¿Banda Ancha en la Constitución? No, Gracias.

17 de oct, 2006 | Por | 14 Comentarios

Como a muchos Chilenos progresistas, la Constitución de la República es un documento que me genera más vergüenza que otra cosa. A pesar de múltiples esfuerzos, reemplazos de firmas y otros cambios de mayor o menor relevancia, la Constitución del 80 permanece como un recordatorio permanente de tiempos pasados en que Chile era parte de un club selecto de países administrados a balazos. Pocas dictaduras que se precien pueden llamarse como tal sin un plebiscito fraudulento y auto-afirmador, y la nuestra no fue menos al aprobar nada menos que el documento legal más importante de un país, y uno además que ha sobrevivido a sus creadores.

Con ese estado de cosas, no es sorprendente leer de sobre intentos concertacionistas de mejorar, paso a paso, las múltiples injusticias consagradas por Pinochet. Dada la lamentable calidad del documento original, no es muy sorprendente que cambios posteriores hayan sido, sin lugar a dudas, pasos en la dirección correcta.

A veces, claro, alguíen se desvía del camino. Esta semana, dos ovejas descarriadas de nuestro Congreso, los diputados Esteban Valenzuela y Jorge Insuza, anunciaron un proyecto de modificación a la Constitución para que el acceso a Internet por Banda Ancha se convierta en un derecho fundamental.

Como participante en este proyecto semi-virtual, es difícil estar en desacuerdo con la importancia de las nuevas tecnologías en la definición de una vida “moderna” a la que todos deberíamos tener acceso. En una discusión reciente en este blog, hablamos de lo adecuado o inadecuado que pueden ser el uso de canastas familiares básicas para definir la pobreza. La ausencia de medidas de acceso a nuevas tecnologías (la proverbial “brecha digital”) es sin duda relevante en ese tema, y es lo que parecen tener en mente los Honorables.

Pero he aquí el quid del asunto. Al anunciar el proyecto, el diputado Valenzuela expresó:

“si el Ministerio de Obras Públicas gasta 2.000 millones de dólares en carreteras es porque se puede, es cuestión de prioridades”

Muy bien dicho. En un país con todavía más del 10% de su población en estado de pobreza, con una deuda en el temas tan fundamentales como la educación, la salud, la vivienda y las pensiones, es difícil imaginarse como llegó la Banda Ancha al primer lugar de la lista de estos diputados PPDs. Es tal vez un símbolo de los tiempos, que nos hace olvidar cuál es la realidad del SubChile y buscar el efecto prensa en vez de progreso real.

Suena fome, esta claro, hablar de salud, educación y otros temas, en vez de un país donde todos tenemos blogs y leémos las noticias en la red. Pero quizás, solo quizás, deberíamos concentrarnos en cumplir las promesas existentes en nuestra Constitución (y sin duda, pensar en, de una vez por todas, jubilarla a ella y a su historia) antes de incorporar otras nuevas, que aunque suenen impactantes, son el producto de una clase política que necesita apagar el computador, y caminar por Chile.

Actualización: Hay una copia del proyecto aquí. (¡Gracias por encontrarlo, Andrea Claudia!)

14 Comentarios

  • Estoy super de acuerdo con lo que señalas, es evidente que a un sector importante de la clase política le falta caminar un rato por las calles, darse cuenta y entender que el ciudadano tipico también piensa (eso corre incluso para muchos políticios “progresistas”), y tratar de desarrollar políticas para el país y no para que el país se vea más lindo afuera. A este ritmo, pronto tendremos mediaguas con wifi, y eso será visto como señal de “progreso”…. a otro perro con ese hueso.

  • Sin conocer el contenido específico de este proyecto de modificación de la Constitución, me parece en todo caso mas importante la definición e implementación de políticas respecto a disminuir la brecha digital que lo que se propone. En ese sentido, y recurriendo a la encuesta Casen del 2000 es interesante señalar que en la población menor de 21 años el acceso a computadores se realiza en el hogar en un 75.8% en el 5 quintil y en el caso del primer quintil es el establecimiento educacionales el que provee este acceso a un 53 % de los jovenes, mientras que el hogar participa sólo en un 6.3 %. Este es un ejemplo de una política pública orientada a disminuir las desigualdades derivada de la pésima distribución de los ingresos. De hecho otros antecedentes mas recientes señalan que en relación a la capacidad de usar un computador y conectarse a internet las diferencias entre los distintos quintiles sería muy pequeña. De ahí que me parece mas útil que nuestros parlamentarios concentraran sus esfuerzos en generar políticas públicas eficientes mas que en declaraciones marketeras que poca útilidad práctica tienen.

  • Para que conozcan el contenido específico de la REFORMA CONSTITUCIONAL QUE INCORPORA COMO UN DERECHO ESENCIAL EL DE ACCESO A CONECTIVIDAD A REDES DE INFORMACIÓN DIGITAL. Diríjanse a http://www.bcn.cl. En la página al costado izquierdo entren en “Proyectos de Ley”, luego “Tramitación de Proyectos”, “Nº de Boletín” (anoten 4612-07). De ahí cliqueen en “Tramitación”, y encontrarán el Documento completo con fecha 12/10/2006 para poder ampliar la discusión. Un abrazo

  • Carlos: Me parece todo acuerdo tu comentario. Creo que el democracia las necesidades se ranquean en función del impacto que generan a la población, tanto en su gran impacto como en impactos focales. Sin ser la mía una visión neutral, creo que la clase política nacional pasó a ser un sistema autorreferenciado, más bien oligarquizado, que asociado a una dosis de dogmatismo ha genrado un balcón para mirar Chile. Estos dos parlamentarios, son un poco eso, un grupúsculo dogmatizado, ya no por una fe o ideología, sino esta vez por la seudo – ideología Floriana. Adémás es una verguenza que ambos no sepan los procesos de creación de leyes, en tanto, proponer esta iniciativa.

  • Carlos:

    a mi lo que me sorprende de este tipo de iniciativas, más que la jerarquización de las necesidades sociales (en que la crítica que haces me parece absolutamente acertada) es esta tendencia a la generación de reglas por decreto. Lo escrito es ley (y hecha la ley, hecha la trampa, claro), y si no está escrito en algún reglamento nos podemos hacer los giles con el tema impúnemente.

    El problema de esto es que las leyes y los cotratos son siempre incompletos, y si no generamos prácticas sociales válidas con independencia de la tinta y el papel, siempre vamos a andar al tres y al cuatro. Se sabe que las diferencias de acceso a las tecnologías de información pueden generar mayores brechas sociales y más exclusión. La pregunta entonces es: Es necesario reformar la constitución para que el gobierno implante políticas públicas al respecto? No debiese, no?

    Lo mismo corre, por ejemplo, para la tan mentada calidad de la educación: su nueva “garantía” constitucional -anunciada con bombos y platillos por la Jefa- tiene dos consecuencias que considero graves (aunque procurar calidad me parezca central): 1) judicializa el tema: cualquier padre disconforme con la “calidad” de los colegios públicos ahora podrá demandar al Estado por no garantizar un derecho constitucional. Qué gana el cabro? Cómo se mide “calidad”? es un juez quien puede decidirlo? 2) lava las culpas respecto de la mala calidad de los últimos años: “ah, es que antes no estaba en la constitución. Antes nos preocupamos de la cobertura, pero ahora si que nos vamos a preocupar de la calidad. Ahora es un derechos constitucional”. Andá…

    Esta obsesión de la cúpula chilensis por convertir cada detalle de la vida cotidiana en proyecto de ley, decreto fuerza o reforma constitucional, me parece mucho menos sana que otros sistemas que funcionan sobre la base de una constitución escueta pero al hueso, y una jurisprudencia que funciona sobre la base de la experiencia judicial anterior. Más confianza en la posibilidad de irse poniendo de acuerdo en el camino, y menos en la mente “brillante” de dos diputados o senadores que desde su oficina del piso 10 con vista al puerto imaginan qué es lo que los chilenos “necesitan”o “merecen”.

    Algún abogado que se pronuncie? Qué nos cuentas, Carlos, de cómo se ve la cosa allá en los Estados Juntos?

    Abrazos Matías

  • Ricardo: Claro, es un tema de la carreta antes de los bueyes, simplemente.

    Sergio: Que interesante dato. Y eso también creo que invita a que mencione que en muchos otros ambitos del tema de la brecha digital, como la implementación de soluciones tecnologícas a nivel del estado y de la educación, los concertacionistas lo han echo bien, este tipo de declaraciones, marketeras como dices tú, hay que mejor reemplazarlas por ideas concretas. La idea de igualar en la constitución el derecho a voto y a una educación digna con acceso a “redes digitales” es… no digo más.

    Andrea: ¡Te pasaste! Copie y pege el documento en una nueva página, para el disfrute popular.

    Pancho: Me cuesta generalizar a toda la clase política Chilena en este aspecto, aunque me doy cuenta que mi artículo terminó con ese tono. La razón de nombrar a los diputados con nombre y apellido es que al apuntar con el dedo podemos también mantenernos enfocados en cuáles ideas (y que gente) funciona bien, y cuáles son tirados a los voladores de luces.

    Matías: Hablando de semillas para otros artículos, planteas varios temas que lo son. El otro dia hablabamos con Sergio de lo Ultra Leguleyos que somos en Chile (Conoces otro país en que los vendedores ambulantes se ganen la vida vendiendo leyes?). Además de la falibilidad de las leyes que tú, está el tema de que es difícil de predecir las consecuencias de una ley (si se me permite un enlace desvergonzado, aquí hay un ejemplo).

    Hay un valor en evitar la sobre-legislación y el control (valores, si me atrevo a decirlo, de una democracia con tintes capitalistas), me parece, y en vez en implementar estós temas como políticas de gobierno, con más flexibilidad y con más capacidad de adaptación. En ese sentido, la Reforma de la Constitución es la más indeleble y permanente de esas (posibles) sobre-legislaciones.

    También tiene que ver con nuestra costumbre de ver al mundo como funcionando en base a una autoridad. Los ciudadanos nos vemos validados en la medida que la autoridad nos pesca o el Estado hace lo que queremos. Pero hay mucho más espacio en la pradera :)

    Finalmente, sobre los EEUU: hay una judicialización tremenda, como te imaginarás en un sistema en que cualquiera puede desafiar las leyes que no le parezcan. La Consitutución Estadounidense es realmente un documento notable, no solo por lo delgada y bien pensada, sino porque tiene incorporada un cláusula de supervivencia: al asegurarse de que cualquiera la puede usar como razón para desafiar otras leyes, se asegura que es un documento concreto, “vivo” y en permanente discusión entre toda la gente.

    Saludos.

  • Carlos: Lo primero que quisiera comentar es que a medida que iba leyendo el artículo y luego los comentarios, pensé en lo que mencionaste respecto a los “leguleyos” que somos o “metidos a la fila” que es otra lectura posible…

    Ayer mismo estaba en una clase con un personaje de la política, quién es de alguna manera, parte del trabajo que se realiza en SENAME (Servicio Nacional de Menores)y nos habló largamente acerca de los chicos en vulnerabilidad social, la importancia de la resiliencia tanto de esos chicos como de los interventores y finalemnte se refirió a las intervenciones desde esta perspectiva. En fin, la exposición dió para mucha polémica, exactamente por lo mismo que se ha venido discutiendo acá, porque un personaje que se planta delante de un grupo de profesinales que trabajan en la “trinchera” a hablar de capacidad para distinguir dimensiones, capacidad de trabajo resiliente y voluntad de cambiar las cosas (puesto en un nivel personalista) la verdad, resulta por decirlo de algun modo, al menos provocador.Y es aquí donde me pliego a tu cita de “caminar por Chile”, y tener la “voluntad política” de ver, escuchar y priorizar en función de la validación -como mencionó Matías- de las distintas prácticas sociales también.

    Saludos

    P.S.: Por respeto a la autoría de todos aquellos que participamos de este blog, aclaro que la pagina con la ley no fue un hallazgo mío. Presumo que por el apodo de la firma, es de mi hermana Claudia.

  • Hola Andrea (Y Claudia)

    Se me cruzaron los cables. Lo corregí en el artículo.

    Creo que lo que dices es súper importante, y sospecho que, si puedo volver a un tema que me da vuelta mucho en la cabeza, este tema de las leyes y la autoridad, es decir de arriba hacia abajo (top-down, dirían los gringos) es bien en muchos aspectos de la vida nacional.

    Y no es que los políticos no tengan nada que decir, ni liderazgo que entregar, porque creo que no es eso a lo que tu apuntas, sino a que la actividad de los políticos es un balance entre el liderazgo (la voz interna del político) y el actuar en el interés de los constituyentes (el oído del político). Cuando un político va a la trinchera y solo escucha su voz interna, leyendo un panfleto escrito por sus “expertos”, algo falta.

    Y unos de los problema sigue siendo, me parece, el que hay un vacío tremendo en las voces que escucha la clase política. Están muchos de los elementos importantes, como la prensa, el empresariado, y los partidos. ¿Quién falta en la foto?

    Saludos

  • Es todo un tema la clase política chilena, sus escuchas y sus silencios (sobre todo esto último)y lo que validan como conocimiento “experto”.

    La era de los columnistas y de las frases hechas, el impacto mediático de los anuncios y jugar “pa la galería” en vez de para el resultado es francamente un vicio. Piensen un rato en la polémica del “gutazo” y su antes y después en la conversación política de esta semana, que irrelevancia!! y sin embargo todos los “analistas serios” se quedaron pegados. La constitución no es ni será un espacio de reflexión pública, en Chile, por diseño dictatorial es el marco, son las reglas del juego, lo no cuestionable del exitoso “modelo”.

    mientras los diputados no tengan mayor injerencia seguirán vigilando la comarca (y los favores que administran) de su distrito y su figuración mediática para progresar en las burocracias de sus partidos, la brecha digital, bue!! que decir, esos no son temas, su superación es una consecuencia de mejorar las otras brechas, la educacional, la de ingresos, la de capital cultural, la de acceso a vivienda y salud dignas, la de protección laboral y la de inserción competitiva de las familias en la carrera del aspiracionalista en la que nos hayamos inmersos.

    No olvidemos que la tecnología por sí sola no revoluciona nada, para qué queremos más usuarios digitales si el uso es para subir photologs?, pa chatear con los amigos y para minimizar el contacto cara a cara?.

    Cada día que pasa afirmo la convicción de que de no mediar cambios en la forma en que está construida la relación sociedad – política en Chile, los cambios no pasarán por ahí, y por tanto en absoluto por la constitución!!!!.

    !!!!PLR a los políticos, a la constitución y a los temas que no son temas!!!!

  • Concuerdo con algunos comentarios emitidos anteriormente sobre este tema, me gustaría solo comentar algunos puntos que no han sido considerados en la idea de asegurar la Banda Ancha e incorporarla como derecho constitucional:

    1)Pienso que asegurar la conectividad Banda Ancha constitucionalmente me parece que significa incorporar un chiche tecnológico. Incorporar cada chiche nuevo en la constitución no es una buena idea. En menos de 10 años vamos a estar hablando que debemos asegurar la Super Banda Ancha, el Wimax o lo que este en boga en el momento, sin antes preguntarnos el para que. 2)Lo que se debería asegurar es el acceso a la información publica y a una educación de calidad que permita un uso con sentido de las Tecnologías de Información y Comunicación. El otro día estuve en La Pintana y un grupo de personas no sabia que podia hacer trámites en Internet, no sabe que existen. Por otra parte me enteré que el municipio con una ONG quieren “iluminar” la comuna. El tema es como avanzar por los dos carriles al mismo tiempo. 3)Pienso que es bueno mirar que esta pasando con las comunas iluminadas por ejemplo Salamanca. La pregunta es: cuando se entrega conectividad a la comunidad en forma gratuita las personas acceden “al tarro” y tienen las competencias para usar un PC? No olvidar que las brecha digital es la brecha social existente. Es una nueva forma de nombrarla en la Sociedad de la Información. 4)Claro ejemplo de que las Tecnologías no han sido incorporadas eficientemente es en la educación y especificamente en las escuelas públicas. Incluso con proyectos emblemáticos como Enlaces o Biblioredes, las tecnologías y las metodologías van en caminos separados.

    Entonces la pregunta tal como lo enuncia el Informe del PNUD vuelve a ser …las TIC son un salto para el desarrollo?

    Las empresas dicen que si y que de eso no hay duda. Si se dice eso …muere el negocio. Pero por favor que los políticos eleven la discusión….mucho pedir parece. Sobretodo en estos temas en que los politicos y los alcaldes estan en la carrera de la comuna digital

  • Sebastian,

    No estoy de acuerdo con un par de cosas que planteas. La brecha digital es real, y su superación no puede ser consecuencia de la superación de las otras, sino que atacada frontalmente como parte integral de la modernización del país. Y no hay más que mirar a las estadísticas citadas por Sergio: Si eres pobre, o ten dan acceso a tecnología fuera de la casa, o estás reventado. La vida digital es integral a nuestra experiencia (por elección, por cierto), y tenemos que pensar en como extender su relevnacia y acceso, sin esperar por nada.

    Y sobre esto:

    No olvidemos que la tecnología por sí sola no revoluciona nada, para qué queremos más usuarios digitales si el uso es para subir photologs?, pa chatear con los amigos y para minimizar el contacto cara a cara?.

    ¡Exacto! Para esto queremos más gente en Internet. Lo del contacto “cara a cara” es irreemplazable, pero también lo era cuando reemplazamos cabalgar a dar un mensaje con cartas, teléfonos, emails. La comunicación es comunicación, independiente del medio. Y si disminuyes el “cara a cara” con algunos, pero lo aumentas con otros miles?¿A un cabro en Chile Chico con 8 amigos, lo dejarías con su cara a cara, o subiendo Fotologs, encontrando nueva música, leyendo la Wikipedia?

    Saludos

  • Hola Mané!

    Gracias por el comentario. Tienes toda la razón. “Chiche tecnológico” es una muy buena manera de describirlo. El otro día hablaba con Sergio el otro día, y comentabamos que años atrás hubiera sido el derecho constitucional a tener una TV, o a recibir telegramas. Hay una confusión acá sobre que significan los “Derechos Fundamentales”.

    Y lo que dices sobre el acceso a la información (y en este sentido Internet tiene un papel fundamental que jugar) refuerza el comentario de Sebástian sobre como algunos políticos están mas preocupados de los fuegos artíficiales que la sustancia de las cosas. Si tuvieramos mejor y más información sobre el quehacer público, tal vez sería más fácil que la “comunidad” (los no políticos, los no partidos, los no prensa) tuvíeramos un rol más importante en la política.

    Sobre esto:

    Claro ejemplo de que las Tecnologías no han sido incorporadas eficientemente es en la educación y especificamente en las escuelas públicas. Incluso con proyectos emblemáticos como Enlaces o Biblioredes, las tecnologías y las metodologías van en caminos separados.

    No estoy seguro. No estoy ni en la vencindad de saber mucho sobre este tema, así que te agradecería la aclaración. Es cierto que ha habido poco progreso, o que hemos avanzado poco? Entiendo que en Enlaces, al menos (no sé nada sobre Biblioredes), y la incorporación de tecnologías digitales en la educación pública ha sido bastante importante. ¿Estoy equivocado?

  • Buenas; Observando los comentarios creo muy buena la distinción, que alguna vez se la vi a Ulrich Beck en su libro La reinvención de lo Político, a propósito de las esferas de lo político. Esto por qué en nuestra discusión? Porque tiene que ver por el status que se le plantea a los formatos de procesamiento y transmisión de información. Beck en este libro, esboza los conceptos utilizados en la ciencia política americana para comprender las tres esferas que posee el poder: 1. polity (reglas ynormativas), 2. politics (procesos políticos) 3. policy (políticas públicas). Observando la propuesta de este grupo de diputados, los cambios propuestos no pasan por cambios constitucionales, dado creo, por el hecho y tipo de reforma.Además resulta una carga más a la saturación del trámite legislativo. por otra parte, si creo que es un arma política el panfletear sentidos y aspiraciones políticas. Como decía un colega republicano (pero del partido republicano) “en política los políticos deben ocupar medios para comunicar, los cuales muchas veces son pura y simplemente retórica”. finalmente, si considero que es un tema tematizable en la esfera de las políticas públicas. El Estado y su motor operativo el Gobierno, deben generar políticas, estamos claro. Sin embargo, no debemos olvidar que toda política de esta magnitud en nuestro contexto nacional, implica conexiones con las empresas. Como me señalaba un profe del posgrado, director de Sonda, que las empresas cuando observan las políticas en las que pueden beneficiarse, la miran en función de su utilidad, además de posibles efectos incumbentes de las mismas. Para cerrar, me resulta una incógnita la emergencia de este tipo de salidas y propuestas de parlamentarios. Además de su típico encapsulamiento, me salta la duda, de que hay tras este tipo de propuestas? Nunca olvidaré los mensajes Tironianos entorno a la política. “No hay mejor política que la que no se hace” (pura retórica) y “para posicionarse en las esferas públicas es fundamental inventar una necesidad inexistente (díriamos nosotros, destemplada) para una oferta que puedo ofrecer”.

  • Saludos a los republicanos donde tengo tan buenos amigos! El post es, en verdad, muy interesante. El proyecto también, pero realmente hay que separar peras de manzanas. La Constitución de 1980 fáctica como es y en lo particular creo que está ampliamente legitimada, especialmente ahora que lleva la rúbrica de Ricardo I. Ahora bien, notemos si es real la posibilidad de que a partir de la consagración constitucional de la conectividad y el acceso a la información digital se asegure la prestación estatal a todos los ciudadanos. Las Constituciones pueden ser, como dice Lowenstein, semánticas cuando nada o parte de lo que señalan o consagran es falso. Así es como la Carta peruana consagra el derecho de sus ciudadanos a “la felicidad”. Es un craso error tratar de normativizar todo y más aún poner aspiraciones programáticas de los ciudadanos de los Estados en las Constituciones, especialmente casos como la chilena. Me explico, en general la gran ventaja de la Constitución del 80 es que trae aparejado a cada derecho que consagra, o por lo menos una buena parte, una posibilidad de ir a los Tribunales para que ese derecho se proteja rápidamente. Es lo que conocemos como Recurso de Protección. Están dentro de ese recurso todo lo que el constituyente neoliberal quiso proteger: muchos aspectos de la propiedad y la libertad económica y pocos aspectos de la vida y de la participación ciudadana. Así ven ustedes, que el derecho de petición no está garantizado. Si no cambiamos la mirada al respecto, ¿A quién exigiremos con el texto en mano que el pendejo de San Fabián de Alico no tiene acceso a la banda gorda?. O mejor dicho ¿porqué no mejor consagramos el derecho anterior dentro de la base constitucional de la publicidad de los actos del Estado?

    Mis saludos y felicitaciones. Rodrigo Mora

  • Deja un Comentario