no esperaba que el tema del tutelaje de la iglesia fuera tema central en el artículo. Más bien un ingrediente más que condimentara un poco mi juicio de que la Concertación lo ha hecho bien… lo que no quiere decir que sea un tema menor.

    Primero: me refería más al rol de la iglesia durante el inicio de la transición (que Rafaél Otano llamaba algo así como “los horribles años 90”) más que durante la dictadura (aunque Angelo Sodano no era precisamente una blanca paloma ni un actor neutral…). Creo que al inicio de la transición la iglesia fue un actor político de relevancia en Chile, y hablo de tutela porque de modos más o menos indirectos (desde declaraciones públicas a llamados telefónicos a parlamentarios) la iglesia ha procurado –y conseguido- que haya ciertos cambios sociales y políticos que han ocurrido tarde (mucho más al compás pontificio que de la sociedad en su conjunto) o simplemente que no han sucedido.

    La censura que arrastró por años “La última tentación de Cristo”, la demora insostenible de una ley de divorcio (eramos uno de los tres países del mundo en donde no existía, junto con Filipinas y malta), la abolición recién entrado el S. XXI de la diferenciación entre hijos legítimos y naturales, la campaña contra la distribución de la píldora del día después, el boicot de las campañas contra el sida y el aún estancado tema de la legalización y regulación del aborto terapéutico son sólo algunos ejemplos. Esto sin mencionar los “deslices” de algunos altos jerarcas católicos locales al hablar de política contingente, y sin entrar en el asunto de que para dejar pasar la nueva ley de matrimonio civil, se pidió y logró como moneda de cambio que el matrimonio religioso volviese a regir como ceremonia válida (aunque hay que revalidarla luego ante el Registro Civil), con todo lo que costó lograr la separación iglesia-estado por allá por 1925.

    Obviamente nada de esto desmerece el trabajo de la iglesia (especialmente de sus bases locales y de la Vicaría de la Solidaridad) durante la dictadura. Sólo digo que, cumplida esa labor (que generaba conocidos conflictos dentro de la jerarquía eclesial), con el retorno de la democracia vino una arremetida conservadora muy a la Wojtyla, que la Concertación al principio se compró pero ha sabido ir diluyendo y poniendo, según yo, en su justo lugar.

    Carlos: respecto del tema de la mejor distribución del ingreso dentro del modelo actual, creo que ésta sólo es posible aumentando la base tributaria. A medida que los países se vuelven más ricos, la base tributaria se hace más amplia, cosa que en Chile aún no pasa. Algo más sobre esto, aquí: http://tinyurl.com/39m2ug . OK con el tema seguridad ciudadana, pero se escapaba un poco del eje económico en el que enfoqué el artículo.

    Ricardo: la verdad es que yo espero que no sea necesario un gobierno de derecha para demostrarlo… pero eso hoy depende más de la concertación que de la derecha.

    Sergio: todos los datos que das sin duda que complementan el espíritu del artículo. No quise meterme en esta vuelta con el tema “desigualdad y rol del Estado”, porque da para mucho y no es la idea poner todo en un solo artículo. Espero tocarlo en una próxima columna. Por esta vez me quedé en el plano de los números brutos (no de sus diferenciales), porque creo que son ilustrativos. La Concertación siempre ha hecho suyo el discurso de la igualdad, pero lo que quería mostrar acá es que en los temas que la derecha se auto adjudica (crecimiento, empleo, gasto social, comercio) la concertación también tiene mejores cartas que mostrar.

    Gracias nuevamente a todos.

    Matías

  • Es más fácil mentir con cifras que sin cifras.

    El autor de este artículo evidentemente no sabe cómo interpretar un gráfico. El crecimiento sostenido y superior al 7% que se registró en la década 90 no fue obra y gracia de “La Concerta”, sino justamente de las políticas liberales aplicadas durante los 70-80, por los mismos personajes que acá el mismo autor desacredita.

    Todos los gráficos que muestra exhiben repuntes a partir de 1983, cuando el gobierno militar por fin se dio cuenta que la estaba cagando y comienza la era pragmática de Hernán Büchi. Desde luego, en 1995 tendrías mejores índices, después de 10 años de aplicación del modelo y no en 1985. Esto es tan obvio que me pregunto en realidad qué hago explicando estas cosas…

    La Concerta siguió aplicando el modelo, de ahí que sean ellos los que cosecharon los resultados. Por lo mismo, me parece que criticar a Pinochet y alabar a la Concertación, justamente cuando la última sigue aplicando lo del primero, es una paradoja.

    El problema es que la manía del chileno de ser dogmático, y de La Concerta de no ser pragmática no les permite encontrar la manera de reinventar el modelo. ¿Qué anuncia Bachelet? Más gasto público.

    Lo único que se le pide a La Concerta es que vuelva a repetir lo que hizo en la década 90. Algo que evidentemente ya no saben.

    Hay otras joyitas en este artículo: “la pobreza se ha reducido notablemente y el Estado ha tenido un rol importante que cumplir en esta reducción”

    La pobreza se ha reducido A PESAR del estado, y no gracias al Estado. Si la pobreza se superase gracias al estado, entonces los países estatistas serían todos ricos, y la Unión Soviética aún estaría en pie.

    La pobreza se supera generando empleos, exportando, liberalizando mercados, no sólo con acuerdos de libre comercio, sino que liberalizando la economía, unilateralmente si fuese necesario. La pobreza, más aún, se supera educando, y La Concerta es el gobierno que más recursos ha tenido en la historia de Chile, y los resultados son innegablemente bajos.

    La Concerta ya no da para más, el problema es que como la Derecha es incluso peor, no hay reemplazante apropiado en caso de efectuar el Desalojo.

  • Matías: súper interesante y clarito tu artículo, me gustó la claridad de los gráficos (los cuales hablan por sí solos y no necesitan mayores interpretaciones), sobre lo que planteas de la Iglesia, y las aclaraciones posteriores, no hace más que ratificar lo dividida que está la Iglesia y su visión de mundo. En cuanto a lo que plantea CHL… mmm, no sé si valga la pena entrar en discusiones con gente operativamente clausurada, de todas formas creo que así como sostiene que “El autor de este artículo evidentemente no sabe cómo interpretar un gráfico”, yo sostengo que evidentemente el autor del comentario al artículo tiene problemas de comprensión de lectura, probablemente derivados de su clausura operativa. La afirmación además que dice:”Si la pobreza se superase gracias al estado, entonces los países estatistas serían todos ricos, y la Unión Soviética aún estaría en pie.”, es una frase que resiste mayor análsis, ya que refleja una visión obsoleta del mundo, y con un claro sesgo político ochentero que no califica para el siglo XXI. Nuevamente Felicitaciones Matías! Saludos Ricardo (de DLR,no el del post anterior)

  • Carlos (ChL):

    Para facilitarte la vida, dejame hacer una lista de los gráficos que claramente no muestran repunte desde el 83:

    • Pensión mínima.
    • gasto social por habitante
    • gasto social en salud
    • gasto social en previsión por habitante
    • inflación
    • salario mínimo.
    • sueldos y salarios reales.

    Como siempre, has perdido la oportunidad de hacer una crítica seria en beneficio de insultar la inteligencia de la gente con la que estas en desacuerdo.

    Saludos.

  • Super bueno el articulo Matías, Felicitaciones!

    Si “Chile liberal” piensa seriamente que el análisis es incorrecto, podria despejar sus dudas rapidamente aplicando algun test estaditico simple de deteccion de cambio estructural (ej: Chow Test). A ojo creo que la data soporta bien el discurso de Matias. Le concedo que las medidas de gasto solo miden intenciones y no necesariamente eficacia en cumplir con ellas.

  • Bueno, las fallas son peores de lo que pensaba.

    Nos dice nuestro amigo Carlos que las pensiones mínimas y la inflación no mejoran desde 1984. Esto es cierto. Asombroso que se ignore que la piedra angular del modelo chileno fue el control de la inflación (monetarismo) para lo cual había que bajar las pensiones si fuese necesario, lo que se hizo (y que le valió la infamia a Büchi y le costó, entre otros motivos personales, no haber ganado la presidencia democráticamente en 1990).

    Podría usar gráficos para mentir y mostrarles que la inflación chilena en el año 1973 era la más alta del mundo, y mostrar que Pinochet fue un gran presidente, algo que desde luego no es cierto.

    ¿Quién le enseñó a los ex estatistas de La Concerta que había que controlar la inflación? ¿Quién proclamó la importancia de exportar?

    Ahí yace mi crítica al autor de este artículo. Es cierto que La Concerta ha logrado controlar la inflación, pero esto es parte de una teoría económica ajena a la tradición de izquierda.

    Yo creo que le hace mejor al país que uds aborden su análisis desde otro ángulo. La Concerta ha seguido aplicando un modelo que ya pasó su fecha de vencimiento. Después de la crisis financiera en Asia a fines de los 90, el país no ha logrado repuntar. Le hace peor a la economía el seguir con un período de crecimiento modesto que una desaceleración brusca pero breve. Una crisis económica puede ser una gran oportunidad para purgar la economía de todo lo inservible y para que repunte.

    Aún más preocupante a nivel político es que La Concerta se limite a administrar a nombre de la Derecha, en un pacto tácito que se acordó durante la administración de Lagos. ¿O ustedes, ilusos, creen que la Derecha está “preocupada” por no llegar al poder? No, porque están felices, nunca la derecha ha estado mejor que con La Concerta.

    Lo hicieron relativamente bien mientras siguieron el vuelito que les dejaron los Chicago Boys. Ahora debiesen estar cosechando los frutos de las muy necesarias modificaciones al modelo. Pero tenemos una economía que crece menos de lo que debiera, una educación pésima para los recursos con los que se cuenta, y el desempleo aún es alto, y ni hablar de la pobreza relativa.

    ¿Eliminar el sueldo mínimo? ¿Bajar las indemnizaciones a cambio de un mecanismo más robusto de seguro de desempleo?

    Acá gratuitamente se critica por ejemplo a Álvaro Bardón, quien en su calidad de ex pdte del Banco Central, es la única persona en Chile quien ha llamado a cerrar el Banco Central. Creo que hay mucho tema que discutir, y no seguir ilusamente apoyando a un gobierno cuyo único mérito ha sido ganar elecciones.

  • Hay una cosa que no me queda clara respecto al último post del Sr. CHL , cuando dice: “Acá gratuitamente se critica por ejemplo a Álvaro Bardón, quien en su calidad de ex pdte del Banco Central, es la única persona en Chile quien ha llamado a cerrar el Banco Central.”, ¿Eso hace grande a Bardón?¿es bueno llamar a cerrar el Banco Central?, no voy a caer en el juego de descalificaciones y empezar a dictar cátedras que el Sr. Liberal hace (pasando por alto la libertad que cada uno tiene de pensar y ver el mundo de un modo distinto al de él), sin embargo si el Sr. Bardón hubiese estado en EEUU, ¿hubiera propuesto cerrar la oficina del Tesoro?, no olvidemos que en el Bancoestado no tienen muy buenos recuerdos de ese Sr. Agradecería eso sí, que para la próxima oportunidad, el Sr. CHL se dedique a debatir, respetando nuestras libertades, y no a descalificar y tratar de imponer su visión de un modo dictatorial e irrespetuoso, mostrando intolerancia, poca capacidad argumentativa y sobre todo… cero respeto a la Libertad. Saludos!

  • Ricardo,

    Si, sospecho que Bardón hubiera llamado a cerrar el depto. del tesoro en EEUU. No antes de haber recibido un buen sueldo de la misma institución, por supuesto, tal como lo hizo en Chile con el Banco Central. Como acostumbra pasar, algunos son enemigos acérrimos del Estado hasta que la cuenta corriente se empieza a inflar con esos malvados impuestos.

    En todo caso, soy – cuando me da el tiempo – ávido lector de las columnas de Bardón en el Mercurio. A diferencia de Carlos de ChL, Bardón (en general) no ve la necesidad de disminuir sus argumentos libertarios con insultos a sus oponentes intelectuales, por lo que leerlo a él es bastante agradable e informativo.

    Y los argumentos son muy interesantes, así que vale la pena leer libertarios cuando no están echando espuma por la boca.

    Saludos.

  • Estimado Chile Liberal (sí, aún me queda algo de estima, pese a los insultos… será mi gusto por el diálogo, digo yo):

    En tus comentarios me acusas explícitamente de “mentir”, de “no saber interpretar un gráfico”, de “dogmático” e “iluso”. Implícitamente, me huele que me acusas de algo peor. Si escribes desde la ira o el desprecio, cuesta conversar… pero de verdad que lo sigo intentando.

    Algunos comentarios a la mezcla de doctrina, análisis y descalificaciones que arrojas sobre la mesa (sí, aún creo que hay análisis entre tus bravatas!):

    – Agradezco a Marcel haberme ahorrado la pega de explicar cómo se analiza un cambio estructural en una serie de datos que generan un gráfico. Ya que tú sí sabes cómo se interpreta un gráfico (y te preguntas qué haces explicando estas cosas), te puedo enviar las series (las puedes sacar también del sitio del Banco Bentral que quieres cerrar) y puedes aplicar los test estadísticos necesarios. Yo aún no los he hecho, pero cuando se trabaja en mi disciplina uno ve muchos gráficos y va entrenando el ojo (práctica que, si duda, Marcel Goic tiene más entrenada que yo… y “a ojo” me da la razón).

    – Pensar a estas alturas del partido que el mercado lo resuelve todo, y que el estado es ante todo una traba al desarrollo, es tan dogmático y obtuso como pensar, ya entrado el S. XXI, que el estado lo resuelve todo y que el mercado es ante todo una traba a la emancipación del hombre. Argumentar como tú argumentas respecto del mercado, es tan anacrónico como defender el modelo económico del socialismo soviético de los 70 (cosa que ni yo ni nadie en este grupo ha hecho). Sinceramente creo que ante la pregunta “quién es el dogmático en esta conversación?”, casi cualquier observador externo te apuntaría sin dudarlo demasiado.

    – En mi artículo digo que la Concertación lo ha hecho mejor que la derecha “bajo un mismo modelo económico, pero con un enfoque social absolutamente distinto”. Nadie niega que las premisas sobre las que ha actuado la Concertación son las de la economía de mercado, originalmente impulsadas en su minuto por la derecha. Sólo digo que (a) en esa cancha, los gobiernos de la concertación lo han hecho notoriamente mejor que los economistas en dictadura, (b) que el enfoque social es radicalmente distinto (acá no puedes reclamar “continuidad”), y (c) que es una tremenda gracia hacerlo en democracia y no bajo un gobierno autoritario: las terapias de “shock” que tanto te gustan (por “unilaterales”, seguramente) son sin duda más fáciles de aplicar con 18.000 soldados camuflados en las calles: los que salen perdiendo en la “transición” están obligados a bancárselo… y al que se queja le corremos balas. La Concertación lo ha hecho mucho mejor que los economistas de derecha en el plano económico y en el social. Sad but true.

    – En cualquier caso, decir que las “lecciones” respecto de cómo administrar la economía fueron impartidas por los Chicago boys a los gobiernos concertacionistas es un argumento bastante provinciano. Las ideas respecto de política económica cambiaron durante los ’80 a nivel mundial, y no fue un cambio surgido en Chile, aunque éste haya sido un laboratorio (en que muchos conejillos de indias pagaron caro el experimento). Hay lecciones que sacar de la gestión económica en dictadura, tanto respecto de qué hacer, como respecto de qué NO hacer en una economía neoliberal. Puedo apostar que los estudios de doctorado de los ministros de hacienda concertacionistas en escuelas de elite en EEUU, tiene bastante más influencia que el “ladrillo” de los Chicago boys, sobre el sello “ideológico-técnico” que está detrás del devenir de la economía en los últimos 20 años (Foxley-Doctor en Economía por la Universidad de Wisconsin; Aninat-PHD en Economía en la Universidad de Harvard; Marfán-doctor en economía de la Universidad de Yale; Eyzaguirre-Doctorado en Macroeconomía y Comercio Internacional en la Universidad de Harvard; Velasco-Ph.D. en Economía en la Universidad de Columbia).

    – Dices que “Lo único que se le pide a La Concerta es que vuelva a repetir lo que hizo en la década 90. Algo que evidentemente ya no saben”. Veo difícil que a la Concertación se le haya “olvidado” cómo hacer lo que ha hecho bien y ha dado resultados. Ese argumento es simplón. Lo que más bien sucede, creo, es que (a) el shock de productividad que se produjo durante los noventa producto de las medidas económicas de los primeros dos gobiernos de la concertación, ya se agotó: hubo un “salto de nivel” (duplicamos el PIB per cápita) y se volvió a tasas de crecimiento más cercanas al crecimiento potencial de nuestra economía; (b) los efectos de la crisis asiática han sido duraderos en la región, pero ya se han diluido casi por completo; y (c) ya estabilizados todos los indicadores macroeconómicos, lo que se requiere principalmente son reformas micro que eleven los niveles de productividad.

    – La interpretación de “la concertación es pésima, la derecha es incluso peor, yo tengo la verdad y conozco las soluciones”, me parece, por decir lo menos, limitada. Y sí, sí creo que la derecha está preocupada por no llegar al poder.

    – Sobre la eliminación del Banco Central… bueh. Creo que las cifras económicas desde su constitución como órgano independiente hablan por si solas.

    – Para el registro: con o sin baja de pensiones, estoy seguro de que Büchi no hubiese salido ni por si acaso.

    Ricardo, Marcelo, Marcel: Gracias por los comentarios. Tratemos de no comprarnos el “tonito”. Subámosle el nivel al debate, y no convirtamos esto en un pugilato contra un único comentarista.

    Saludos a todos,
    Matías.

  • Extracto del artículo:

    “Por el contrario, cuando los Novoa, los Lavín, los Büchi, los Bardón, los De Castro, los Barahona eran funcionarios de la dictadura, la economía era el foco, pero los resultados no eran ni la sombra de lo que hoy tenemos, y los más humildes estaban en buena medida abandonados a su suerte (excepto, claro, cuando los “visitaba” alguna patrulla de verde o un Chevrolet Opala gris).”

    Veamos, entonces, quien empezó con las hostilidades. Si les gusta pegar el primer golpe, después no lloremos porque se contesta.

    Muy mal que intenten descalificar grtuitamente a muchos quienes “tabajaron para la dictadura”, pero que fueron gente que hizo lo mejor que pudo y dio lo mejor de sí para hacer de ese período sombrío una luz de esperanza, que finalmente la Concertación de Partidos por la Democracia cosechó, pero que en este artículo se tergiversa, valiéndose de datos que se distorsionan para decir una barbarie, como es que La Concertación lo ha hecho mejor que Pinochet.

    “si el Sr. Bardón hubiese estado en EEUU”… te puedo asegurar que sería uno de los economistas más respetados del país, pero en Shile la tropa de h…. se dedica a repetir como loro la historia de los Chicago Boys. Claro que hubo errores mayúsculos, y ni hablar de su jefe, que fue no sólo un tirano sino que un asesino y traidor de mierda, pero debiesen darse con una piedra en los dientes que hoy Chile puede aspirar a la OECD, entre otros muchos logros, cuya génesis se gestó en la década 80.

    Si se trata de criticar a la derecha, pues bien, me uno, y entre otros, el mismo Bardón no ha escatimado en críticas a ese sector. Una derecha inexistente, como hoy, le hace muy mal a la democracia.

    Pero poner en el mismo párrafo a (algunos) economistas destcados del país y acto seguido asociarlos con los abusos militares y policiales de la época, es signo de ignorancia, ofuscación y mala leche.

  • Matías dice:

    “- En mi artículo digo que la Concertación lo ha hecho mejor que la derecha “bajo un mismo modelo económico, pero con un enfoque social absolutamente distinto”.

    Pero claro. Porque hubo en los 90 un giro hacia la democracia, con su consiguiente validez y legitimidad. La inversión exranjera directa sólo llegó en masa cuando la democracia se hubo asentado en el país. ¿Tú crees que Endesa o Telefónica habría apostado por Chile cuando era una dictadura?

    Nadie va a negar los gráficos que exhiben una mejora en los resultados macroeconómicos. Pero ojo, gastar más, ¿es signo de avance?

    Hoy, La Concerta ve cómo la educación chilena es un absoluto desastre, y la discusión sobre el famoso lucro entre otras chambonadas varias, como el Estatuto Docente, merecen una dosis no menor de crítica. Pero se olvidan parece que ya La Concerta lleva 17 años, son mayoría en el Congreso, pero qué importa, siempre se podrá culpar a la dictadura.

    Compara por ejemplo cuánto se redujo la pobreza entre el 2001 al 2006, y cuánto fue el gasto social. Ahí veremos si el gasto ha sido eso, un “gasto”, o si los recursos se han utilizado sabiamente. ¿No te parece más constructivo eso? Digo yo nomás, a modo de sugerencia.

  • Estimado: Ahora estamos conversando. Qué bueno.

    Efectivamente, con la llegada de la democracia -un sistema, por cierto, mucho más legítimo-, aumentó la inversión extranjera, lo cual ayuda al desempeño económico. Pero es sólo una componente. Una economía mal administrada o institucionalmente débil (el banco central es una de esas instituciones) espanta las inversiones tan rápido como una apertura democrática las pudo atraer.

    Gastar más es signo de: (a) que hay más recursos disponibles, lo cual es signo de haber hecho las cosas bien, (b) de una preocupaciónpor ciertas áreas más que otras (priorizar es siempre emitir un juicio de valor). Obviamente que gasto no es signo de eficiencia, y en eso hay cosas que se han hecho muy bien, otras bien, otras regular, y otras mal. No hay problema en reconocer eso: yo sólo he hecho una comparación macro entre las administraciones de derecha y de la concertación, tratando de derribar mitos al respecto.

    El tema educación es central y uno de los puntos deébiles de las gestiones concertacionistas. Sin embargo, el mayor gasto se ha traducido en: (a) un aumento de cobertura llegando casi al 100% en ed. básica; (b) aumentos de los originalmente indignos salarios a los profesores; (c) mejoras notables en infraestructura; (d) aumento (insuficiente) de la calidad: al aumentar notoriamente la cobertura educacional de la poblacion más pobre, tu promedio de desempeño debería bajar (entran al sistema alumnos menos aventajados, por entorno, recursos, etc.), pero éste se ha -en el grueso- mantenido (además, la evidencia internacional muestra que el aumento de calidad no es lineal al aumento del gasto: más gasto en $X no lleva a un aumento de X puntos en la pruebas de calidad, y ese es un dilema en gran parte de los países). El estatuto deocente, el tema del lucro (ya expresé mi opinión al respecto) y otros temas, son obviamente consecuencia de los gobiernos de la concertacion: no han sabido lidiar con la economía política en un área particularmente compleja como esta. Se sabe qué hacer, pero el tema es el cómo.

    Comparto contigo que la concertación no le puede seguir echando la culpa a la dictadura luego de 17 años en el poder, particularmente respecto de políticas públicas. Eso no quita que los responsables de aquellos años lo sigan siendo, y que haya temas que no se han destrabado debido al rol obstructivo de la derecha en el congreso.

    La pobreza se reduce de 2000 a 2006 de 20,2% a 13,7%… de verdad te parece poco?!!!

    Sí, me parece constructivo mirar cómo se han gastado los recursos. Pero también ver (a) en qué se ha gastado, y (b) cuántos recursos se han generado. Ambos temas eran el foco de este artículo.

    saludos, matías

  • Me impresiona la débil capacidad para ubicarse en una posición distinta a la planteada por una opinión. Lo expuesto por Matías indudablemente podrá y tendrá que tener objeciones, sin embargo estas es necesario exponerlas sin necesidad de descalificar. Con respecto a lo planteado, estoy de acuerdo en que los gobiernos de la concertación han menejado eficientemente el modelo, poniendo mayor acento en políticas sociales, cuyos resultados son plausibles, y medibles. Sin embargo todos estos logros pueden ser mejorados en la medida que las políticas que se ejecuten, consideren mucho mas la opinión de los afectados. En economía, como en cualquier campo, la opinión de los especialistas es determinante, pero siempre estas se construyen en comunidades formadas por personas, en un tiempo y un espacio determinado, y estas instancias deben ser consideradas por quienes tienen los conocimientos técnicos. El aporte de los especialistas es que pueden ver mas globalmente una situación, evitando el reduccionismo al que está casi determinado quien tiene un problema, y así elaborar una política respecto de un tema. Es aquí donde están mis mayores objeciones, pues creo que precisamente es donde fallan, pues con una actitud precisamente reduccionista, pretenden que la solución global a un problema está en la aplicación en un área una política específica que será la solución de todo. Pretender que se vivirá mejor, a nivel individual y en comunidad, solo mejorando la educación, o el crecimiento económico, o que todos lean o hagan deportes es una visión extremadamente ciega ante la multitud de factores que conocurren para simplemente, si es que es simple, vivir. Uno de los problemas, y digo uno, de las actuales políticas, es atribuir a la economía la capacidad de entenderla como el tema dominante en la vida de las personas. Y no es así. Es como pensar que las creencias religiosas son lo que determina toda la vida de las comunidades (de hecho, en Europa se pensó así en la llamada Edad Media, y en la relación de vasallaje en el mismo período), o pensar que la racionalidad y el pensamiento positivista solucionaban todo (nuevamente en Occidente en el siglo XIX), o el psicologismo y el ecologismo en el presente, y así sucesimvamente. Ver la sociedad, constituida por personas, que a su vez se construyen desde sí y en relación a los otros, solo desde el punto de vista económico, o solo desde cualquier otro, creo que no hará que se pueda vivir bien.

    Carlos C.

  • Carlos:

    gracias por el comentario. Efectivamente creo que la hegemonía d ela lógica económica en el diseño e implementación de políticas es perjudicial, no sólo para la pertinencia de dichas políticas en la búsqueda de un aumento de bienestar de los destinatarios, sino también en la eficiencia y ficacia de su implementación (algo de esto escribí a propósito del proyecto Transantiago, antes de que éste comenzara a operar).

    Tmbién le hace mal al sistema político (algo sobre eso hay aquí (PDF)).

    Creoq ue esta es una discusión que será de largo aliento, y es central, pues en buena medida define el tipo de desarrollo que queremos para Chile, qué entendemos por desarrollo, y cuáles son las herramientas que usaremos -o no- para alcanzarlo. La concertación, sin duda, ha hecho opciones al respecto, que yo comparto si lo que queríamos era salir de la pobreza. Ahora que ya no lo somos tanto, sin embargo, puede que el enfoque necesario sea otro.

    Saludos Matías

  • Qué puedo decir. Muy buen artículo Matías. Y lo bueno del artículo es precisamente el modo en que se presenta, para que podamos conversarlo, darlo vuelta y argumentar a partir de él.
    Es triste ver como CHL esta a un nivel de clausura tan evidente, que basta hacer un análisis de discurso superficial para observar cómo su semántica esta llena de bloqueos y pensamiento omnicomprensivo: difícil dialogar así. A modo de sugerencia: los liberales además de cuadrarse a un lado de la economía (uno solo) podrían comenzar a leer a Rawls y hacernos un poco más felices a todos.

  • Es triste verme, seguro, pero según tu descripción en este sitio, no sólo has sido un agente del Vaticano incolucrada con la “pontificia” universidad católica y la otra universidad de ese sacerdote maligno, Alberto Hurtado, sino que más aún, me recomiendas lecturas de autores. Por algún motivo, no hay nadie que no le diga al resto qué es ser liberal.

    Lo que le pedí al autor de este artículo fue terminar de nombrar a los Chicago Boys y, renglón seguido, los abusos policiales de la época de Pinochet. En cambio, a partir de los datos acá publicados, será conveniente hacer un análisis serio y no uno que parece trabajo escolar.

    El “gasto” en educación (correcto: gasto) se ha duplicado desde el 94 al 04, simplemente se quiere hacer creer al lector incauto que eso es bueno. Jamás se nos ha dicho si el doble de gasto se ha traducido en un doble en la calidad de la educación.

    Con el mismo gráfico, yo podría titular “Desperdicio de recursos en educación” y mostrar que La Concerta lo ha hecho pésimo (lo que es cierto). Como dije al principio, es más fácil mentir con cifras.

    Hasta ahora, he vito comentario tipo cahuineo pero nada de análisis serio.

  • Estimado Carlos (ChL):

    Parece al menos irónico que mientras que tu escondes tu nombre y biografía (aquí y en tu blog) bajo la bandera de tu movimiento, vengas acá a criticar gratuitamente a alguien por donde trabaja. Tu anonimato es respetable, pero no te da mucha autoridad para criticar a otros que han decidido ser más abiertos.

    Entre insulto e insulto (acusando al autor de cahuinero, mentiroso y de escribir como escolar), un punto interesante: el que el gasto no necesariamente se correlaciona con buenos resultados.

    Eso, creo, es un asunto para más artículos, pero algo ya se ha discutido: el aumento del gasto en educación, por ejemplo, trajo un aumento importante en la cobertura. Lee, por ejemplo, este artículo sobre el tema aca:

    http://tinyurl.com/3a7shh

    Carlos, quiero solicitarte, por milésima vez, que le bajes el tono a tu retórica. Una y otra vez has elegido denostar las opiniones vertidas aquí, y aún peor, a sus autores. No es esta la forma que queremos llevar a cabo la conversación. Si se puede, imagínate que en vez de estar separados por la red (y uno que otro océano), estuvieramos sentados compartiendo una cerveza y conversando sobre el país.

    ¿se puede?

    Saludos.

  • Chile Liberal:

    uf! sinceramente me cuesta mantener el diálogo cuando usas ese tono. Pero es el compromiso implícito al escribir en este sitio, y es un compromiso que no pretendo abandonar. Yo me siento en la obligación de contestar los comentarios a mis columnas, pero tú no estás obligado a leernos. La gran gracia de esta enorme red en que escribimos es que, si nuestras “escolares” columnas te resultan tan intelectualmente inferiores, siempre puedes hacer “click” y partir a otro sitio, en lugar de gastar tus iluminadas ideas en intentar adoctrinarnos a punta de insultos. Así de simple.

    Por otra parte, no voy a comentar tus pachotadas sobre el currículum de Alejandra. De sobra sé que ella trabaja por hacer de éste un país más justo, cosa que no puedo decir de ti, pues con suerte conozco tu nombre.

    Entrando a los comentarios al artículo:

    tu “pedido” no me parece aceptable, porque me parece que en la mención a los Chicago Boys no hay falacia ni doble lectura: fueron funcionarios de la dictadura de Pinochet, recibían sueldo por ello, almorzaban con el General y sus secuaces, formaron parte de su gabinete y podemos decir que en muchas materias fueron hombres de confianza en las más altas esferas dictatoriales. Mientras ellos hacían esto, el mismo general y los mismos secuaces mandaban a asesinar dentro y fuera de Chile, torturaban, reprimían y aplicaban toda clase de vejámenes. Esa era una política de Estado… el mismo Estado del que los Chicago Boys eran funcionarios. Esta era una verdad del porte de una casa, que sólo ignoraban los que querían ignorar.

    No hay ambiguedad en mis dichos: además de tener resultados económicos mucho menos notables que los gobiernos de la concertación, estos señores ejercían sus cargos en los más altos puestos de un gobierno fundado en el asesinato y la tortura. Todo el mundo sabía que era así, dentro y fuera de Chile, y los años lo han reafirmado.

    Por otra parte, que yo diga que el señor De Castro o el señor Bardón trabajaban para un asesino, no equivale a que te insulte a ti personalmente. Tú, sin embargo, al estar en desacuerdo conmigo, reaccionas insultando a este autor y la gente que comenta el artículo. Si Bardón me insultara en este espacio, incluso lo comprendería, pero que tú lo hagas en nombre de él me parece incomprensible e inadecuado.

    Nuevamente, me tratas de mentiroso. Repito entonces los argumentos que ya expuse: efectivamente, mayor gasto en educación no significa un aumento proporcional en calidad, ni en Chile ni en muchos países del mundo, ya lo dije en el artículo y en mis comentarios. Efectivamente, este es uno de los temas débiles de la gestión concertacionista, ya lo dije en el artículo y mis comentarios. Sin embargo, el mayor gasto ha tenido resultados en cobertura, infraestructura, salarios y, en cierta medida, calidad… ya lo dije en el artículo y mis comentarios. Y, como dije en el artículo y en mis comentarios, este tema da para mucho más: yo, al contrario de lo que tú pareces suponer, no creo que un tema así de gordo se solucione con una o dos medidas hiper-simples.

    En cualquier caso, un aumento de gasto como el que muestran los gráficos sí muestra una cosa: voluntad política por mejorar la educación. El gobierno militar, manejado por la derecha económica, gastó poco y nada en educación, y así no hay mejora posible… una población ignorante es muy útil a un gobierno de facto, porque resulta más gobernable.

    Fnalmente, si mi “cahuineo”, el análisis tipo “trabajo escolar”, las “mentiras” y todo esto que tanto te molesta, aún te merecen una lectura y un comentario con un dejo a diálogo argumentado (ojalá sin insultos de por medio), pues bienvenido. Si no, prefiero ahorrarme -y ahorrarle a nuestros lectores- el mal rato.

    Saludos
    Matías

  • Si hay algo que me enseñó la Católica, y que no me lo enseñó en el aula sino en los patios… fue precisamente a diferenciar a quienes eran capaces de tener un diálogo abierto y entre iguales de aquellos, para los que el diálogo era sinónimo de soliloquio recalcitrantre, donde el otro solo es objeto de convencimiento. Hasta el momento, CHL, debo ubicarte en el segundo grupo, pero felizmente, un espacio como este, permite que incluso puedas publicar tus bravatas. Sobre la CASEN y el análisis que haces Matías, me parece que evidentemente las cifras hablan de lo que quieren medir. Y en ese sentido, tu análisis es certero. Mi pregunta ¿es eso lo que queremos medir?. En pobreza, se ha vuelto insuficiente observar el fenómeno a la luz de ingreso y empleo. Integrar enfoques de capacidades y vulnerabilidades parece complejizar el panorama, pero también iluminarlo diferenciadamente. ¿Por qué se empobrece? ¿Qué permite que no se caiga de la linea de la pobreza? ¿Es educación? ¿Qué educación? ¿Educación para el empleo? ¿Para el empleo precario? Y en ese sentido me parece que la Concertación está en deuda permanente: sigue observando los fenómenos con una luz debil. Claramente las 225.000 familias del puente no tenìan la misma pobreza (basta preguntar a los profesionales para dar cuenta de ello) Claramente a 2 años de propiciado el programa, su ingreso puede haber aumentado para salir de la linea (debido a los subsidios y distintos dispositivos pro ingreso) pero esto ¿implica que salieron de la pobreza?

  • Como dije anteriormente, si desde 1994 a 2004 se ha doblado el gasto en educación, y asumo que la calidad no se ha duplicado, sino al contrario, ha bajado, puedo confirmar que la Concertación ha hecho una pésima labor en cuanto a educación. Todo comenzó con Lagos en educación en 1990 (cargo designado por el cuoteo de nuestro sistema presidencial) y su nefasto ED. Este año, la guinda de la torta fue el lucro y la LOCE. Es decir, hemos hipotecado el desarrollo de Chile porque los estudiantes reciben una educación cada vez peor, excepto en los colegios privados (donde por suerte no llegan los tentáculos estatistas).

    Es decir, el gráfico del gasto en educación no demuestra que la Concertación lo haya hecho bien. Aunque dudo que la derecha lo hubiese hecho distinto.

    Bueno, así muchas cosas más. No sé si el gasto social ha sacado a gente de la pobreza, o ha sido a través de la empresa privada y la creación de empleos. Éstos dos últimos factores me parecen más plausubles de sacar gente de la pobreza y no las dádivas del estado.

    Sin duda, que los más beneficiados han sido los políticos del PPD, quienes con plata de todos, han visto sus campañas financiadas, para seguir gastando más por nosotros.

    Por otro lado, al igual que los primeros foristas, destaco que en Chile se haya logrado disminuir la injerencia de la nefasta iglesia católica romana, sin duda, algo que sólo se podría lograr con la Concertación. Pero los agentes vaticanos son muchos y pasará más de una generación antes que nos podamos librar de ellos para siempre.

    La pobreza se elimina en pocos años si evitásemos el conejismo (ya me referí al respecto) y no con un alberto hurtado acarreando cabros chicos hambrientos desde un puente. Desde luego, hay que hacer algo por aquellos niños, pero, ¿por qué siguen naciendo más y más niños que son vendedores ambulantes a los 8 años de edad?

    Las soluciones de fondo a estos problemas jamás se logrará mientras impere la cultura de las supercherías y la coacción de los elementos exaltados al servicio del Vaticano. Y ojo, que Pinocher fue católico devoto, al igual que su amigo Wojtila.

  • ufff el articulo mas conmovedor que he leido, el lavado de conciencia mas eficaz: las encuestas, que lastima que su generacion sea igual a la anterior y se describan como los nuevos intelectuales, como democratas “renovados” pero no son ams que los defensores de un gobierno de elites alejados de lso problemas de la gente que su unica mision en estos dias como lo demuestra el trabajo este ensayo es legitimar su labor y diferenciarse de la derecha en ideas y gestion,mas que preocuprase de lso problemas reales esto a su vez conmueve a la gente metida en ese mismo sistema de intereses mientras que los problemas reales quedan de lado pro estas discusiones sin sentido. pero gracias al programa contacto nos dio un claro ejemeplo de la realidad que se vive en este pais, la crisis del modelo imperante esto lo digo a partir de que las cifras mostradas son a partir del mismo modelo economico liberal, por ende es claro decir que lo que falla no es la concertacion sino el modelo imperante esta haciendo aguas por todos lados ya que lso recursos probablemente por las antiguas tendencias de la gente que lo opera deberian ir tendientes a los necesitados pero estos ingresos trabas del modelo,y la misma incapacidad del gobierno de turno de cambiar a este, se han hecho inoperantes los recursos introducidos en la sociedad ya que no llegan a la gente y se pierden en el entremesclado burocratico es el claro ejemplo del proyecto puente que se demostro en contacto y a la vez de este podria enumerar miles ejemplos como ese, por ello llamo a ustedes los supuesta nueva genraciond e inelectuales no quemados por als viejas doctrinas a que no sean una aparato de la concertacion y que no se desgasten en peleas estupidas de legitimacion sino tratar de gobernar hacia lo real y no perderse en encuestas que verdaderamente no representa lo que esta pasando en este pais

  • Como dije desde un principio, es más fácil mentir con cifras, pero veo que el descaro de algunos incluso los lleva a falsificar las cifras.

    La encuesta CASEN es simplemente una basura, viciada desde su concepción y no es más que un intento fallido del fracasado gobierno por justificar su mediocre labor

    Dudas metodológicas y discrepancias en Mideplan golpean a la Casen

  • Alejandra,

    Llego un poco tarde a la conversa, pero me intereso mucho tu comentario. Algo habíamos hablado antes de esto, cuando conversábamos de como se mide la pobreza en Chile. (http://tinyurl.com/3a7shh)

    Sin duda que cuando uno quiere medir algo, lo quiere hacer con las menos variables posibles, y que te digan lo más posible sobre la pobreza. Pero a veces se cae en la sobre-simplificación. En un extremo esta el medir, por ejemplo, la salud de una país por el ingreso per cápita (ya sabemos que eso puede ocultar profundas desigualdades y tensiones sociales). En el otro extremo (de agregar y agregar variables de medición) es terminar con un cuadro de la sociedad que no lo entiende nadie porque es demasiado complejo.

    Leo tu comentario como que estamos demasiado inclinados a un lado del espectro. Y que puede haber un problema de la calidad de lo que se pregunta (un tema que veo todo el tiempo con las encuestas de opinión).

    Pareciera que habría que desgranar este choclo con cuidado. ¿Tal vez tratar de escribir más de como se hace hoy, y como podríamos mejorar en el futuro, la medición de la pobreza en Chile?

    Saludos.

  • Ale:

    tu comentario me parece muy interesante. Efectivamente, los instrumentos utilizados para medir temas tan complejos como la pobreza, ocultan tanto como muestran.

    Correr la línea de pobreza, por ejemplo, $10.000 hacía arriba o hacia abajo, variaría (probablemente en varios puntos) los porcentajes de pobreza… y ya sabemos que 10 mil pesos al mes ayudan, pero no son un salto a otro nivel de vida.

    Creo que éste que planteas es un tremendo tema, y creo que nos muestra una falencia de la administración concertacionista que Jaime parece criticar en su comentario, crítica que yo tiendo a compartir: los gobiernos concertacionistas han afinado los instrumentos de medición y el aparato tecnico para procesar los datos que generan, pero han perdido sensibilidad para escuhar (escuchar, no medir). Los instrumentos de medición iluminan tanto como ocultan, y la única manera de mirar en la sombra que generan es acercarse y formarse un “juicio experto” que complemente las cifras. Creo que en eso la concertación ha ido perdiendo pericia e interés (durante el fin de la dictadura e inicios de los 90 la sensibilidad era notable), y eso se nota en los discursos, las políticas y las campañas.

    Jaime: dentro de este grupo hay gente que apoya a la concertación y a este gobierno, otros que apoyan a la presidenta y no tanto a la concertación, y otros que ni lo uno ni lo otro. Ninguno, sin embargo, está al servicio de uno ni del otro. Sí creemos que uno de los problemas de la concertación es que está crecientemente “elitizada” y alejada de la gente que espera que los representen. No nos creemos ni nos declaramos, como dices, “los nuevos intelectuales” ni la “supuesta nueva genraciond e (sic.) inelectuales no quemados por als (sic.) viejas doctrinas”. Escribimos lo que nos parece relevante y lo discutimos abiertamente. A mí me parece que una reducción de la pobreza de la magnitud que hemos visto (en las encuestas y en la calle… aún somos un país pobre, pero bastante menos que hace 15 años, y eso se nota) es importante, y además me pareció que permitía marcar una diferencia con la derecha justo cuando ésta levanta su discurso más venenoso.

    CHL: autodefiniéndote como liberal, citar como sustento de un argumento tan tajante como el tuyo al bastión conservador que es El Mercurio es, por decirlo menos, poco conveniente. En La Tercera, por ejemplo (que es de derecha, pero más liberal y bastante menos panfletario), el profesor Eduardo Engel opinaba sobre aquellos que, como tú, hablan de “falsificación de cifras” (tú, como es habitual, llevas el “argumento” al extremo, diciendo que es “simplemente una basura, viciada desde su concepción”). Puedes leerlo acá. Sólo para aclarar: la encuesta CASEN, diseñada por Mideplan, es aplicada (muestreo y proceso de encuestaje) por el Centro de Microdatos de la Escuela de Economía de la Universidad de Chile. El ajuste por cuentas nacionales (que es lo que se critica en el artículo que citas, básicamente porque el procedimiento no está abiertamente documentado) lo realiza la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, CEPAL, pertenediente a Naciones Unidas.

    Saludos a todos, y gracias por los comentarios. Matías

  • CHL: si aún así El mercurio es tu referente principal, puedes ver la opinión de Harald Beyer (CEP) respecto de la validez de la Casen, acá: http://tinyurl.com/3do6hb

    Saludos Matías

  • Estimados:

    a riesgo de pecar de insistente, les dejo este otro link, esta vez a una columna de Mario Marcel en La Segunda de hoy: http://tinyurl.com/2uerlc

    En ella hay una respuesta al comentario de Jaime:

    “[…] aún a los incrédulos se les debe exigir consistencia. No se puede discutir algún detalle metodológico de una encuesta a 73.000 hogares y al mismo tiempo aceptar como representativas de la realidad las imágenes mostradas por un programa de televisión para 20 casos de familias seleccionadas con criterios desconocidos. O le creemos a las estadísticas o le creemos a las sensaciones. Así como nadie espera que las estadísticas diviertan a la gente creo que tampoco podemos confiarle a la televisión la construcción de la realidad del país”.

  • La reacción neurótica de Ricardo Lagos ante el fracaso de su gobierno lo dice todo.

  • Estimados contertulios, producto de la diversas tensiones generadas por el artículo del señor Matías… propongo que veamos todos juntos un video que nos puede dar la respuesta a nuestras inquietudes.

    http://www.youtube.com/watch?v=WFPJneyzdjE

    saludos

  • Edgardo,

    Gracias por el… ehhh… ¿aporte? 😉

    Saludos.

  • viendo la respuesta que se me fue enviada la encuentro lo mas valido para gente que no sale de su oficina de estadista, pero estadistas de que, por favor, si la dislocacion social esta a flor de piel en este pais y plantean el crecimiento de este, la historia y la investigacion de esta algo me ha enseñado de la contemporaneidad es que para ver la realidad hay que ir a la fuente directa, por esta razon al encontrarme en esta situacion uno se da cuenta de lso proyectos “sociales” de este gobierno como son los programas habitacionales las miticas casas fosforos en las salidas de las ciudades en regiones y en la parte sur de santiago con 20 metros cuadrados, sin baños terminados, bueno para que insistir mas si estan ahi los casos y ojala fueran 20 como los que relato contacto epro trsitemente no es asi. puede sonar coyuntural este tipo de caso, como uan particularidad o simplemente una anomalia en el sistema pero no es asi no hay que ser un famosos estadista y escribir en la segunda para ver la pobreza de esta pais es solo traspasar lso limites de santiago poniente para inmiscuise en otor mundo no relatado en als encuentas un mundo que no esta dentro de la gran metodologia que son ellas al poder entrevistar a 730000, ese es el punto como llevar la metodologia al mundo real donde no existen barreras entre la pobreza y ñla amrginalidad por que ambas son parte de lo mismo, es un mundo que gente como ustedes nunca va a llegar por que no es parte de ustedes es un codigo social totalmente contrario que en sus vovablos solo sera flaite popular o pobre, entonces mi pregunta es como definir la pobreza dede un punto no netamente economico si estan claro todas politicas sociales excluyentes que no integran a ese segmento social sino que no que otorgan recursos para que se muevan dentro de su mismo medio pero el problema no es de este gobierno por que el dentro de las capacidades que permite el sistema politico y economico social imperante intenta distribuir los recursos, se pude gastar mucho en proyectos gigantescos como el puente el fosis, en hacer enceustas pero el tema es hacia donde esta dirigido esos dneros por que es obvio que se debe gastar en los mas necesitados de los sectores sociales, pero como invertimos en ello, y ahi entra el tema de si tamos regalando solo dinero o estamos preparando y es el punto clavwe para entender el rol del estado en mi pensamiento para la superacion real de la pobreza no solo es entregar sino hacia dodne yu como dirigimos esos recursos , y ahi esta el estado regulador o solamente subsidiario, ejemplo viscible retomando el tema de la vivienda en el gobiernod e alesandri rodrigues se construye la villa olimpica viviendas no lujosas simplemente decentes y dignas no como el sistema social de ahora la contraproducencia siendo oy un pais mucho mas rico, es por que solamente se atiende bajo la mirada de los numeros y no de la dignidad de las personas como seres con necesidades

  • Jaime: Creeme que comprendo tu visión, no sé si la comparto, pero la comprendo. Sin embargo debo manifestarte que me incomoda profundamente que nos trates de (a)”Gente que no sale de su oficina” y(b) Estadistas, que infiero lo asocias a: (1)burócratas, (2)Sólo numericos ó (1) y (2). Básicamente porque no me considero en ninguno de esos grupos, me molesta la gente que empieza a pontificar con “la realidad” de la pobreza, yo he vivido en poblaciones, he dormido en campamentos, trabajé de obrero en una fábrica, por un sueldo miserable y tenía que tomar dos micros para llegar a la pega y 2 para volver a la población donde vivía, también viví en el Hogar de Cristo, no un par de días, ni semanas, sino que meses; asi que de verdad creeme que sé a lo que te refieres cuando hablas de pobreza y marginalidad.Sin embargo, el haber vivido esas experiencias, no me da un poder superior sobre el resto para decirles “ustedes no saben lo que es la pobreza”, me acuerdo del par de amigos de Plan Z, y uno le decía-“tengo hambre”- a lo que el otro le respondía “vos no sabís lo que es tener hambre”. Creo que aqui es parecido. Me consta además, que hay varios otros columnistas de este espacio que conocen muy bien la pobreza rural, la de provincia, los campamentos de Lota y así sucesivamente. Creo que es esa misma experiencia previa la que, en parte, nos motiva a participar de este espacio, buscar los cambios necesarios para que las políticas de nuestro país sean más efectivas y eficientes, la verdad es complicado diseñar una política especial para fulano, otra para juanito y asi sucesivamente, claro, hoy estamos en un extremo en donde muchos policy makers ven números, y no las personas que están detrás de esos números, el desafío está en llegar a un equilibrio. Hablas de definir a la pobreza desde un punto no económico, entonces ¿hablaremos de pobres de espíritu? creo que ahi se dispara aún más la muestra. Creo que el análisis de la pobreza es esencialmente económico,pero no es menos cierto que ese análisis debe ser “parte de” el abordaje al problema, y no la panacea. Esas personas, Ciudadanos les llamaría yo (no flaites, ni populares ni pobres) tienen carencias materiales, falta de acceso a derechos básicos como educación y salud, necesidad de sentirse acompañados y visibilizados, y muchos otros factores (necesidades) que pueden ser detectados a través de instrumentos como la CASEN, ahora tambipen creo que hay que buscar la mejor forma de interpretar esos datos, y darle sentido a los números, y no perder tiempo diciendoles a otros “vos no sabís lo que es ser pobre”, sino que entre todos preocuparnos de mejorarles (y mejorarnos) la calidad de vida y (re)dignificarlos y visibilizarlos, hacer que recuperen su condición de ciudadanos.(Perdón lo extenso de la respuesta) Saludos!

  • Estimados… Soy un estudiante de 4 medio de un colegio particular subvencionado, y luego de haber leido muchas de las opiniones aqui propuestas, reconozco mi incompetencia frente a lo que se refiere temas políticos. LLegué a este blog buscando información sobre la pobreza en Chile, por que debo realizar un debate sobre la disminución de ésta durante los gobiernos de “La Concerta” (como suele llamarle Chile liberal)y me encontré con una acalorada discusión en la cual me “vi envuelto”, pero la cual no he acabado de leer-por el escaso tiempo que dispongo- sin embargo puedo observar que las opiniones vertidas son muy válidas y me han servido como base teórica para mi debate. Agradeciendo el espacio dispuesto en este blog. Me despido.

  • Camilo: suerte en el debate. Esperamos que nos sigas visitando y comentando.

    Saludos Matías

  • Suele hablarse de Pobreza y Desigualdad social como si fueran sinónimos sin embargo aunque existe una estrecha relación la primera nos lleva a una realidad muy distinta como país en dónde hay familias cuyas condiciones de vida están por debajo de lo mínimo necesario para alimentarse, acceder a la salud, poder mandar a los hijos a estudiar y contar con una vivienda digna.

    Por otro lado la desigualdad puede darse en economías en que la pobreza ha sido superada coexistiendo una concentración de riquezas alternativa a las condiciones de sobrevivencia mayoritaria.

    ¿Porqué me parece importante hacer esta distinción? No obedece a un mero ejercicio semántico sino fundamentalmente porque es distinto dirigir políticas públicas para reducir la desigualdad social que para luchar en contra de la pobreza. En efecto la gran diferencia radica en la necesidad de saber focalizar el Gasto Social. La Pobreza enfrenta escenarios muy distintos y se tiende a clasificar en 2 tipos de perfiles:

    (i) la pobreza momentánea

    (ii)la pobreza estructural

    La pobreza momentánea o contingente se manifiesta cuando el sistema económico sufre procesos de ajuste que afectan a los sectores de bajos ingresos de manera más fuerte, en especial cuando afecta la generación de Empleos. Sin embargo cuando la economía se recupera rápidamente se reinsertan en el mercado laboral y salen de su condición de pobreza. En cambio, la pobreza estructural son sectores pobres incluso de una economía en funcionamiento óptimo en que la asistencialidad es el único recurso de sobrevivencia ya que están incapacitados para desempeñarse laboralmente. En algunos casos esta pobreza tiene capacidades para generar sus ingresos a través de un fuerte apoyo, en otros simplemente sin una transferencia directa quedan marginados totalmente.

    Estas formas de pobreza no pueden ser tratadas de manera homogénea , son realidades distintas y una política eficiente implica reconocer dicha diferenciación.

    Por un lado la pobreza no será eliminada con un óptimo crecimiento del sistema económico, la llamda ley del “chorreo” ya que sólo saldrán por esta vía los Pobres no Estructurales. Considerarlo de otra forma implica reducir la pobreza como un mero desajuste que a través de la dinámica económica desaparecerá. Hemos visto que en la práctica esto no sucede y subsisten amplios sectores en la indigencia.

    Es imprescindible actuar simultáneamente con tratamientos diferenciados, sobre los diferentes estamentos de la pobreza. La simultaneidad en esta materia es necesaria por sobre la secuencialidad de sectores prioritarios. Al trabajar sobre un grupo y postergar los otros, se genera un efecto cascada que conlleva la explotación de sectores más pobres que los intervenidos ( En Chile es el clásico ejemplo del ½ pollo)

    A mi juicio una de las formas más adecuadas para mover el desarrollo de los sectores pobres coyunturales es organizar sus recursos de manera asociativa facilitando a las microemprendimientos acceso al crédito, al capital semilla y con una articulación de redes productivas y comerciales. Debieramos avanzar desde una política de subsidios a otra que de fortalecimiento de unidades productivas a través del desarrollo cooperativo.

    No obstante lo anterior para enfrentar la pobreza estructural se debe tener en cuenta o la necesidad de fortalecer sus capacidades más allá de transferir recursos de sunbsistencia, transformarmando los subsidios directos al consumo en recursos aplicables con fines productivos. Lo anterior es tremendamente difícil y requiere de una adecuada gradualidad que reconozca las posibilidades reales de salir del estado de indigencia como sujeto activo.A la hora de destinar los recursos del Gasto Social debemos preguntarnos si la política empleada obedece a una realidad diferenciada de la pobreza, si al reconocerla se focaliza más fuertemente en los pobres estructurales y salvaguarda los equilibrios macroeconómicos que ayuden a los pobres coyunturales a salir por sus propios medios en el contexto de una economía sana.

    Por último cabe preguntarnos si el objetivo de la Política Social apunta a resolver la desigualdad o considera de manera prioritaria la reducción de la pobreza.

    Los Pobres , no pueden esperar.

  • ¿entonces porque hay mas delincuentes ahora y la vida es mas dificil ahora que antes? antes yo andaba tranquilo por las calles y nada me pasaba, pues ahora son las 10 de la noche y cuando salgo ando con miedo.

  • Jorge:

    Imagino que, en parte, porque “antes” -durante casi 20 años- el uso de la fuerza (y en muchos casos la delincuencia) estuvo monopoizada por la dictadura. Entonces muchos chilenos vivían con miedo… y mucho. Otros no. Antes que eso… este era otro país: muchos chilenos vivía sin miedo, y muchos otros sin techo, sin pan, sin alcantarillado, sin electricidad…

    Por otra parte, porque el “miedo” parece ser un efecto colateral de los procesos de modernización. Norbert Lechner ya lo escribió -en forma mucho más brillante de lo que yo podría hacerlo- en un bello documento llamado “Nuestros Miedos”, de 1998. Lo puedes bajar (en PDF, 20 páginas), de acá: http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/115/11501307.pdf

    Un saludo afectuoso, Matias

  • Estimado Matias:

    Haber primero uqe nada , tus graficos no son para nada contundesntes , tomaste una ecuesta de pobreza , estadisticas actuales y las maquillaste con un tinte politico, me molesta de sobre manera que gente ignorante como tú no entienda la evolucion de un pais en crecimiento o en vias de desarrollo como el nuestro, si supieras algo de economía sabrias que la tendencia y la evolucion de pais en vias de desarrollo son al alza, eso es obvio y nos damos cuenta en el consumo actual de las familias , llegada de nuevos productos y nuevas empresas a nuestro pais , sin embargo tu ignorancia maquilla todo con un tinte politico en contra de partidos politicos a los cuales llaman “liberales o monjes”. Asi tambien me gustaria recordar a mi amigo la cantidad de dinero y fraudes que han cometido partidos de su actual tendencia , la “concerta” con robos que superan a 4 veces el Plan auge , es decir , dejaron a un cuadruple de los chilenos sin salud asistida, a Quien le Gustaria saber uqe se podria haber atendido gratis a mucha gente pobre hace mas de 5 años atras , pero no!!! los lindos de la “Concerta” se estaban llenando sus bolsillitos , ahy te digo por uqe no la concertacion y Si la derecha!!! , Yo Voto y confie en la concertacion y me metieron el dedo en la BOCA!! , despues de analizarlo prefiero uqe este un facho en la presidencia uqe otro de la concertacion. Matias te recomiendo uqe leas diarios y veas por tus ojos la realidad de chile , que veas de verdad que chile crece al 4% por la inflacion de los comodities como el cobre y el petroleo, si eliminas esos factores chile estaria decreciendo al 10% , te recomiendo que leas el diario financiero!! , seguramente eres un ignorante que se quedan con las estupideces que le cuentan los politicos me retiro indignado por la falacia de este Seudo Nacionalista.

  • J Antonio:

    Los datos no son de “una encuesta de pobreza”, sino de una serie de fuentes de datos oficiales, para los años 1973-2005. Los datos no los generé ni trabajé yo, sino el economista Patricio Meller, quien creo no requiere presentar a estas alturas mayores credenciales de seriedad. El texto es íntegramente mío, y sobre él podríamos discutir una vez que esboces un par de argumentos entre los insultos, ante los cuales prefiero omitir mis comentarios. Hablan de ti, en realidad. Si crees que el Diario Financiero revela alguna verdad, ya me imagino…

    Suerte con tu indignación (cuidado con las úlceras).

    Matías

  • tengo un debate mañanba sobre la encuesta casen y estoy a favor. tengo q argumentar pero no tengo idea como aserlo porque la encuesta no hay nada bueno. porfavor ayudenme gracia

  • Rodrigo: vi tu pregunta demasiado tarde, lo siento. Matías

  • Gracias por toda esta información resumida Matías. Es un agrado encontrar una página donde se encuentre la síntesis necesaria, datos directos, sobretodo cuando se comparten las ídeas.

    De todas maneras no hay que olvidar que Chile, al igual que la mayor parte de América Latina, esta bajo el alero de estados unidos, el cual es un país capitalista derechista, y no permitirá que en este país (al igual que con el resto) se genere un régimen socialista; basta comparar con Cuba, donde estuve hace muy poco y estan orgullosos de ser el único país americano capaz de darle la espalda a USA, aunque eso conlleve el lamentable bloqueo con el resto del mundo aplicado por norteamerica.

    Saludos.

  • http://www.kaosenlared.net/noticia.php?id_noticia=50163

    Chile: Seminario Presidencial Internacional dejó en evidencia fraude CASEN 2006

    En Seminario Internacional de alto nivel, hasta con un Premio Nóbel de Economía como expositor, convocado por la Presidencia de la República y su Consejo Asesor Presidencial para el Trabajo y la Equidad (CAPTES) -presidido por el ingeniero Patricio Meller- uno de los asistentes desnudó fraude de la encuesta CASEN 2006 ante invitados internacionales y autoridades económicas.

    Ver: Como, quienes y porque falsificaron la CASEN 2006?, El Ciudadano, diciembre 2007, está en http://www.elciudadano.cl, buscar por “casen falsificaron”

    Por si no pueden acceder a El Ciudadano, Falsificaron Casen 2006 está tb. visible en:

    http://www.cctt.cl/nuevo/? q=node/465

  • Juan Pablo: estuve en todo el seminario que refiere el primer articulo. Durante las exposiciones de los panelistas nacionales e internacionales, varias de ellas muy interesantes, no hubo ningun expositor que “denunciara” el mentado “fraude”, solo una persona del publico que, haciendo uso de la palabra en una sesion de preguntas, planteó lo que refiere el articulo en una airada intervención de un par de noticias. Todo el mundo lo escucho, pero nadie dio mucho credito a la intervencion. La noticia es, por decirlo menos, tendenciosa.

    Respecto dle punto de fondo, ciertamente que la metodologia de la Casen es cuestionable, como todo instrumento de medicion de variables socioeconomicas, y asi se ha hecho saber desde la concertacion, la derecha y la izquierda a lo largo de los años. En base a esas criticas se ha ido mejorando, tambien (se cambio por una nueva ficha hace uno o dos años). Sin ser un experto en la metodología Casen, pero conociendo gente que ha trabajado en ella, el argumento de la falsificación sistemática de los datos me merece serias dudas. Para efectos de esta columna, como el énfasis está puesto en una comparacion temporal de los indicadores, en realidad lo mas relevante es cómo estos han cambiado en el tiempo, aún si están “sesgados” respecto del dato real.

    Nicole, gracias a ti por el comentario.

    Saludos a ambos

  • Si alguien no estuvo de acuerdo en mi denuncia sobre manipulacón (cifras de pobreza) y fraude (cifras de desigualdad) no lo dijo en ese seminario y hasta guardó cuidadoso silencio.

    El Sr. Patricio Meller, presente y entonces Presidente de la inútil CAPTES, a quien conozco, ya que trabajé con el en CEPAL-ILPES en 1979-81, fue aludido directamente, tanto en el seminario como en una conversación durante el café, y también guardó cuidadoso silencio. el mejor método cuando no se puede contestar algo es ignorarlo, más aún cuando se cuente con la complicidad de toda la prensa escrita y TV gobiernista y neoliberal-empresarial que han encubierto ambos fraudes.

    a) Sobre la pobreza ilusoria del 13,7% con línea de pobreza de $44.039 (dic. 2006), unos $50.000 de hoy, me basta la autoconfesión del gobierno al darle un bono de $40.000 por carga a todas las familias con menos de $441.000 de ingreso mensual (unos $110.000 pér cápita). No se entiende que en un país con 13% de pobreza se le de bonos de emergencia al 40% de las familias (1,7 millones sobre 4,4 millones) .

    b) Para comprobar el fraude de la distribución del ingreso basta compara las cifras del Banco Central para el ingreso de las familias (US$96.000 millones el 2006) con las de la misma CASEN 2006 (apenas US$60.200 millones).

    No ver ambas cosas y quedarse en inocuas reflexiones marketeras, apoyadas por el obligado silencio de los cómplices y beneficiarios de ambos fraudes es al menos una ingenuidad y también una tontera que no califica.

  • Deja un Comentario