El primer año de Bachelet. Balanceando el balance.

19 de mar, 2007 | Por | 19 Comentarios

Se cumple el primer año del gobierno de Michelle Bachelet. El primer gobierno de una mujer en Chile. Símbolo indiscutido del nuevo y merecido rol de las mujeres en el mundo. Mujer valiente, sufrida y completa, la Michelle madre, médico, amiga y militante lleva un año en Palacio. Admitámoslo, Chile no la ha recibido bien, no estábamos preparados para ella y para el cambio que significaba en el estilo de gobierno. Ricardo I nos legó un país ordenado con un excelente manejo mediático, una burbuja de éxito político y económico, un ejemplo para las naciones de América Latina. El jaguar en su fase más arrogante.

balance1

A mi juicio tres son los factores de esta mal recepción del país a su primera Presidenta. Primero, la elite concertacionista se ha visto menguada en su capacidad de dirigir los destinos del gobierno -incomodando a muchos- y, sobre todo, se ha visto relegada a espacios de mínima influencia donde la entrega de ”contraprestaciones” por favores recibidos se minimiza. No digo que la captura del estado por parte de la concertación haya cesado, sólo cambió de manos y eso en una coalición que se perpetua en el poder es algo irritante para quien pierde.

Segundo, los medios, controlados por empresarios de derecha, han estado al acecho de ver balance-2.jpgcaer a la Presidenta y se han hecho un festín con ello. Desde el pingüinazo, pasando por la salida de Zaldívar, la corrupción en Chiledeportes, el menguado crecimiento económico, la crisis del gas con la Argentina y la votación de Chile en la ONU, los medios han construido la imagen de un gobierno sin capacidad de acción, mostrando una patética y perenne nostalgia al “gobierno fuerte” de Lagos. Los aciertos de Bachelet como la reducción del desempleo, la reforma laboral, la intervención en obras públicas, y la mayor protección social desde la infancia simplemente no son noticia.

Los columnistas, pagados por los dueños de medios, elucubran semana a semana lo que la Presidenta debiera o no debiera hacer, en función de resaltar las ineficacias de un -a su jucio- gobierno inexperto que no goza ni con la sombra del respaldo político concertacionista de un Aylwin, Frei o de Lagos en sus últimos y exitosos años. A pesar de esta campaña, los medios ven con estupor que escándalo tras escándalo no logran romper el vínculo sentido entre Michelle y los ciudadanos que gobierna. No así el vínculo entre la Concertación y la ciudadanía. El respaldo de casi un 50% de los ciudadanos a Bachelet (según Adimark) es capital propio, no necesariamente endosable al candidato o candidata concertacionista para el 2010.

Tercero, una oposición fratricida, miope y carente de proyecto deja terreno libre para que la disputa política ocurra al interior de la concertación -y por ende del gobierno- y no entre los bloques articulados en función de la conquista democrática de principios de los noventa. La acción política por omisión de la derecha puede traerle ,casi sin querer, enormes dividendos de cara a la elección presidencial 2010. Una concertación gastada, con cacicazgos en disputa, tanto intra como extrapartidarios -como el caso de Lagos- no representa la garantía de gobernabilidad con que el proyecto concertacionista ha conquistado a los electores en los últimos 15 años.

Estos tres factores, a mi juicio, explican la sensación ambiente instalada desde la elite de un gobierno sin terminar de cuajar, de instalarse, de hacerse del poder. No solo detentarlo.

Sin dudas al gobierno le falta. Y mucho. Comunicacionalmente ha sido demasiado evidente la desprolijidad del llamado “entrepiso”, la desarticulación de algunas iniciativas y la incapacidad por hacer del mensaje simple del gobierno una estrategia potente, inclusiva y movilizadora. Poner a Bachelet a responder por temas menores es una irresponsabilidad y una muestra de una carencia técnica comunicacional inaceptable, la peor parte del equipo de gobierno, lamentablemente, está en las cercanías de la Presidenta y eso, como todo en Chile, es un secreto a voces.

Sin embargo, el gobierno de Michelle ha dado esperanzas, sobre todo a jóvenes y mujeres, de que la política puede ser algo más que componendas y compadrazgos, que en lo público está el valor de vivir en comunidad, junto a otros. Con más o menos acuerdos, pero con la vocación de trabajar por una mejor vida para todos. Este capital, el intangible, el que da credibilidad, la valoración que le tiene la gente, lo auténtico de Michelle, de Lagos jr, de Paulina Veloso, de Velasco & Velasco no se compra en la botica ni menos en las juventudes de partido. Ahí sí se requiere carácter, temple. Y eso Bachelet tiene de sobra.

balance-3.jpg

Desde donde yo lo veo este gobierno será a fin de cuentas un muy buen gobierno que hará avanzar el país, en la dignidad de cómo vivimos, en la seguridad de emprender nuevos proyectos, de formar familias, de arriesgar por Chile, de vivir un poco mejor cada día. Tal vez los grandes números, que benefician a los grandes, no crezcan todo el potencial pero mientras el desempleo siga a la baja y la atención del estado dignifique la vida de los chilenos, me quedo con Bachelet Presidenta, antes que con Lagos Emperador.

(la imagen de Bachelet la sacamos de aquí, la de las portadas de los medios de aquí y la de Lagos de aquí)

19 Comentarios

  • Lamentablemente, creo que hay pocos logros tangibles de Bachelet. Para ser honesto, salvo la PDD, no veo nada rescatable.

    Exageras lo de Lagos. Creo que fue pésimo, y de hecho, muchos de los problemas de la presidenta fueron encargos del irresponsable de Lagos.

    La ciudadanía la evaluó con un 4,1. Es decir, mediocre.

    http://chileliberal.blogspot.com/2007/03/bachelet-annus-horribilis.html

  • Mirando la historia reciente, me llama la atención, a propósito de este “balance del balance” que propone Sebastián, este extraño síntoma que tiene la derecha chilena –y en esto incluyo a los medios de prensa que controla- de recibir a los nuevos gobiernos de la concertación con clamores apocalípticos y rasgando vestiduras, para luego despedirlos con moderados elogios y previniendo al pobre elector de que un siguiente gobierno concertacionista –éste sí- sería un desastre, que los éxitos y el carisma no son endosables, que la concertación está agotada, y un largo etcétera.

    Así, prometieron las penas del infierno –el regreso de la UP, que es la imagen misma del reino del mal para la derecha chilensis– cuando recién asumió Aylwin. Acusaban inexperiencia, improvisación y falta de gobernabilidad (mientras la mayoría apoyaba a Pinochet en sus boinazos y ejercicios de enlace). Despidieron a Aylwin como a un gran estadista (se habló de extender su período en dos y hasta cuatro años, idea que a la derecha no le caía nada de mal), previniendo que el joven Frei no era más que un tecnócrata con apellido, sin experiencia política. Bombardearon los primeros dos años de Frei (y se regocijaron con cada cambio de gabinete), para despedirlo luego como un buen Presidente que dio cancha libre al “modelo”, y asegurando que un gobierno de Lagos nos llevaría –ahora sí, señores- por el despeñadero de la historia directo a la fosa del socialismo totalitario. El primer año de Lagos fue, según la prensa y las declaraciones de la Alianza, aún peor que el de Bachelet: recuerden los sendos titulares vaticinando que Lagos no concluiría su mandato. Lo despidieron, sin embargo, como un “gran estadista” (por más que hoy borren con el codo los elogios), anunciando –ahora sí que sí- que nos caía la noche, con una candidata (sí, ¡¡una mina!! ¡¡Y quiere ser PresidentE!!) socialista, atea… la encarnación de la decadencia y del continuismo al mismo tiempo (?!!).

    Miro el balance del año y creo que -comparando con el primer año de sus predecesores- este es un gobierno que ha tenido un despegue algo lento, medio boicoteado desde dentro y desde fuera, medio dubitativo, pero con un énfasis social que no habíamos visto desde el primer Aylwin, y con algo de aire fresco en los salones de Palacio. Probablemente la derecha la terminará despidiendo entre aplausos, porque el próximo candidato… ese si que será un desastre para Chile.

  • Fácil de explicar. Porque la Concertación deslumbra a la galería despotricando contra el modelo de libre mercado, lo que genera nerviosismo, pero jugosos beneficios electorales.

    Una vez en el poder, la Concertación se limita a mantener el status quo.

  • estimado chile liberal: la cosa no estan fàcil, ni tan circo romano como lo señalas. detrás del proyecto de la concertación está la convicción de un proyecto colectivo, con mirada de futuro, donde la igualdad es compatible con la libertad y dónde la gente, para el pesar de la derecha, no es galería, sino protagonista.

  • Estimado Chile Liberal,

    ¿Despotricando contra el modelo del libre mercado?¿La Concertación?

    Tal vez has estado leyendo demasiadas editoriales del mercurio (a mí también me pasa, es una mala costumbre), pero recordemos los hechos: la Concertación ha firmado tratados de libre comercio con varios países, liberado flujos de capital, y en general, dando tanta confianza a los mercados que en más de una ocasión tu admirado Economist ha aplaudido.

    Claramente, la estrategia de la Concertación ha sido usar la fuerza de los mercados “libres” para llenar las arcas. ¿Despotricar? ¡Por Favor!

    Saludos.

  • No fue sino la Concertación quien dijo “El mercado es cruel”, con lo que alienamos a las masas. Nadie le ha dicho a los pobres: háganse parte del mercado para que USTEDES salgan de la pobreza por sí mismos.

    No. Siempre hay alzas de impuestos y la creación de un estado benevolente que, como vemos, es ineficaz para combatir la pobreza. ¿Cómo explicas que las pymes no se sientan satisfechas con las interminables medidas de la Concertación?

    La Concertación firma acuerdos de libre comercio… y para comppensarlo, sube el IVA. Ilógico. Sólo castiga a los más pobres.

    Ese bloque no hace más que torear al pueblo con consignas anti-mercado para después someterse a los intereses de los grandes mercaderes, olvidando que la esencia del capitalismo es mejorar la condición de los más pobres en un ambiente libre y competitivo.

    Si se aplicasen medidas poco apetecibles para las masas pero que finalmente retomarían el crecimiento acelerado, habríamos sido un “país desarrollado el 2010″. Pero no fue más que otra cuchufleta populachera, ya que para lograrlo había que ser competente. Chile sigue siendo un país bastant mediocre. Y según The Economist, el balance del año pasado para Chile fue “fast, but not fast enough”. ¿Fue eso un “aplauso”? Yo más bien diría que fue un tirón de orejas.

  • Estimado ChileLiberal:

    Vamos por partes.

    1)La frase que tanto te incomoda –“el mercado es cruel”- la pronunció en los inicios de su mandato el Presidente Aylwin, que no digamos es un socialista empedernido ni tiene demasiado de izquierdista en el ADN. La frase no era en su minuto una arenga para “alienar” a “las masas”, sino un mensaje para la elite local buscando mostrar la necesidad de revitalizar las políticas sociales que el régimen de Pinochet había dejado abandonadas. Creo que no es necesario recordar en detalle el lamentable estado en que se recibieron los sistemas de salud, educación, pensiones, etc. a inicios de los ’90. Sin política pública que redistribuya la riqueza y garantice un mínimo de bienestar, y sin controles que garanticen que en el mercado opere efectivamente la competencia, el reparto de bienes por medio de los intercambios en el mercado puede ser muy cruel –como todo Sistema- a los ojos del que menos tiene.

    2)“Hacerse parte del mercado” para los que menos tienen no es cosa de salir a la calle y decir “estoy en el mercado”. El mercado, como todo Sistema, deja algunos dentro y a otros en la periferia, o derechamente fuera. El Programa Puente, implementado por esta Concertación que tanto te decepciona, es un buen ejemplo de un intento de incorporar a los que están excluidos… si ni siquiera participan de la sociedad (no tienen cédula de identidad, ni educación, ni esperanzas puestas en el colectivo), ¿cómo van a estar en el mercado?

    3)“Siempre hay alzas de impuestos” es una falacia si se mira los gobiernos de la Concertación. Además de la primera alza impositiva a inicios del período Aylwin (que logró convencer a casi todo el espectro político respecto de su conveniencia para financiar programas sociales), sólo se ha subido en un punto porcentual el IVA. Los aranceles han bajado por efecto de los múltiples TLC, y la política tributaria ha reposado mucho más en aumentar la eficiencia en la recaudación que en el aumento de tributos. Recién hoy, en que el ingreso per cápita se ha más que triplicado, se comienza a esbozar proyectos de alzas (ver a Mario Marcel en La Nación Domingo del 18/03). No olvidemos que el sistema tributario chileno es uno de los que menos carga a las empresas y ciudadanos pudientes.

    4)Otra falacia: el Estado “benevolente” es “ineficaz para combatir la pobreza”. De un 45% de pobreza (casi la mitad del país!!) en 1987, hoy estamos cerca del 15%, del cual menos del 5% se puede considerar indigente.

    5)Comparto que un alza del IVA para compensar los efectos de los TLC tiene efectos regresivos. De ahí a decir que la Concertación “sólo castiga a los más pobres” hay una brecha que difícilmente se puede argumentar.

    6)Es cosa de mirar la situación en la región para percatarse de que lo que menos hace la Concertación es “torear al pueblo con consignas anti-mercado”. La economía de mercado en Chile está validada y se aplica con convicción. Nuestros ministros de Hacienda han sido en todos los casos tipos formados en aulas gringas, neoliberales convencidos. En realidad, a estas alturas para la Concertación “el pueblo” –ese meta-sujeto con voz y voluntad- ya no existe… hoy le hablan a “la ciudadanía” (que no es un sujeto, sino una idea vaga de colectivo) o derechamente al “ciudadano” (así, individual). Decir que la Concertación como colectivo (hay matices, claro) alienta a las masas para alzarse contra el sistema es, también, una falacia. Mucho más grave y desestabilizador me parece el discurso populista de algunos dirigentes de derecha en contra de “los políticos”, declarándose incluso “apolíticos” (siendo candidatos!!).

    7)“La esencia del capitalismo es mejorar la condición de los más pobres en un ambiente libre y competitivo”. Por favor. La gran gracia del sistema capitalista es que ha demostrado ser tremendamente eficiente en la generación de riqueza. Cómo se reparta esa riqueza no está en absoluto en la esencia del capitalismo. Y ya sabemos que el chorreo no chorrea.

    8)Los señores liberales de derecha lograron, mientras estuvieron en el poder (sin derecho a réplica, incluso!!), es decir, entre 1974 y 1989, un promedio de crecimiento del PIB de 3.35%. La concertación, entre 1990 y 2005 promedió 5.9%. Más aún, en el período pre-crisis asiática (1990-1997) se promedió un crecimiento de la economía de 7,8%. Y en democracia. Hablemos entonces de incompetencia.

    Saludos cordiales, Matías

  • El primer año de Bachelet…

    Se cumple el primer año del gobierno de Michelle Bachelet. El primer gobierno de una mujer en Chile. Símbolo indiscutido del nuevo y merecido rol de las mujeres en el mundo. Mujer valiente, sufrida y completa, la Michelle madre, médico, amiga y mili…

  • Estimados,

    Creo que hoy será el día más crítico de la Concertación. A pesar de sus innumerables chambonadas, nada ha afectado tan directamente la vida cotidiana como probablemente ocurra hoy.

    Veremos qué pasa.

  • Los últimos artículos de The Economist y del New York Times han sido categóricos en calificar al gobierno de Bachelet como menos que mediocre.

    ¿Algún comentario al respecto?

  • ChL,

    Ambos artículos me parecieron buenos. Tienen un buen resumen de los problemas que han afectado al gobierno de Bachelet (temas que hemos tratado acá, por lo demás).

    En ninguno de los dos artículos, por supuesto, se califica al gobierno de “menos que mediocre”, sino que listan los problemas y los éxitos del gobierno.

    Saludos.

  • Para ser más riguroso, NYT dice “ineptness” y The Economist “less than impressive”.

    Contrasta eso con el comentario de este blog “Segundo, los medios, controlados por empresarios de derecha”, no me digas que la prensa internacional también está dominada por la derecha!

    El NYT cita a Pato Navia, ¿no me digan que Pato Navia también es de derecha?

    Pueden ver los artículos: Artículo New York Times The Economist: Bachelet trata de nuevo

  • ChL:

    Gracias por los enlaces (se me olvidó agregarlos en mi respuesta).

    Creo que la exactitud del lenguaje es importante. “menos que impresionante” esta lejos de ser “menos que mediocre”. Lo de inepto se refiere al Transantiago, tema que como sabes hemos criticado en este blog, por lo que no estamos en desacuerdo en ese tema.

    Saludos.

  • No estoy de acuerdo con los argumentos del artículo. Se esgrimen 3 factores ajenos al gobierno como causa de la “sensación ambiente”, cuando esos factores dependen en gran medida de la actuación del gobierno. 1) La elite Concertacionista no ha sido bien manejada por el gobierno. en Chile es claro que es necesario gobernar con los partidos. 2) Los medios de comunicación eran los mismos con Lagos, no éntiendo porque “ahora” vienen a tener la culpa de una mala imagen del gobierno. Además, el transantiago, EFE, Chiledeportes, la Votación en la ONU, la incapacidad para hacer respetar los acuerdos del Gas son culpa del gobierno. Lo que han impreso y mostrado los medios no es una imagen irreal de Chile, todo eso ha sido traspié tras traspié. 3) Me parece ridículo razonar que la falta de acción de la Alianza sea la culpable de las peleas al interior de la Concertación. Es tan absurdo que pareciera que se está tratando de justificar lo injustificable.

  • [...] escribí en otro artículo de este sitio, este gobierno tiene severas incompetencias comunicacionales. Yo no sé si obedece a [...]

  • [...] año del cuarto gobierno concertacionista no ha sido nada de fácil. Tal como hemos reflejado en este blog, la Presidenta Bachelet ha enfrentado una seguidilla de crisis medianas o grandes, que han [...]

  • [...] esta dimensión del proyecto de gobierno, por más que desde hace rato tantos alegremente la hayan querido dar por muerta. Saldría así Chile del poco honroso sitial que ocupa hoy al ser uno de los únicos países del [...]

  • Francisco González dice:

    Michelle Bachelet ha hecho las cosas muy bien, además es una mujer hermosa, trabajadora, lo más repudiable en Chile es la derecha facista y manipuladora, pero para mi Michelle Bachelet es una gran socialista ha tenido una gran gestión es una dama. Los de la derecha no saben gobernar por que no lo haran, eso espero, Michelle lo has hecho mejor que nadie, la amo Presidenta de mi amor.

  • Leonardo Stumpff dice:

    Estos son los pricipales problemas que Bachelet no tiene idea como enfrentarlos con sus clasicas vacilacines y debilidades , Transsantiago , realmente un puntapie en la cabeza a los trabajadores chilenos hasta hoy tiene falencias a pesar de la enormidad de plata gastada, Delincuencia , esta tan ajena a esta situacion que si quiere aprender le propongo caminar cuando se oscurece en La Pintana , obviamente que de la violacion no la salva nadie, politica exterior de Chile , realmente lo ultimo , carece de una vision real y con su vacilacion y debilidad a creado una peligrosa situacion con todos los paises del vecindario , a vacilado y pretende regalar territorio chileno a Bolivia a espaldas del pueblo de Chile , chilenos estamos atentos y no permitiremos una traicion de este tipo , vacila y se deshace frente a agresivas y ficticias reclamacines maritimas peruanas enviando una imagen de debilidad que crea una peligrosa situacion , Campos De Hielo , arrastra los pies , vacila y envia sonrisitas tontas a argentinos , ignora que argentinos continuan su expansion hacia el Pacifico , una entrega de este territorio los pondria de echo a un paso de cortar Chile y salir al Pacifico , creo que es hora que esta vacilante y debil presidenta haga trabajar su minineurona y trabaje por su pais , recuerde que chilenos la elegimos no Bolivia , Peru o Argentina , pero puede que me equivoque ya que hasta el momento trabaja para esos paises en desmedro de su propia tierra, vamos despierte y salga de su mundo de fantasia se lo dice un chileno del pueblo.

  • Deja un Comentario